Pasar al contenido principal

La crisis económica de Venezuela es tan grave que los criminales no pueden permitirse comprar balas

Los criminales venezolanos lo están pasando mal, con el costo de las balas en alza.
Rodrigo Abd/AP
  • Los delincuentes venezolanos se encuentran entre los colectivos que sufren los efectos de la crisis económica del país.

  • Los asaltos se han vuelto más raros a medida que los delincuentes encuentran dificultades pagar la munición y la gente no lleva dinero en efectivo, ni artículos de lujo que puedan robar.

  • Un líder de una pandilla le dijo a Associated Press que habitualmente no merece la pena usar un cargador de balas que ha costado 15 dólares.

  • Las muertes violentas han disminuido conforme la economía se ha ido desplomando. 

  • Visita la página de inicio de Business Insider para ver más historias.

La paralizante espiral económica que vive Venezuela está teniendo un impacto negativo en un grupo inesperado: los criminales, que tienen dificultades para pagar la munición, y no pueden encontrar cosas que robar conforme la riqueza del país se desploma. 

Associated Press (AP) habló con dos delincuentes en Petare, un barrio marginal en las afueras de Caracas, la capital de Venezuela, que explicaron que ahora tienen dificultades para ganarse la vida con los asaltos, una fuente de ingresos que antes era lucrativa.

Aunque en el mercado negro existe una amplia oferta de balas, muchos asaltantes ya no pueden permitirse el precio de 1 dólar que cuesta, según explica un criminal conocido como "Dog" a la agencia de noticias.

El venezolano medio gana unos 6,5 dólares al mes, según AP, y la hiperinflación galopante hace que el dinero en efectivo pierda valor cada día.

"Una pistola solía costar uno de estos billetes", dice Dog mientras desmenuzaba un billete de 10 bolívares. "Ahora, esto no es nada".

Otro delincuente, "El Negrito", que dirige una banda llamada Crazy Boys, explica que cada vez le es más difícil mantener a su esposa e hija realizando atracos. "Disparar una bala es un lujo ahora", apunta.

"Si vacías tu cargador, estás disparando 15 dólares", dice a AP. "Si pierdes tu pistola o la policía te la quita, estás tirando 800 dólares".

 

Criminales enmascarados que se apodan con nombres como "El Negrito", a la derecha, y "Dog", y son miembros de la banda Crazy Boys.
Criminales enmascarados que se apodan con nombres como "El Negrito", a la derecha, y "Dog", y son miembros de la banda Crazy Boys. Rodrigo Abd/AP

Las muertes violentas han disminuido desde que la economía venezolana comenzó a dispararse.

En 2015, el país sudamericano tenía una tasa de homicidios de 90 personas por cada 100.000 mil habitantes, según el Observatorio Venezolano de la Violencia. Esa tasa bajó casi un 10% el año pasado, aunque Venezuela sigue siendo uno de los países más violentos del mundo.

La organización sin ánimo de lucro, que agrega los datos de la morgue y los informes de los medios de comunicación, atribuye en parte esta disminución a la reducción de los robos, porque no hay nada que robar.

Como muchos venezolanos luchan por pagar lo básico como alimentos, medicinas o ropa, hay menos coches o artículos de lujo que los delincuentes pueden quitarles. Y la mayoría de la gente apenas usa efectivo debido a la inflación.

El zapatero Yordin Ruiz le explica a The Washington Post: "Si te roban la cartera, no hay nada en ella".

Las cámaras de seguridad de los bancos también están en su mayoría vacías, según el informe del observatorio. Incluso si los delincuentes robaran dinero de allí, no podrían transportar los montones de billetes que se necesitarían para obtener una cantidad sustancial de dinero.

Leer más: La hiperinflación de Venezuela es tan grave que un Happy Meal de McDonald's cuesta más de un mes de salario

Otra razón por la que la violencia está disminuyendo, según la organización sin fines de lucro, es que muchos venezolanos están abandonando el país asolado por la crisis. Más de tres millones de personas han emigrado.

La mayoría de estos migrantes y refugiados son hombres jóvenes, dice AP, la clave demográfica de reclutamiento de las pandillas. El delincuente apodado el Negrito también está considerando probar suerte en el extranjero, según recoge AP. 

Robert Briceño, director del observatorio, considera que la crisis económica está afectando a todos los sectores de la sociedad.

"En estos días, a nadie le va bien, ni a los ciudadanos honestos que generan riqueza, ni a los criminales que se aprovechan de ellos", asegura a AP.

Y además