Pasar al contenido principal

Un equipo de científicos descubre restos del coronavirus en aguas residuales de una ciudad de los Países Bajos antes de que se detectaran contagios

Una conducto de alcantarillado.

REUTERS/Adnan Abidi

  • Científicos de Países Bajos encontraron restos de coronavirus en las alcantarillas de  Amersfoort antes de que hubiese ningún caso confirmado en la ciudad.
  • El descubrimiento indica que el coronavirus podría haber infectado a muchas personas de cualquier país antes incluso de declarar la epidemia.
  • También permitirá a las plantas de tratamiento de aguas alertar de la aparición y resurgimiento del virus en las ciudades antes de que provoque nuevos brotes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un equipo de científicos de Países Bajos ha encontrado restos de COVID-19 en las aguas residuales de una ciudad neerlandesa desde antes de que se informaran los casos de contagio. Esto quiere decir: pruebas de la infección en las alcantarillas antes de el brote se hubiera confirmado en la superficie, lo que supone un novedoso sistema para alertar de que la enfermedad está presente.

La aparición tiene su lógica. El llamado coronavirus SARS-CoV-2 deja un rastro genético (ARN) durante 20 días en el cuerpo de los infectados, que lo expulsan mediante heces y otros métodos de secreción. Lo más probable es que, antes de que la sociedad entrara en pánico por el brote, algún infectado suelto adujese su malestar a una neumonía y sus restos circulasen por las cloacas neerlandesas

Leer más: Así funciona el bot inteligente para WhatsApp y Telegram impulsado por el Gobierno para luchar contra el coronavirus

A pesar de ello, el descubrimiento no es cosa menor, ya que da un par de lecciones sobre cómo prevenir la infección y mejorar su detección. Aunque es poco probable que las aguas residuales se conviertan en una ruta importante de contagio —por lo obvio—, la creciente circulación del patógeno en las comunidades aumentará la cantidad que fluye hacia los sistemas de alcantarillado, aseveró el Instituto de Investigación del Agua KWR en Nieuwegein a Bloomberg.

mascarillas

Mascarilla desechable 50 piezas

Pack de 50 unidades. Incluyen tres capas de tela no tejida de alta calidad para aumentar su capacidad de filtrado. Suaves, inodoras y no irritantes, están echas de material de alta calidad

El material genético del virus se encontró el 5 de marzo en una planta de tratamiento de aguas residuales en Amersfoort, antes de que se informara ningún caso en la ciudad. No tanto así en el país entero, ya que Países Bajos confirmó su primer infectado por COVID-19 el 27 de febrero, pero Amersfoort estaba limpia, o al menos eso pensaban. Cuando todavía se preguntaban qué estaba pasando, los sanitarios empezaron a enfermar también.

Leer más: El permiso retribuido va más allá de España y otros 8 países de todo el mundo mantendrán los salarios o los complementarán con fondos públicos durante la cuarentena

"Es importante recopilar información sobre la aparición y el destino de este nuevo virus en las aguas fecales para comprender si hay riesgo para los trabajadores de las plantas de tratamiento, pero también para vigilarlas y evitar la propagación del virus por alcantarillas ", asegura Gertjan Medema, director de microbiología del instituto.

En otras ocasiones, la vigilancia de las aguas residuales ha ayudado a detectar enfermedades como el poliovirus o las bacterias de los antibióticos, pero todavía no se le había encontrado una utilidad para atajar la crisis del coronavirus. Ahora, tras este informe, el tratamiento de estas aguas podría servir como alerta temprana de la aparición y resurgimiento del COVID-19 en las ciudades.

Y además