Pasar al contenido principal

Así se ve el efecto del coronavirus desde el espacio

El astronauta de la NASA Mike Hopkins en un traje espacial fuera de la Estación Espacial Internacional el 24 de diciembre de 2013.
NASA
  • Ver los efectos del coronavirus desde el espacio es bastante sencillo estos días en los que las medidas de confinamiento se extienden por el mundo.
  • Solo con apuntar cualquier satélite hacia grandes ciudades como Madrid, París o Londres refleja lo desiertas que están en comparación a lo que debería ser un día normal.
  • Los científicos están aprovechando esta situación para obtener datos sobre los procesos atmosféricos antropológicos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ver el coronavirus desde el espacio es bastante sencillo estos días en los que las medidas de confinamiento se extienden por países que, hasta ahora, permanecían de espaldas a esta crisis sanitaria mundial. Para empezar, basta apuntar cualquier satélite hacia Madrid, París o Londres para encontrar ciudades desiertas en comparación a lo que debería ser un día normal

Y además, baja la contaminación por el confinamiento tras el coronavirus, cosa que los que viven en los entornos de urbes como las citadas arriba habrán notado sin necesidad de ser científicos. De hecho, los físicos aprovechan estos días para escudriñar los datos de varias constelaciones de satélites en busca de información sobre los procesos atmosféricos antropogénicos

Este último palabro es el que sirve para describir todos aquellos fenómenos que genera la actividad de la especie humana. Y aunque no muestre desde el espacio los efectos del coronavirus, la imagen de arriba, que ha sido publicada por la NASA este jueves 26, es una de las más descriptivas de cómo la actividad humana es visible desde la estratosfera

La foto visualiza los datos de generación de metano, que suele derivarse de la agricultura o la extracción petrolífera. Sin embargo, si el coronavirus se estudia desde el espacio, al menos por ahora, se está haciendo de manera mucho más directa: monitorizando cuánto bajan los contaminantes asociados a la industria y al transporte.

Sin embargo, ahora que organismos y empresas escudriñan la tierra desde el espacio en busca de señales del COVID-19, no solo aparecen fotos de ciudades desiertas, también otras que deberían estarlo, pero cuyos dirigentes parecen querer vivir al margen de esta crisis mundial. En un caso, las consecuencias de esta negligencia también han acabado siendo visibles en forma de enterramientos masivos improvisados o fosas comunes. 

Leer más: La contaminación en Madrid y Barcelona se reduce a la mitad por la cuarentena del coronavirus

1. La contaminación en España ha caído un 64% por el coronavirus

Ver el coronavirus desde el espacio: menos contaminación
Las manchas de NOx habituales sobre Madrid y otros puntos habían desaparecido este jueves 26 de marzo ESA

Según un estudio publicado esta semana por la Universidad Politécnica de Valencia, en total, la contaminación ha descendido en España en un 64% por el efecto del confinamiento ante el coronavirus. Los científicos valencianos se han fijado en uno de los contaminantes más fácilmente trazables desde el espacio y que más directamente tiene que ver con la actividad humana: los óxidos de nitrógeno (Nox).

Aunque está tomada con el mismo instrumento que ellos usaron, el satélite Sentinel-5P, de la Agencia Espacial Europea, la imagen de arriba no pertenece al estudio de la UPV, porque es mucho más reciente: es el NOx que había sobre España este jueves 26 de marzo. Según los datos de la Politécnica de Valencia, las ciudades españolas, la que más han bajado su nivel de NOx por el coronavirus la primera semana de confinamiento fueron Barcelona (-83%), seguida de Castellón (76%), Madrid (73%), Alicante (68%), Bilbao (66%), Gijón (65%) y Valencia (64%).

2. El fenómeno de caída del NOX ya se detectó en Wuhan

Ver el coronavirus desde el espacio: menos contaminación
Serie de imágenes del NOx sobre el área Wuhan antes y durante el confinamiento. NASA

El imagen de arriba lleva tres semanas circulando por la red para mostrar cómo el COVID-19 o, mejor dicho, el parón humano que ha provocado, genera a su vez la desaparición del NOx. En este caso, el área que se muestra es China y la información fue generada por el Observatorio de la Tierra de la NASA. Es curioso que el presidente de EEUU, Donald Trump todavía renegara de tomar medida alguna contra el COVID-19 por entonces. 

Leer más: Cumplir con los objetivos de crecimiento económico versus las políticas medioambientales: por qué la contaminación se disparará en China tras la cuarentena

3. La contaminación china durante el COVID-19 vista por los satélites europeos

El día 19 de marzo, la Agencia Espacial Europea (ESA) mostró el vídeo de arriba sobre la evolución de la contaminación en China -recordemos, básicamente NOx- desde finales de diciembre hasta mediados de marzo. Al ser una animación, ver el coronavirus desde el espacio es un poco más sencillo así. 

4. Así bajó la contaminación con inicio del confinamiento en Italia

Usando los mismos instrumentos, la ESA mostró el 13 de marzo cómo el inicio del confinamiento en Italia tenía un impacto en la reducción del NOX sobre el norte del país. Por entonces, el coronavirus ya se podía 'ver desde el espacio' también sobre España, donde ya se había anunciado el cierre de los colegios y se esperaban medidas similares a las de Italia. 

"Tal y como se ha comprobado en el caso de Wuhan (China), o el norte de Italia, nuestro estudio constata cómo las medidas de confinamiento y reducción de actividad económica se han traducido en una clara disminución de la contaminación atmosférica en todo el país", añadía Elena Sánchez-García, de la Universidad Politécnica de Valencia al presentar su estudio. A ver quién, viendo estas imágenes, puede querer quitarle razón. 

Leer más: Estos son los 10 países con más contaminación por habitante

5. El desastroso ejemplo de Irán ante el coronavirus, visto desde el espacio

Ver el coronavirus desde el espacio: menos contaminación
Imagen de las zanjas de 90 metros excavadas en un cementerio iraní a final de febrero. Maxar

Maxar Techonlogies, una empresa especializada en la observación aeroespacial, ha elaborado un contundente informe en contra de la gestión que del coronavirus ha hecho ese gobierno. Hay que recordar que Maxar ya fue la entidad que reveló el 12 de marzo la actividad inusualmente alta de un cementerio a 100 km al norte de Teherán, donde se abrió una zanja de 90 metros de largo.

Más que presumiblemente, una fosa común o enterramiento de emergencia para fallecidos por la pandemia cuando el Gobierno iraní solo reconocía oficialmente 6 muertos. Puedes leer el informe de Maxar sobre Irán ante el coronavirus en este enlace, donde se incluyen las fotos de espacios llenos de gente en plena crisis o una foto de Iraj Harirchi, coordinador de la respuesta sanitaria del país, dando un mitin mientras sufre los síntomas del COVID-19. 

6. Ciudades desiertas: el antes y el durante del coronavirus

Ver el coronavirus desde el espacio: menos contaminación
Así estaba la vía de circunvalación de Madrid M-40 el miércoles 25 a las 8.40 horas. DGT

Nadie sabe cuándo ni cómo se irá recuperando la actividad, ni hasta qué punto lo hará, porque al ver las ciudades desiertas por el confinamiento desde el espacio parece difícil pensar que un día soportaron la actividad que se veía antes del COVID-19. La imagen de arriba pertenece a una de la M-40 de Madrid el día 25 a las 8.40h. No hace falta vivir en la capital para darse cuenta de la drástica reducción de coches. 

También se ha dado cuenta Tráfico, puesto que nunca antes había provisto la DGT a los medios con tanta frecuencia de esta clase de imágenes como esta segunda semana de confinamiento. Sin embargo, en este enlace de la ABC de Australia, puedes ver algo mucho más impresionante: el antes y después del coronavirus de las ciudades visto desde el espacio.
 

Y además