Pasar al contenido principal

Este magnate minero es el mayor enemigo de China en la carrera por el coche eléctrico

Las baterías de litio serán clave en el futuro del coche eléctrico
Las baterías de litio serán clave en el futuro del coche eléctrico Ng Han Guan, File/AP Images
  • En los próximos 20 años, las ventas de coches eléctricos superarán a las de coches con motores de combustión interna.
  • Eso supone un reto descomunal en el suministro de los metales que se necesitan para producir coches eléctricos.
  • El magnate de la minería Briam Menell afirma que China controla el suministro de la mayoría de metales raros, como el litio u otros metales tecnológicos importantes.
  • Ha fundado TechMet para ayudar a combatir el domino chino en este sector, una empresa que podría facturar 1.000 millones en cinco años.

En 2040 se venderán más coches eléctricos que los tradicionales con motor de gasolina o diésel, según BloombergNEF.

Son buenas noticias para el medio ambiente, pero esta revolución alimentada por baterías de litio tiene grandes implicaciones en el complejo sistema de suministro de metales a nivel mundial, que a día de hoy lidera China.

Las baterías de litio han supuesto una revolución en la tecnología de consumo, siendo utilizadas en smartphones o ordenadores portátiles. La demanda de litio y de otros materiales tecnológicos se incrementará notablemente con la popularización de los coches eléctricos.

"Las baterías de litio son cada vez más grandes y cuentan con más cantidad de metal que en las baterías de teléfono", afirma Brian Menell, un magnate minero de Sudáfrica que está viendo una oportunidad de negocio en este sector.

"Cuando la demanda pase de los actuales tres o cuatro millones de coches eléctricos al año a 100 o 200 millones en los próximos 10 o 15 años, la cantidad de recursos necesarios serán superiores a cualquier otro material en la historia industrial de nuestro planeta."

Leer más: Una empresa alemana lanzará un coche eléctrico por menos de 20.000 euros

Menell ha fundado la empresa TechMet, especializada en comprar participaciones en empresas relacionadas con los ingredientes clave para las baterías de litio, imanes o circuitos eléctricos, como el litio, cobalto, níquel, tungsteno y otros metales raros. En conjunto, este tipo de materiales se denominan metales tecnológicos.

Menell afirma que el momento actual es especialmente importante, ya que China ha dominado históricamente la producción de los metales que hoy y sobretodo mañana necesitarán los coches eléctricos. Esto es especialmente incómodo en el marco de la guerra comercial entre China y EEUU. "Es un problema de competitividad, una cuestión estratégica y de seguridad nacional para los EEUU." Afirma Menell.

 

Brian Menell.
Brian Menell. Kemet Global/YouTube

 

Según BloombergNEF, China controlará el 73% de la capacidad de producción mundial de litio en 2021. Además, las empresas chinas están consiguiendo jugosos contratos de firmas americanas, como el de Tesla con Ganfeng, que suministrará un quinto de su producción a la empresa de Elon Musk.

Menell tiene claro que TechMet, sola, no puede contrarrestar el dominio de China en esta materia, dada la riqueza de esta nación y su visión de futuro. "Podemos tener un papel relevante en el equilibrio de los suministros de estos materiales en Europa o Japón. También podemos recomendar a las agencias gubernamentales las mejores opciones de suministro para proteger sus intereses", afirmó Menell.

Leer más: Los planes para hacer coches eléctricos de 29 fabricantes

La empresa se ha interesado en una serie de minas de tungsteno en Ruanda, un proyecto de níquel en Brasil y una planta de reciclaje de litio en Canadá. Menell está inmerso en una nueva ronda de financiación donde quiere conseguir 80 millones de dólares y afirma que, siendo conservador, cree que TechMet puede tener un valor de 1.000 millones en cinco años, cuando planea una salida a bolsa.

Menell afirma que solamente el reciclaje de baterías de metal es un gran negocio, ya que se calcula que el 35% de las baterías del futuro pueden venir del reciclaje. "Es un negocio de entre 10.000 y 15.000 millones de dólares", comenta Menell, "Creemos que podemos tener una ventaja por ser pioneros."

Los inversores en TechMet son empresarios de alto poder adquisitivo. El objetivo de Menell es atraer a agencias gubernamentales en una futura ronda. Actualmente ya está negociando con el OPIC, la institución financiera de desarrollo del Gobierno de Estados Unidos, y con el Banco Internacional de Cooperación de Japón (JBIC).

Te puede interesar