Elon Musk explica cómo los robotaxis autónomos de Tesla acabarán justificando la estratosférica capitalización bursátil de la compañía

El director de Tesla, Elon Musk, habla con un visitante cuando llega para echar un vistazo al sitio de construcción de la nueva Gigafábrica de Tesla cerca de Berlín el 3 de septiembre de 2020 cerca de Gruenheide, Alemania.
Maja Hitij

Getty Images

  • Tesla supera los 800.000 millones de dólares (660.000 millones de euros) de capitalización bursátil después de haberse revalorizado más de un 700% en 2020.
  • Elon Musk explicó los planes para que su negocio justifique esa tremenda valoración durante la conferencia con analistas por los resultados de 2020, el primer año en el que Tesla fue rentable.
  • Duplicar las ventas de vehículos y aumentar su eficiencia con su uso como 'robotaxis' gracias a su tecnología de conducción autónoma son las claves para el CEO de Tesla.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El espectacular crecimiento de la capitalización bursátil de Tesla en el último año, en el que revalorizó sus títulos un 740% hasta superar los 700 dólares (570 euros) por acción, sigue en 2021, en cuyo primer mes ha ganado casi el 20% hasta los 864 dólares con los que cerró la jornada del miércoles. Pese a sus buenos resultados del cierre de 2020, el primer año de su historia en el que alcanzó la rentabilidad, muchos miran con escepticismo su cotización bursátil.

Sin embargo, Elon Musk —uno de los grandes beneficiados del rally de su compañía en los mercados, con el que se ha convertido en el propietario de la mayor fortuna del planeta— asegura que tiene un plan que "justificaría potencialmente" esta tremenda capitalización bursátil, que actualmente supera los 800.000 millones de dólares (660.000 millones de euros), con varios puntos que desgranó durante la conferencia con analistas con motivo de la presentación de los resultados del cuarto trimestre.

En primer lugar, las cuentas del CEO de Tesla pasan por alcanzar los 50.000 o 60.000 millones de dólares en ventas anuales de vehículos, según dijo en la conferencia de analistas y recoge la CNBC, lo que supondría duplicar los resultados de este 2020, cuando facturó unos 27.236 millones de dólares (22.486 millones de euros) solo por ventas de automóviles dentro de los más de 31.500 (26.000 millones de euros) de facturación total de la compañía.

El segundo elemento de la hoja de ruta de Musk pasa por su tecnología de conducción autónoma —protagonista de más de una polémica porque hasta el momento no es tan autónoma, con críticas de competidores como Waymo, la división de vehículos autónomos de Google—, que según Musk podría llevarle a equipar robotaxis, que podrían trabajar desde 12 a 60 horas semanales y generar una línea de negocio adicional a Tesla.

Al mismo tiempo, la última evolución del asistente de conducción de Tesla, denominado full self-driving (FSD) comenzará a funcionar como un servicio de suscripción a partir de este primer trimestre de 2021, con un precio de 10.000 dólares (8.200 euros).

"Sospecho que al menos unos cuantos inversores están de acuerdo con esta visión"

"Si estos vehículos utilizan full self-driving y pueden ser utilizados como robotaxis —de esta manera podrían aumentar su utilidad de 12 horas semanales a 60, lo que supondría multiplicar por cinco su utilidad— o incluso con que aumentaran solo dos veces su utilidad, esto supondría duplicar los ingresos de la compañía, y todo en margen bruto. Es decir, si vendieras 50.000 millones de dólares en coches, harías otros 50.000 millones en beneficio básicamente por el software", explicó Musk, según la transcripción de la conferencia con analistas recogida por el Nasdaq.

"Así que creo que hay una manera de justificar la valoración de la compañía, solamente utilizando los coches con el FSD y nada más. Y sospecho que al menos unos cuantos inversores están de acuerdo con esa visión. En conclusión, 2020 ha sido un punto de giro para Tesla en beneficios y creemos que va a ser solo el principio", añadió Musk.

No obstante, no todos los inversores están de acuerdo con esta apreciación, y de hecho una vez anunciados los resultados en la tarde del miércoles se produjo una caída de la cotización de Tesla del 5%, de los 864 dólares a los 820, en la negociación posterior al cierre del mercado. El motivo es que los beneficios por acción del cuarto trimestre, que fueron de 0,80 dólares por título, estuvieron por debajo de las expectativas de Wall Street, que preveía unas ganancias por acción de 1,01 dólares.

Otros artículos interesantes:

Tesla alcanza la rentabilidad por primera vez en su historia, aunque sus resultados se quedan por debajo de lo esperado por los analistas

El CEO de Waymo asegura que Tesla "no es ningún competidor" para ellos en materia de coches autónomos

Tesla tiene margen para pisar aún más el acelerador en bolsa: por qué la fabricación del Model Y en China y sus negocios adyacentes siembran las bases para que suban más las acciones

Te recomendamos

Y además