Estos 2 gráficos explican cómo ha evolucionado el empleo temporal y a jornada completa en España y el resto de Europa durante el coronavirus

Un trabajador joven limpia un tablero de ajedrez en una fábrica en La Garriga (Barcelona)

Reuters

  • El mercado laboral ha sufrido las consecuencias del coronavirus en Europa, aunque el impacto ha sido diferente en cada país de la UE y en los mercados de empleo temporal y a jornada parcial.
  • Así, las principales economías europeas no han recuperado el nivel de contratos temporales anterior a la pandemia, que sigue liderando España, mientras que solo Francia tiene más empleos a jornada completa que antes del coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El coronavirus ha supuesto una disrupción sin precedentes en el mercado laboral de los países desarrollados, que sufrieron una destrucción de empleo generalizada sin precedentes en la historia reciente ante las limitaciones a la actividad económica y a la movilidad que se implantaron para frenar el aumento del ritmo de contagios.

Para evitar males mayores, muchos países europeos, como Alemania, Francia, Reino Unido, España e Italia, pusieron en marcha planes para facilitar la suspensión temporal de empleo durante la pandemia en los sectores más afectados por las restricciones sanitarias o la interrupción de las cadenas de suministro. Sin embargo, los contratos temporales, el empleo a jornada completa y a tiempo parcial se han visto afectados por el coronavirus y siguen sin recuperarse del todo.

Ese impacto ha seguido pautas diversas entre ambos tipos de contratación y de duración de la jornada laboral y también entre los distintos países de Unión Europea, como reflejan los datos oficiales publicados por Eurostat esta pasada semana. Así, España sigue siendo el país comunitario con mayor porcentaje de empleo temporal respecto al total de ocupados, a pesar de que este tipo de contratos también se redujeron durante la pandemia.

PIB, desempleo y ERTE: qué comunidades están acusando más el impacto económico del coronavirus

Los contratos temporales siguen lejos de los niveles previos al coronavirus

El mercado laboral español cerró 2019 por encima del 26% de contratos temporales respecto al total de trabajadores, el mayor nivel de toda la UE y casi 6 puntos por encima del segundo país con mayor temporalidad, Portugal. No obstante, como muestra el gráfico siguiente, la temporalidad se redujo hasta el 22,4% en el segundo trimestre, sufriendo un mayor desplome que sus socios comunitarios, entre los que no figura Alemania, que no publica datos de empleo desde finales de 2019.

Ese impacto más acusado en la contratación temporal en España se explica por el propio modelo productivo del país, más dependiente del sector servicios y de actividades vinculadas al turismo o el comercio, lo que ha provocado que los trabajadores con empleos de duración determinada hayan sido mayoría entre los nuevos parados que provocaba la pandemia durante la pasada primavera, cuando la mayoría de Europa se encontraba en confinamiento.

De hecho, un estudio de Fedea advertía el pasado verano de que el 80% de los empleos destruidos entre abril y junio "corresponden a personas con un contrato temporal, situando la destrucción de empleo de este colectivo en un 21%, niveles nunca alcanzados en la Gran Recesión", mientras que la destrucción de empleo entre los indefinidos es de apenas un 1,9%.

En cuanto al cierre de 2020, España se mantiene en cabeza del empleo temporal, aunque con 1,5 puntos porcentuales menos que en el cuarto trimestre del año anterior, mientras que Francia vio repuntar los contratos de duración determinada en el tercer trimestre para volver a contraerse a finales de año, mientras que Portugal, Italia y Grecia han mantenido un ritmo creciente pero también lejos de sus valores anteriores al coronavirus.

España, a la cola de la recuperación del empleo a tiempo completo

Por duración de la jornada laboral, las cifras oficiales muestran un panorama similar. El empleo a tiempo parcial, que cerró 2019 en el 14,6% del total de la ocupación en España, también se redujo con fuerza durante la pandemia, situándose en un 13,2% en el segundo trimestre, aunque al igual que las contrataciones temporales, ha concluido 2020 en un 14,3%, el mismo porcentaje que ostentaba en el primer trimestre y solo 3 décimas menos que en 2019.

España está más cerca de recuperar los niveles anteriores a la pandemia en el empleo a jornada parcial que el resto de economías europeas, con Francia cerrando 2020 en un 16,8% e Italia en un 18,1%, siendo en ambos casos 8 décimas menos que un año antes, mientras que en Portugal se situó en el 7,3%, el mismo nivel que en punto álgido del impacto del coronavirus y 7 décimas menos que en el último trimestre del año anterior.

Sin embargo, observando la evolución del empleo a tiempo completo, que se muestra en la gráfica siguiente, la situación se muestra desde una perspectiva muy diferente. Así, se muestra como España y sus otros 4 socios del sur de la UE sufrieron el mayor impacto laboral de la pandemia entre abril y junio de 2020, para posteriormente iniciar una senda de recuperación de puestos de trabajo durante el tercer y cuarto trimestre.

No obstante, solo Francia ha completado la recuperación del mercado de empleo de mayor calidad, superando al cierre de 2020 en unos 25.000 trabajadores a jornada completa sus cifras del año anterior, mientras que Italia se sitúa a unos 150.000 empleos de recuperar sus valores previos al coronavirus y Portugal a menos de 26.000 empleos de recobrar las cifras de finales de 2019.

España, en cambio, terminó 2020 con más de medio millón de empleos a jornada completa menos de los que tenía al cierre de 2019, tras ver frenada la progresión de su recuperación entre el tercer y el cuarto trimestre, recuperando apenas 7.600 empleos antes del invierno debido al impacto de la tercera ola del coronavirus en la actividad económica y las restricciones sanitarias.

El empleo a tiempo completo y los salarios intermedios se han reducido en la OCDE entre 200 y 2018

McKinsey Global Institute

No obstante, esta tendencia no es ninguna novedad ni se puede atribuir plenamente al efecto negativo de la pandemia en el empleo, como refleja un reciente estudio de la consultora McKinsey en el que se muestra que el empleo a tiempo completo se ha reducido un 1,4% en los 37 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), mientras que la jornada parcial ha crecido un 4,1%, como figura en la gráfica anterior.

Del mismo modo, los empleos con un nivel salarial medio también han desaparecido en el mismo periodo en detrimento de los sueldos más altos y más bajos del mercado, según McKinsey, que prevé que los puestos de trabajo con salarios altos crezcan en España un 3% entre 2018 y 2030, mientras que los que cuentan con salarios intermedios se reducirán precisamente un 3%, siendo el país desarrollado que más empleos de este tipo podría perder en la próxima década.

Otros artículos interesantes:

Más de 30 millones de trabajadores de las 5 mayores economías de Europa han visto sus empleos suspendidos temporalmente por el coronavirus

España, a la cabeza de la temporalidad: uno de cada cuatro trabajadores tiene un contrato temporal

Jóvenes, temporales y con poca formación: así son los desempleados que está generando el coronavirus