10 cosas que tienes que negociar en una oferta de trabajo más allá de tu salario

Cosas a negociar en una oferta de trabajo
  • Recibir una oferta de trabajo implica haber superado todo un proceso de búsqueda, pruebas y entrevistas. Al final de ello, muchos trabajadores aceptan la oferta a la primera por miedo o desconocimiento.
  • Sin embargo, se puede negociar una oferta de trabajo que se recibe, con argumentos y sin salir del terreno profesional. Que te hayan elegido a ti es una ventaja que te da fuerza de negociación, con límites, recuerdan los expertos.
  • Muchas veces la empresa no puede o no está dispuesta a ofrecer un salario mayor, pero hay muchos otros elementos importantes en una oferta de trabajo que se pueden negociar (y que te aportarán beneficios y dinero).
  • Descubre más historias en Business Insider España

Encuentras una vacante de empleo, te postulas, te citan para unas pruebas y entrevistas de trabajo y las superas y, finalmente, la empresa te hace una oferta. Cuando recibes la que esperabas, no tienes más que cerrar el trato y empezar a trabajar. Sin embargo, en muchas ocasiones no te acaba de convencer del todo y queda por debajo de  tus expectativas. ¿Qué hacer?

Al contrario de lo que se pueda pensar, en la mayoría de los casos no hay que aceptar necesariamente a la primera: se puede negociar la oferta de trabajo que se recibe y la empresa no se ofenderá por ello.

"Una vez que recibes una oferta, ¡estás en una posición con mucho poder! La empresa te hizo una oferta porque quiere contratarte. Es mucho trabajo para un reclutador encontrar un candidato cualificado y digno de contratar, por lo que los empleadores están incentivados a trabajar contigo", explica Adecco en su blog de orientación laboral.

"Según muchos estudios de clima laboral, la gran mayoría de los trabajadores piensan que no han nacido para negociar". Pero recuerda: "Te han elegido a ti, han visto algo que te diferencia de los demás. Eso es una ventaja que no debes minusvalorar", coincide Laura Almudena Boró Díaz, ejecutiva de Recursos Humanos.

¿Cómo se negocia una oferta laboral? En estos casos, los expertos aconsejan intentar apartar el miedo (a una negativa o quedarte sin la oferta), tener calma y confianza en uno mismo, mostrar seguridad y defender la postura desde la preparación y los argumentos, sin llevarlo al terreno personal.

"Vas a conseguir mejores resultados si luchas por una mejora basándote en el valor que aportas y en el beneficio que traerás a la organización", explica Boró Díaz, en el curso Cómo negociar una oferta de trabajo, de LinkedIn Learning.

A veces tu situación actual te dificulta decir 'no' a las condiciones que te ofrecen, pero en general es posible y recomendable intentar negociar una mejora si no te convence la oferta. 

Aun así, tal vez la empresa no pueda (p. ej. por tener límites salariales fijados, o por encontrarse en un momento de contención de gasto) o no esté dispuesta a ofrecerte un salario mayor. En ese caso, tendrás que valorar otros aspectos de tu interés que puedan suponer una mejora de las condiciones laborales.

"No se trata de aceptar unas cosas por otras, pero cuando no podemos recibir la oferta ideal, es interesante valorar y buscar una solución que nos pueda compensar", concede Boró. Eso sí, "ten claros cuáles son tus límites", para no aceptar por debajo de ellos, pero también a partir de cuánto estás dejando de ser realista, para negociar aquello en lo que puedas tener éxito.

"Se trata, al fin y al cabo, de saber elegir nuestras batallas para poder ahorrar tiempo y esfuerzo y conseguir resultados", resume.

Si bien el sueldo suele ser el aspecto más valorado, hay muchos otros elementos que se pueden negociar en una oferta laboral y que, incluso, de forma indirecta, pueden suponer más dinero para tu bolsillo:

Retribución variable y bonificaciones

De acuerdo, el salario puede ser un aspecto no negociable en muchos casos, pero hay más formas de conseguir más ingresos a final de mes. Considera negociar un porcentaje de comisión más alto o más retribución por objetivos de venta si trabajas en este sector o en uno que busque rendimientos cuantitativos.

"Esto te permite beneficiarte de tus habilidades y es atractivo para los empleadores porque solo te pagan si tienes éxito", mientras que a ti te puede permitir aumentar tu salario a largo plazo, explican desde Adecco.

Las bonificaciones, además de por tu desempeño, también pueden ser por los resultados de la empresa, o por ambos, recuerda Boró.

Además, si una bonificación anual forma parte de tu paquete de remuneración, asegúrate de mirar el porcentaje e intenta que no se prorratee en función del momento en que te incorporaste a la empresa, porque estarías dejando de ganar dinero, sugiere Tessa White, CEO de The Job Doctor, en CNN.

Bonus por firmar

No se da en todos los casos, pero existe: "Es común en algunas industrias, y para roles en demanda, que las empresas de contratación ofrezcan un bono por firmar", explica Adecco.

Boró va más allá y añade que algunos trabajadores reciben bonus de permanencia o, también, de salida: "Suele ser más habitual en posiciones con un alto nivel de experiencia o cualificación, y es un elemento muy común a discutir en una negociación".

Días de vacaciones

Los días de vacaciones, o días libres remunerados, son otro elemento importante que se puede negociar al recibir una oferta de trabajo, más allá de un mayor sueldo. 

Su impacto es igualmente importante, ya que te ofrece más descanso, beneficioso para tu desconexión y salud mental, y supone más dinero en caso como el de los trabajadores autónomos, que de otra forma lo verían descontado de su factura.

Teletrabajo

El teletrabajo ha adquirido fuerza con la pandemia del coronavirus, y ahora muchos trabajadores lo piden y muchas empresas lo ofrecen. 

Si no has conseguido un aumento de salario o un coche de empresa, el teletrabajo puede ser una solución con la que ahorres dinero por todo aquello que no gastas en gasolina, abono transportes o comer fuera de casa.

También puede aportarte otro tipo de beneficios, como disponer de más tiempo libre (el tiempo también 'es' dinero)  o permitirte conciliar la vida profesional con la personal.

Horarios

Otro punto importante que se puede negociar en una oferta laboral y que igualmente facilita la conciliación es disponer de un horario flexible y adaptado a tus necesidades. No disponer de guardias, salir antes un viernes y poder levantarte tarde o salir pronto a cambio de madrugar puede marcar la diferencia en tu estilo de vida. 

¿Cómo negociar el horario en una entrevista de trabajo? "Justificando con datos objetivos la capacidad de cumplir con las tareas marcadas, porque lo más importante no es la gestión del tiempo en sí misma, sino la motivación de trabajar por objetivos", analiza Jesús Gómez, consultor y director de Recursos Humanos.

"En este caso, es aconsejable defender este punto explicando también cómo puede beneficiar a la empresa el teletrabajo o el horario flexible", añade, según recoge la escuela de negocios Cerem.

Título

Parece el elemento más básico y menos relevante de un puesto de trabajo, pero no lo es. Si crees que el título de tu puesto no refleja tu nivel de experiencia o las responsabilidades del mismo, pide que te lo mejoren. "Suele ser algo sobre lo que los empleadores están abiertos a negociar, ya que no les cuesta absolutamente nada", argumenta Adecco en su web de orientación laboral.

¿Qué le aporta al trabajador? Más de lo que puedas pensar. "Cada vez que se puede subir en la escala de los títulos, aumenta el salario. Así que si consigues un título más alto, aunque la empresa no te pague más, cuando comparas ese título y pasas al siguiente trabajo, tus comparables salariales son más altos. Has creado la ilusión de un trabajo mejor pagado", explica la CEO Tessa White, en CNN.

Desarrollo profesional

Está claro que no vas a pagar las facturas con desarrollo profesional, pero te puede resultar muy beneficioso: a corto plazo, por el aprendizaje que conlleva y las soluciones que te aporta; a medio o largo plazo, porque te convertirá en un talento mejor formado y, por tanto, con potencial para aspirar a puestos con mejores salarios.

Desde Adecco recomiendan informarte sobre las asignaciones y los programas de desarrollo profesional cuando recibas tu oferta de trabajo y preguntar acerca de un presupuesto para ampliar tu educación, así como oportunidades de desarrollo y capacitación interna.

White, por su parte, sugiere pedir una cantidad fija de dinero al año para actividades de desarrollo profesional, como clases o conferencias.

Acciones de la empresa

También puedes conseguir más dinero por tu trabajo si negocias la obtención de acciones de la compañía. "Si tu empleador es una empresa que cotiza en bolsa, es posible que te ofrezcan acciones de la empresa o un plan de igualación de acciones (que te otorga acciones de bonificación en función de cuánto inviertas en acciones de la empresa) como parte de tu compensación", cuenta Adecco.

La ejecutiva de RR. HH. Boró Díaz señala que este elemento "puede ser muy ventajoso", y recomienda consultar a un profesional en el caso de ofertas complejas que lo incluyan.

Tipo de contrato

El tipo de contrato es otro de los elementos más comunes que se encuentran en una oferta de trabajo, y también puede ser negociable. La diferencia es importante: no aporta la misma estabilidad un contrato temporal que uno indefinido, ni incluya las mismas condiciones trabajar como autónomo que estar en plantilla.

Igualmente influye el tipo de jornada: completa, parcial, con trabajo en fines de semana, turno de mañana o tarde...

Beneficios sociales y otras ventajas

De nuevo, no todo es salario o dinero, y los beneficios sociales son otro elemento de una oferta laboral que puedes negociar y que te darán importantes ventajas.

La variedad y cantidad de los beneficios sociales existentes es amplia, e incluye el transporte, el seguro médico y de vida, los planes de pensiones, la ayuda a educación infantil y los vales de comida, entre otros, enumera Laura Almudena Boró Díaz.

También puede ser interesante preguntar a la empresa si ofrecen planes y fondos de pensiones y, en otro terreno, si aportan recursos como un coche de empresa, un ordenador portátil o un teléfono móvil, lo que te supondrá un importante ahorro de dinero.

De todos estos elementos mencionados, a la hora de negociar una oferta de trabajo elige las batallas que puedes ganar y las que más beneficios te aportarán. "Piensa en qué puedes negociar que sea más factible o realista. Qué es lo que, en definitiva, te puede producir un mayor éxito en la negociación", concluye Boró.

Otros artículos interesantes:

10 señales muy claras que indican que tal vez no deberías aceptar una oferta de trabajo

Cómo negociar un aumento de sueldo y beneficios en tu próximo trabajo o ascenso, según los expertos

16 errores que pueden arruinar una entrevista de trabajo

Te recomendamos

Y además