Pasar al contenido principal

El CEO de H&M dice que el activismo climático promueve que la gente "deje de consumir", lo que supone una "gran amenaza" para la industria de la moda

Shoppers are seen walking past H&M window display with a large SALE sign. Last minute Christmas shoppers take advantage of pre-Christmas bargains at Oxford Street in London. Fewer shoppers have been reported shopping in Britain's
  • El CEO de H&M, Karl-Johan Persson, afirmó, en una entrevista con Bloomberg el pasado domingo, que el auge de una mentalidad sostenible entre los consumidores supone una amenaza social.
  • Persson dijo a Bloomberg que estaba preocupado por las protestas que promueven que los consumidores "paren de hacer cosas, paren de consumir, paren de volar". Esto podría "tener un pequeño impacto medioambiental, pero tendrá terribles consecuencias sociales". 
  • El presupuesto del gigante de la moda se ha centrado en expandir sus esfuerzos en sostenibilidad en los últimos años entre la creciente preocupación de los clientes y la caída de las ventas y el beneficio.  
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La creciente tendencia a comprar de forma sostenible está generando un cambio en el mundo de la moda y el líder del gigante Hennes & Mauritz AB, o H&M, apuntó que este cambio supone una amenaza "social".

El CEO de H&M, Karl-Johan Persson, el tercero de su familia en llevar las riendas de la compañía de moda, dijo a Bloomberg que estaba preocupado por las protestas que promueven que los consumidores "dejen de hacer cosas, dejen de consumir, dejen de volar".

"Sí, esto puede conllevar un pequeño impacto medioambiental, pero tendrá consecuencias sociales terribles", dijo Persson. 

La industria de la moda ha tomado conciencia en los últimos años por ser responsable el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero globales, desde la fabricación a la distribución. Además, se suman a sus críticas la contaminación de las aguas y los residuos textiles, y las cargas sociales por las malas condiciones laborales.

Leer más: LVMH estudia comprar Tiffany & Co.: lo que sería la operación más grande de su historia, incluso mayor que los 7.000 millones de dólares que pagó por Christian Dior

"El problema climático es increiblemente importante"; dijo Persson. "Es un gran desafío y todos tenemos que tomárnoslo en serio: políticos, compañías e individuos".

"Al mismo tiempo", continuó, "la erradicación de la pobreza es un objetivo, como mínimo, igual de importante". 

H&M, dueña de otras marcas como  Cos, Weekday, H&M Home, y Arket, ha sido una de las principales compañías en dirigir sus esfuerzos a reducir el impacto negativo de la industria del fast fashion, impulsando iniciativas como la innovación textil, o programas de reciclado de ropa.

Persson ha dicho que las empresas de moda deberían impulsar más la sostenibilidad, pero también que deberían seguir impulsando las ventas. 

Leer más: Del 'fast fashion' al 'slow fashion': esta es la startup española que te permite alquilar ropa para que estrenes cada mes y así reducir el impacto medioambiental

"Debemos reducir el impacto medioambiental", dijo Persson a Bloomberg. "Al mismo tiempo, debemos continuar creando trabajos, mejorar el sistema sanitario y todas esas cosas que vienen de la mano con el crecimiento económico".

Persson añadió que estaba preocupado, principalmente, por el desarrollo de "innovación medioambiental, energía renovable, materiales mejorados", como los programas que la compañía tiene en marcha para poner paneles solares en sus fábricas y su incursión en telas no convencionales pero sostenibles como la piel de los cítricos.

Vogue Business informó anteriormente que la compañía empezó explorando cambios estructurales cuando los beneficios y las ventas cayeron y generaron un exceso de stock al dejar sin vender 4.300 millones de prendas a principios de 2018. Todo ello tras casi 20 años de crecimiento y gran éxito, como la segunda empresa de moda más importante del mundo.

Y además