El CEO de Ford dice que su empresa tiene "demasiada gente" y que le falta talento para ejecutar su salto al coche eléctrico

El consejero delegado de Ford, Jim Farley
El consejero delegado de Ford, Jim Farley

Rebecca Cook/Reuters

Ford afronta una importante reestructuración de sus empleos, debida a que el fabricante estadounidense quiere impulsar su negocio de vehículos eléctricos, según insinuó esta semana su consejero delegado, Jim Farley.

En una conferencia en la sede de la firma de análisis Wolfe Research, Farley dijo que las dos divisiones de motores de la compañía ?la que fabrica motores para vehículos a gas y la que elabora baterías para eléctricos? están ganando por debajo de lo previsto. Entre las causas están una plantilla abultada, una gran complejidad entre las dos divisiones y unas inversiones excesivas, aseguró.

"Tenemos demasiada gente. Demasiada inversión. Demasiada complejidad", dijo. "Hay mucho foco en la oportunidad de crecimiento digital y eléctrico, pero tenemos mucho margen en nuestro negocio de motores de combustión para ofrecer mayor calidad, menores costes estructurales y una reducción radical de la complejidad", analizó.

El CEO de Ford dijo que su compañía necesitará "reestructurar talento" conforme transforma su negocio. Ford pretende invertir 30.000 millones de dólares (casi 27.000 millones de euros) en vehículos eléctricos hasta 2025 como parte de una estrategia para resituar su negocio.

Ford pretende aumentar en 20.000 millones de dólares su inversión para el coche eléctrico, de la mano del ejecutivo del 'Apple Car'

Ese cambio requerirá empleados con habilidades diferentes a las que tiene la actual plantilla, desde los que desarrollan vehículos hasta los que tengan que gestionar el cambio, según Farley.

El desafío de Ford es muy explicativo de lo que afronta toda la industria, en la que muchas compañías están retirando su tradicional oferta de coches de combustión. Las compañías que se han dedicado esencialmente a vehículos de este tipo tienen muchos ingenieros y personal técnico que van a tener que reemplazar por trabajadores enfocados en el área digital y que puedan impulsar un negocio de coches a batería.

"El talento dedicado a los motores de combustión y el de los motores eléctricos es diferente", aseguró Farley. "Tú no puedes pedirle a una persona del sector de la combustión hacer determinadas cosas. Necesita mucho tiempo", agregó.

El gran rival de Ford en Estados Unidos, General Motors, ha realizado ajustes similares en los últimos años, con despidos, reducciones de inversiones en el desarrollo de motores de combustión, o cierres de fábricas conforme se ha ido cambiando al coche eléctrico.

Cuando GM cerró su fábrica en Lordstown, en el estado estadounidense de Ohio, los trabajadores de las fábricas comenzaron a estar en el foco. Los coches eléctricos requieren menos componentes y trabajadores, por lo que hay fábricas enteras especializadas en el coche de combustión que afrontan un futuro incierto.

Los ingenieros y los empleados técnicos que actualmente desarrollan coches y motores de combustión tendrán más dificultades para mantener sus empleos, según Kristin Dziczek, analista del sector de la automoción de la Reserva Federal en Chicago (Estados Unidos). Según ella, es más difícil para las compañías introducir a estos trabajadores en nuevas áreas del negocio.

Ford pretende producir sus propias baterías para sus coches eléctricos en 2025

"Los trabajadores de producción necesitan entre 6 y 8 semanas para aprender un nuevo trabajo. Los ingenieros y los técnicos son otra historia", aseguró. "Esto ahora mismo es la mayor preocupación de la industria, que es muy competitiva", añadió.

Además del talento técnico para desarrollar coches eléctricos, el CEO de Ford aseguró que también pretenden cambiar su estrategia para llegar al mercado de los eléctricos, con más ventas digitales y menos inventario del que solían tener con los coches de combustión. 

De hecho, puso como ejemplo la política de Tesla de no tener concesionarios como un modelo a seguir para obtener más beneficio por vehículo. "Esto requerirá de nuevo talento en el área de experiencia del usuario", aseguró Farley, que considera que su nuevo comprador necesitará una política de precios más sencilla y una mejor experiencia de compra.

"Esto ahorra tiempo, y queremos que estos compradores sean completamente digitales, para no tener inventario en nuestro sistema", anticipó.

Otros artículos interesantes:

Estas son las claves del acuerdo con el que la única fábrica española de Ford quiere conseguir encargos eléctricos: desvincular salarios del IPC hasta 2025 y aumentos de la jornada a partir de ese año

Ford pretende aumentar en 20.000 millones de dólares su inversión para el coche eléctrico, de la mano del ejecutivo del 'Apple Car'

Adiós a los pitidos de alerta: Ford está probando el uso de tonos diferentes como pasos, timbres de bicicleta o sonidos de vehículos para avisar al conductor

Te recomendamos