Cómo DJI se ha convertido en el mayor fabricante de drones del mundo: controla el 70% del mercado pese a estar en la lista negra de EEUU

Dron de DJI

DJI

  • La china DJI ejerce un férreo dominio en el mercado actual de drones, con el 70% de cuota de mercado.
  • Pese a ello se ha enfrentado a importantes dificultades: en 2021 Estados Unidos la incluyó en una lista negra de inversión y el año pasado recibió críticas de Ucrania por el uso de sus drones por parte del ejército ruso.

Esta es la historia de cómo una empresa fundada en una residencia universitaria ha logrado ser la más vendida en su categoría de productos tecnológicos pese a contar con la oposición de Estados Unidos y verse envuelta en la polémica por la guerra de Ucrania.

DJI, siglas de la compañía china Da Jiang Innovations, es el gran dominador del mercado actual de drones.

Según los últimos datos, se estima que controla más del 70% del total del mercado de drones –en marzo de 2021 su cuota era del 76%–, una hegemonía incontestable que es poco común en otras categorías de dispositivos tecnológicos.

De sus orígenes humildes a tener 14.000 empleados

DJI se creó en el año 2006 en el dormitorio de una residencia universitaria en la que estudiaba su fundador, Frank Wang. Al principio, fabricaba solo sistemas de control para drones caseros montados por los propios usuarios, en la mayoría aficionados a la tecnología.

Pero en 2013, la compañía con sede en Shenzhen lanzó al mercado su primer dron completo, el Phantom 1, lo que hizo que el público de estos dispositivos voladores se ampliase a nuevos sectores, como los profesionales del audiovisual.

Mavic Mini de DJI, el drone de alta gama más pequeño del mercado que te hará sentir un profesional del vuelo teledirigido y el vídeo por solo 370 euros

DJI ha crecido mucho como empresa desde sus orígenes humildes y hoy tiene 14.000 empleados en todo el mundo. Su foco empresarial está en la innovación y la investigación, a lo que se dedica el 25% de su plantilla, como ha asegurado Adam Welsh, director de Política Global de DJI, a la CNBC.

Obstáculo 1: la lista negra de Estados Unidos

El ascenso de DJI al trono del mercado de drones no ha estado exento de polémicas, y la primera de ellas tiene que ver con una minoría ética de China y con Estados Unidos.

En diciembre de 2021, el Gobierno de Estados Unidos añadió a varias empresas tecnológicas chinas, entre ellas DJI, a una lista negra económica que impide la inversión de empresas y ciudadanos estadounidenses.

La razón esgrimida fue el supuesto uso de drones de la compañía china para la vigilancia de los uigures en China, una minoría musulmana de la región de Xinjiang, cuya represión causó la condena de la comunidad internacional.

"Es muy desafortunado. Hemos declarado inequívocamente que no hemos tenido nada que ver con el trato a los uigures en Xinjiang", ha asegurado Welsh al medio citado.

DJI suele defender que su hardware y su software han pasado varias auditorías de seguridad que muestran que su tecnología no filtra ningún tipo de datos al Gobierno chino.

Pese a todo, los expertos de ciberseguridad han destacado que los usuarios pueden instalar por su cuenta parches en el firmware para modificar el que los drones de DJI tienen de serie y poder saltarse limitaciones como la altura máxima o la distancia máxima con respecto al operador, lo que hace que pueda usarse con fines militares.

Obstáculo 2: guerra de Ucrania

Otro uso militar que se atribuye a los drones de DJI es la guerra de Ucrania, donde el ejército ruso estaría utilizando dispositivos de la empresa china para el reconocimiento de terreno necesario para su sistema de guiado de misiles.

En marzo del año pasado, el Gobierno de Ucrania solicitó en una carta a DJI que bloquease los drones utilizados por el ejército de Rusia en el frente.

La respuesta de la compañía china fue que sus drones "no cumplen los estándares militares" y que su sistema AeroScope hace que se sepa cuándo un dispositivo está volando, lo que hace que no sea seguro usarlo con fines militares –a no ser que esté parcheado.

También contestó que la empresa no accede a la ubicación de los drones y que era incapaz de hacer lo que Ucrania pedía, aunque trabajaría para implementar un sistema de geofencing o vallado digital a todos los drones DJI de Ucrania para impedir su vuelo, aunque este solo puede funcionar mientras el producto está conectado a Internet.

Desde abril de 2022, DJI interrumpió la venta de sus drones tanto a Rusia como a Ucrania, aunque sus dispositivos a día de hoy siguen sobrevolando el frente de batalla.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.