¿Dejar la televisión encendida te ayuda a dormir o supone un peligro para tu salud?

Dormir con la TV encendida

Getty Images

Algunas personas duermen en la más absoluta oscuridad y silencio, otras caen rendidas bajo el susurro de su programa de radio favorito y otras tienen por costumbre dejar la televisión encendida, con o sin voz, para conciliar el sueño

¿Es malo dormir con la tele puesta? Aunque no existe una respuesta única aplicable a toda la población, las consecuencias negativas para la salud superan a los potenciales beneficios. Varios estudios vinculan este hábito a efectos como el insomnio, más papeletas de padecer depresión o incluso la posibilidad de aumentar de peso. 

El lado positivo: efecto relajante

Un estudio realizado en 2014 con una muestra de más de 800 adultos y publicado en la revista Behavioral Sleep Medicine descubrió que casi un tercio confiaba en la televisión encendida como ayuda para dormir.

Según el portal LiveStrong, este ritual nocturno de dormi con la televisión encendida es tan popular entre algunas personas por los efectos relajantes que desencadena, contribuyendo a desconectar de los problemas del día y a apaciguar del estrés. 

Para dormir mejor deberías pintar la habitación de estos 2 colores (y evitar estos 3 que dificultan conciliar el sueño)

Además, el sonido de la tele durante el sueño sirve como un ruido blanco agradable y reconfortante que puede ahogar otras distracciones sonoras, como el tráfico o la conversación de los vecinos 

Saltarse comidas abundantes, y huir cafeína y alcohol antes de acostarse también contribuye a conciliar mejor el sueño, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El lado negativo: la TV puede sabotear tu sueño, potenciar enfermedades y fastidiar el reloj interno

Chica con insomnio

Quedarte dormido con Netflix de fondo o la televisión puesta puede afectar negativamente a tus ritmos circadianos, los engranajes responsables de controlar el reloj interno de tu cuerpo y que se rigen por aspectos como la iluminación natural. 

Dispositivos electrónicos como la tele, los smartphones o las tabletas emiten luz azul, la cual puede alterar el sueño y el equlibrio hormonal, ya que inhibe la producción de melatonina en tu cuerpo, según Harvard Health Publishing. Además, la luz azul también resulta perjudicial para los ojos, aumentando las probabilidades de vista cansada. 

Por otra parte, la tendencia al binge-watching y los atracones de series en formato maratón pueden irrumpir en tu rutina y quitarte horas de sueño, desvelándote y provocando al día siguiente somnolencia, fatiga, apatía o falta de concentración, así como problemas de memoria. 

Sin ir más lejos, el CEO de Netflix ha llegado a decir que "su mayor competidor es el sueño", tal y como recogía Fast Company en 2017.

La privación de sueño y las rutinas de descanso inconsistentes o poco saludables están relacionadas con numerosos problemas de salud, como un mayor riesgo de depresión, diabetes, obesidad, alzhéimer o problemas cardiovasculares.

Leer más:

El ruido ambiental durante el sueño puede derivar en problemas cardiovasculares, señalan nuevas evidencias

El propio contenido que consumes antes de dormir puede provocarte pesadillas, pensamientos angustiosos o sueños extraños y aterradores. El sonido y los cambios de volumen relacionados con un programa o con los anuncios comerciales también pueden despertarte súbitamente. 

Dejar la televisión encendida de noche puede hacerte engordar: la falta de sueño contribuye al aumento de peso, a un empeoramiento del sistema inmune y a una presión arterial más alta, según datos de la Clínica Cleveland.

A nivel personal, también puede causar conflictos con la pareja, y un resentimiento en la relación, puesto que a otras personas la luz o el sonido de la tele puede parecerles incómodo o molesto para conciliar el sueño. 

También podría afectar a tu trabajo, lastrando el rendimiento y la productividad. Un estudio publicado en Psychology and Aging encontró que las personas con sueño interrumpido tenían un rendimiento cognitivo más bajo durante el día con respecto a los que descansaban seguido. 

En todo caso, si sigues optando por dormirte con la televisión encendida, procura que sea a la misma hora, que la habitación esté fresca y oscura, apagarla cuando te esté entrando el sueño y en todo caso, optar por contenido relajante, ligero o divertido para no tener pesadillas. 

Mantener una hora constante para acostarse y dormir en una habitación fresca y oscura también puede ayudarlo a conciliar el sueño y permanecer dormido, según los CDC.

Entre las alternativas a dormir con la tele encendida puedes calmar tu mente practicando la meditación y realizando ejercicios de respiración profunda, escribiendo un diario de gratitud, descargando una aplicación para dormir, escuchando la radio o un podcast de tu agrado antes de dormir, leer o consultar a un especialista del sueño. 

Otros artículos interesantes:

“La televisión está viva; sobre todo en actualidad y última hora”: el director de Desarrollo Digital de Atresmedia detalla la estrategia en el canal online y cómo convive con el negocio convencional

Este curioso experimento explica por qué te cuesta más dormir en habitaciones que no son la tuya

El ruido ambiental durante el sueño puede derivar en problemas cardiovasculares, señalan nuevas evidencias

Te recomendamos