En 2024 podrías volar en aviones alimentados con combustible fabricado aspirando carbono del aire

Combustible de Air Company

Air Company

El futuro de la aviación pasa por un principal –y obligatorio– objetivo en los próximos años: lograr la descarbonización, uno de los retos más difíciles para esta industria responsable de entre el 2% y el 3% de las emisiones mundiales.

Numerosas empresas trabajan desde hace años centradas en conseguir que el sector sea mucho más amable con el medioambiente y ya se van viendo los primeros resultados.

El mercado actual de combustibles sostenibles no es suficiente para alcanzar la descarbonización aérea en 2050: la industria pide a la Administración subvenciones e incentivos que impulsen la producción

La última novedad llega de la mano de Air Company, una empresa con sede en Nueva York que ha fabricado un combustible con CO2 capturado y energía renovable.

Esta tecnología, en la que lleva trabajando desde 2017, utiliza energía renovable para hacer hidrógeno a partir de agua, el cual luego añade a un reactor con CO2 capturado de las plantas de etanol (que se fabrica a partir de plantas que capturaron el CO2 mientras crecían) antes de que se emita a la atmósfera.

Según publica Fast Company, este combustible –que ya fue probado el mes pasado en un avión no tripulado de las Fuerzas Aéreas estadounidenses– funciona como el tradicional, pero cuando se quema, es neutro en carbono.

La compañía está desarrollando su primera planta de producción comercial y está empezando a recibir pedidos de grandes aerolíneas como Jet Blue y Virgin Atlantic.

Mientras que otros fabricantes estén apostando por los aviones eléctricos (solo son viables para aviones pequeños en vuelos de corto radio) o por las pilas de combustible de hidrógeno (que requieren del rediseño de las aeronaves para su uso), el combustible de Air Company puede utilizarse en los aviones actuales sin necesidad de nueva ingeniería. 

Air Company planea empezar a entregar combustibles tan pronto como el año que viene a algunas de sus aerolíneas asociadas para que los prueben y su uso comercial podría comenzar en 2024, aunque no sustituirá inmediatamente al combustible convencional para aviones.

JetBlue se ha comprometido a comprar 95 millones de litros del nuevo combustible en los próximos 5 años, aunque a largo plazo la compañía también ve potencial para los aviones eléctricos y de hidrógeno.

Otros artículos interesantes:

Las tarifas de 10 euros de Ryanair desaparecerán por el aumento del precio del combustible, según su CEO

La paradoja verde de la 'greenflation': dejar atrás los combustibles fósiles y acelerar la transición energética encarece tu cesta de la compra

Así son por dentro los taxis voladores de American Airlines y Virgin que pretenden revolucionar la aviación

Te recomendamos