Pasar al contenido principal

El supremacismo blanco convirtió el meme de una rana en un símbolo de odio, pero los manifestantes de Hong Kong lo han transformado ahora en un icono de la esperanza

  • La Rana Pepe es uno de los memes más longevos y populares de Internet. Su origen está en el apolítico cómic Boy's Club de Matt Furie. 
  • En 2016, la extrema derecha comenzó a asociar el meme con el nacionalismo blanco, lo que llevó a la Liga Antidifamación a intervenir y a añadirlo a su base de datos de símbolos de odio. 
  • Ya en 2019, los manifestantes de Hong Kong empezaron a utilizar a Pepe como un icono de la esperanza y de la rebelión juvenil.
  • Aunque la Rana Pepe es el mejor ejemplo que tenemos sobre la evolución de los símbolos, la esvástica también es otro arquetipo de cómo la historia y el contexto determinan el significado de ciertas cosas. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo

Los memes son algunas de las imágenes más fácilmente reconocibles de nuestra generación. Son divertidas, identificables y, lo más importante, versátiles. Pero a veces esta versatilidad crea algo más oscuro.

Esta es la Rana Pepe, uno de los memes de internet más populares de todos los tiempos. Ahora se considera un símbolo de odio, según la Liga Anti-Difamación. Pero no siempre fue así. Aquí nació la rana de dibujos animados que en la actualidad se coloca junto a la esvástica y a la Cruz de Hierro, en un cómic apolítico sobre cuatro compañeros de piso que disfrutan siendo perezosos y jugando a videojuegos.

Entonces, ¿cómo llegamos aquí… desde aquí?

La rana verde debutó por primera vez en 2005 en el cómic Boy’s Club de Matt Furie. Presentaba a Pepe junto a sus tres compañeros de piso, todos viviendo juntos y pasando el rato. El humor era, por lo general, grosero o burdo, pero era de una naturaleza completamente apolítica. 

Luego, en 2008, Pepe dio sus primeros pasos hacia el estrellado en Internet. Esta viñeta fue publicada como una imagen de reacción en el foro de internet 4chan. Y se convirtió en tendencia casi instantáneamente. Cada vez más usuarios empezaron a compartir a Pepe en 4chan. Y algunos incluso le daban su propio giro. Pepe se convirtió en un meme versátil. Era alegre, triste, engreído y enfadado. Representaba una gama de emociones muy amplia

Y esta posibilidad de relacionarlo con todo extendió su influencia a otras redes de medios sociales durante los siguientes años. Pero, en ese momento, Pepe se compartía demasiadas veces y la broma interna estaba empezando a perder su valor cómico. 

Leer más: Así funciona la economía de los memes en Reddit

Para mantener viva la broma, la gente empezó a crear “Pepes raros”, versiones novedosas del meme que no se habían hecho antes. Este fenómeno generó una economía simulada, en la que cuanto menos se publicaba el meme, más valioso era. Con la constante producción de nuevas imágenes, Pepe se hizo más fuerte y alcanzó un estatus dominante. Y una vez que Pepe se pasó a ser más mainstream, todo el mundo entendía el chiste. 

Ahora bien, se rumorea que hubo una campaña para reclamar el meme a los “normis” asociando a Pepe con el supremacismo blanco.  Pero más tarde se descubrió que se trataba de una broma elaborada para engañar a los periodistas. En realidad, Pepe era tan versátil que inevitablemente se dibujaba con todo. Esto a veces incluía a los racistas e incluso a Donald Trump.

El 13 de octubre de 2015, Donald Trump retuiteó este post. Enlazó al vídeo You Can’t Stump the Trump y etiquetó a las notables publicaciones derechistas Breitbart y Drudge Report. Y debajo del vídeo estaba la imagen de Pepe.

Antes de esto, solo usuarios marginales de las redes sociales habían publicado versiones de la rana como miembros del Klan o personal de las SS. Pero esta posición fue el catalizador que impulsó la reivindicación de Pepe por parte de la extrema derecha. Aparecieron más ranas racistas, particularmente en Twitter, lo que estimuló el movimiento #FrogTwitter. Al igual que los antisemitas utilizan el eco para significar nombres judíos, los miembros de la extrema derecha empezaron a añadir al emoji de la rana a sus rutinas de Twitter en “solidaridad” con el supremacismo blanco. 

Y cuanto más curiosos eran los Pepes racistas, más fuerte se hacía la conexión. Cuando los periodistas preguntaban por la “cara verde” a menudo veían a los “Trumpsters” y a la gente de la otra derecha, se encontraban con el Pepe “nacionalista blanco” como respuesta. Así que empezaron a captar esta tendencia, y cuando veían a alguien usar a Pepe, dentro o fuera del contexto racista, respondían diciendo algo como esto. 

Luego ya, en 2016, la carrera de Pepe en la extrema derecha llegó a su punto de ebullición. Hillary Clinton dio un discurso de campaña en el que se refirió a la mitad de los partidarios de Trump como:

Hillary Clinton: un atajo de deplorables.

Narrador: Esto llevó a la creación de una parodia del cartel de la película Los Mercenarios. Y en este elenco, con Trump y otros notables líderes conservadores, estaban nada menos que la Rana Pepe, Roger Stone y Donald Trump Jr., que aparecieron en el cartel, publicaron la imagen, diciendo que estaban muy orgullosos de ser pare de los “deplorables”. 

Poco después de que esta parodia circulara, el sitio web de la campaña de Clinton denunció a Pepe y lo llamó “un símbolo asociado con la supremacía blanca”. Y en septiembre de 2016, la Liga Anti-Difamación agregó oficialmente a la Rana Pepe a su base de datos de símbolos de odio

Desde esta designación, hemos visto a Pepe vestido con el autoproclamado supremacista blanco Richard Spencer y vendido como mercancía por Alex Jones, presentador de InfoWars, una cadena de televisión conspiranoica de la derecha. Pero Matt Furie, el creador de Pepe, ha declarado públicamente su disgusto por la evolución de Pepe y ha hecho esfuerzos para recuperar su creación de libre de derechos. En 2017, publicó un cómic de una página donde oficialmente mató a la perezosa rana verde. Furie también ha estado involucrado en disputas legales tanto con The Daily Stormer como con InfoWars, lo que les impidió utilizar a Pepe para promover su ideología.

Pero la lucha de Furie contra la derecha alternativa no ha impedido que otros grupos usen el meme. Esta vez, sin embargo, Pepe se ha convertido en un símbolo de esperanza al otro lado del mundo. 

En 2019, los manifestantes salieron a las calles de Hong Kong para protestar contra la brutalidad policial y el proyecto de ley de extradición de Hong Kong. Tenían carteles, graffitis en las paredes y pegatinas con mensajes con una cara peculiar pero familiar: La Rana Pepe. Entonces, ¿cómo es que este anfibio verde y perezoso se ha convertido en la cara de otro movimiento político? En pocas palabras, los hongkoneses pensaron que era solo una cara graciosa y la mayoría no sabía sus vínculos con Estados Unidos. A los ojos de los hongkoneses, Pepe existía como un personajes de Hello Kitty. Era raro y lo suficientemente llamativo como para llamar la atención. Pero, lo más importante, era lo suficientemente versátil como para convertirse en lo que ellos quisieran que fuera. Para estos manifestantes, Pepe simbolizaba la naturaleza juvenil de la rebelión, y no tenía nada que ver con el movimiento de extrema derecha en Occidente. En una en una entrevista del New York Times realizada por Daniel Víctor, un joven de Hong Kong señaló que los símbolos pueden significar cosas diferentes en países con culturas diferentes. Al final, animó a otros hongkoneses a explicar a los estadounidenses lo que Pepe significa realmente para ellos.

Vivimos en un mundo en el que la información se difunde casi instantáneamente y el significado de las imágenes cambia con la misma rapidez. Se trata de cultura y contexto. Pepe es el mejor ejemplo moderno de esto. Pero no fue la primera víctima. La esvástica, por ejemplo, es considerada sagrada en ciertas religiones euroasiáticas. Es una imagen significativa que simboliza la buena fortuna y el bienestar. Pero los nazis  rebautizaron este símbolo durante la Segunda Guerra Mundial, y lo convirtieron en un icono del odio. Al menos para Pepe, hay esperanza de que no sea un símbolo de odio para siempre, porque Furie nos recuerda que “al final, Pepe es lo que tú decides que es, y yo, el creador, digo que Pepe es amor”.

Y además