Pasar al contenido principal

Un nuevo experimento ha producido animales genéticamente modificados y podría ser la clave para la conservación de las especies en peligro de extinción

Un toro sustituto editado genéticamente en el campus de la Universidad Estatal de Washington, en Pullman.
Un toro sustituto editado genéticamente en el campus de la Universidad Estatal de Washington, en Pullman. Reuters.

  • Los científicos han producido animales genéticamente modificados que podrían servir como "padres sustitutos", según ha recogido la BBC.
  • Aunque los animales nacieron estériles, comenzaron a producir esperma después de una inyección de células productoras de esperma proveniente de animales donantes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los científicos han producido animales genéticamente modificados que podrían servir como "padres sustitutos", según ha recogido la BBC.

Así, los investigadores han puesto en marcha una alta tecnología de modificación genética con el objetivo de eliminar un gen de fertilidad masculina en los embriones animales.

En este sentido, los animales nacieron estériles. No obstante, comenzaron a producir esperma después de una inyección de células productoras de esperma proveniente de animales donantes —que proporcionan sangre, un órgano, células de la médula ósea u otro tejido biológico para su transfusión o transplante.

La modificación genética implica borrar o cambiar la codificación en los embriones. Un ejemplo de la tecnología actual es CRISPR, un sistema biológico para alterar el ADN descubierto en 2012 que escanea el genoma buscando la ubicación de un cierto gen y luego usa "tijeras moleculares" para cortar el ADN.

Leer más: Descubren extrañas criaturas marinas parecidas a los extraterrestres durante una expedición a la Antártida

Sin embargo, si se corta demasiado ADN, otros genes importantes podrían verse alterados.

La nueva técnica permitiría a los machos sustitutos engendrar descendientes portadores del material genético de valiosos animales de élite.

Además, significaría un paso hacia la mejora genética del ganado para perfeccionar la producción de alimentos.

"Esto puede tener un gran impacto en el tratamiento de la inseguridad alimentaria en todo el mundo. Si podemos abordar esto genéticamente, entonces significa menos agua, menos alimento y menos antibióticos que tenemos que poner en los animales", ha explicado el profesor Jon Oatley, del Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Washington, en Estados Unidos.

El experimento ha confirmado que los padres sustitutos tenían esperma de donante activo, ya que los ratones engendraron una descendencia sana que llevaba los genes del donante de esperma.

A pesar de que los animales más grandes todavía no han sido reproducidos, el profesor Bruce Whitelaw del Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo ha dicho que el estudio proporcionaba una poderosa prueba de concepto.

"Esto muestra al mundo que esta tecnología es real. Puede ser utilizada", ha comentado.

"Ahora tenemos que ir y averiguar cómo utilizarla de manera productiva para ayudar a alimentar a nuestra creciente población", ha añadido.

Leer más: La empresa zaragozana que defiende los cables submarinos que conectan internet de las mordeduras de tiburones para que jamás te quedes sin conexión

Según ha recogido la BBC, la tecnología también podría ayudar a la conservación de las especies en peligro de extinción.

En este sentido, podría ser posible, por ejemplo, utilizar el esperma congelado de un rinoceronte en peligro de extinción para regenerar la especie.

Sin embargo, según los científicos, la velocidad a la que la ciencia podría ponerse en marcha dependerá de las autoridades políticas.

Y es que, todavía no se ha concedido la aprobación para el consumo humano del ganado modificado genéticamente, ya que existen preocupaciones relacionadas con la seguridad de los productos, la ética y el bienestar animal.

No obstante, la modificación genética podría formar parte de la respuesta a muchos de los desafíos a los que se enfrentan las sociedades en diferentes partes del mundo, incluido el de asegurar el acceso a alimentos sanos y nutritivos, según el director Hugh Whittall.

Y además