Pasar al contenido principal

Una compañía líder del sector farmacéutico firma un acuerdo para fabricar 1.000 millones de vacunas de coronavirus, lo que permitiría que hubiese dosis para una octava parte de la población mundial

El pinchazo de la aguja de una vacuna
Getty Images
  • Continúa la carrera por conseguir una vacuna para el COVID-19, una de las pocas opciones para llegar a la ansiada inmunidad de rebaño.
  • Varias farmacéuticas están dirigiendo todos sus esfuerzos para lograr este objetivo, y ya hay una de ellas que piensa fabricar 1.000 millones de dosis.
  • Se trata de la compañía norteamericana Moderna Inc, que ha llegado a este acuerdo con Lonza Group, una multinacional suiza de productos químicos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Para combatir al COVID-19 será necesaria una vacuna. Sólo de este modo se conseguirá la inmunidad colectiva sin poner en riesgo a las capas más vulnerables de la población.

Actualmente, hay 70 proyectos en desarrollo en todo el mundo, 5 de ellas ya se están probando en humanos. Sin embargo, no parece que ninguna vaya a llegar en una fecha cercana, y posiblemente hasta 2021 no estará en circulación.

Esto no significa que no se produzcan avances significativos a lo largo de las semanas. Bloomberg adelanta que la poderosa farmacéutica norteamericana Moderna Inc ha llegado a un acuerdo con la multinacional suiza Lonza Group para fabricar 1.000 millones de dosis, aunque la vacuna todavía se encuentra en una fase experimental.

La implementación de una vacuna a gran escala será necesario para el regreso a la absoluta normalidad de todos los países afectados, y también un elemento clave para que la economía se recupere, ya que es lo único que asegura que no se vayan a producir grandes repuntes en el futuro. Por ello, no es de extrañar que no se escatime en esfuerzos ni en gastos. Es probable que toda la población vaya a tener que vacunarse.

Leer más: Más tecnología y menos contacto humano: así será la compra en el supermercado tras el coronavirus

Esta vacuna experimental producida por Moderna Inc fue una de las primeras soluciones propuestas. Su funcionamiento permite que las propias células del cuerpo humano generen proteínas similares a las del COVID-19, de este modo se estimula la respuesta inmune y la persona vacunada estaría protegida ante la infección. La compañía quiere llegar a la siguiente fase de su estudio durante el próximo trimestre.

El acuerdo al que esta farmacéutica ha llegado con Lonza Group, si se cumple con la fabricación de 1.000 millones de vacunas al año, permitiría que hubiese dosis disponibles para una octava parte de toda la población mundial. El objetivo es que los primeros lotes se empiecen a producir en el mes de julio en Estados Unidos, y que estén preparados para su utilización en algún momento del otoño.

Hay que recordar que el proceso de fabricación de una vacuna, desde que se pone en marcha hasta que puede aplicarse a la población, comprende un periodo de entre 12 y 18 meses, si es que no surgen obstáculos durante la investigación. Sin embargo, esta farmacéutica cuenta con una gran ventaja: ha obtenido permiso para alterar el orden en las fases de prueba, de modo que los ensayos en humanos pueden empezar antes que en animales.

El valor de las acciones de la compañía Moderna Inc se ha duplicado respecto al que tenía a comienzos de año, aumentando a medida que va desvelando nuevos detalles sobre el estudio y las pruebas con las que se está experimentando.

Y además