Pasar al contenido principal

Cuánto dinero necesitas para imprevistos y cómo juntarlo

Cómo crear tu fondo de emergencia
Getty Images
  • Los expertos recomiendan contar por lo menos con entre 3 y 6 meses de gastos fijos.
  • Poner el dinero en una cuenta separada ayudara a no usarlo para lo que no sea un imprevisto.
  • Es importante diferenciar entre imprevistos y gastos que puedes planificar, como cambiar el coche.

Los gastos imprevistos son una de las principales razones por las que los españoles no consiguen ahorrar. Cuando no hay que cambiar la lavadora es el coche y cuando no el ordenador o un cumpleaños con el que no habías contado.

El comienzo de la película de animación Up es, entre otras cosas, un buen ejemplo de este juego en el que ahorras un poco de dinero y se va enseguida. Por fortuna, también lo es sobre lo útil que resulta disponer de un fondo de emergencia para imprevistos.

Cuando se trata de crear tu colchón de imprevistos, hay dos preguntas que se repiten sistemáticamente: cómo lo hago y cuánto necesito.

Cómo crear tu colchón para imprevistos

“Cuando se trata de ahorro no hay fórmulas mágicas, sino constancia y paciencia”, asegura Luis Pita, experto de Preahorro.com. La forma de crear tu fondo de emergencia es destinando todos los meses un dinero para ese objetivo.

Para asegurarte que lo haces, “la mejor estrategia es preahorrar o ahorrar a principio de mes”, explica Pita. En otras palabras, separar automáticamente la cantidad de dinero que quieres ahorrar según lo cobras y enviarlo a una cuenta que no sea la que usas a diario.

Si además de ahorrar inviertes, es importante que separes la cuenta en la que tienes tu colchón de seguridad de la cuenta donde guardas tus inversiones u otros ahorros para objetivos como irte de vacaciones. “Uno de los errores más repetidos es no separar conceptos de ahorro. Si tu fondo de emergencia está en tu cuenta de ahorro general es fácil que gastes más y que nunca alcances tu objetivo”, recalca Pita.

Una vez hayas juntado el fondo de imprevistos o cuando estés cerca de lograrlo, ya llegará el momento de la inversión.

Leer más: 6 trucos para ahorrar el máximo dinero posible de aquí a final de año

Cuánto necesitas ahorrar para imprevistos

¿Cuál debería ser tu objetivo de ahorro? La verdad es que no existe una cifra mágica universal. El dinero para imprevistos es en realidad un colchón de seguridad y no todo el mundo se siente seguro con la misma cantidad.

Por fortuna, sí que existen una serie de recomendaciones generales. La más extendida, como recuerdan desde Bankinter, es de entre tres y seis meses de tus gastos fijos. Es decir, ese colchón de emergencia debería servir para cubrir tus principales gastos como la hipoteca o el alquiler, comida, luz, seguros o el colegio durante medio año.

De hecho, lo ideal es que este colchón de imprevistos sea por lo menos de seis meses y a partir de ahí aumentarlo hasta la cantidad con la que estés cómodo. Luis Pita, por ejemplo, es más conservador cuenta con un fondo para imprevistos de un año y medio.

¿Y cuánto se tarda en juntar ese dinero de imprevistos? La clave está en tu capacidad de ahorro. Si eres capaz de ahorrar un 10% de tus ingresos todos los meses y tus gastos fijos suponen un 50% de tu salario, necesitarás 30 meses o tres para sumar el dinero para imprevistos. Ahorra un 15% y sólo necesitarás 20 meses.

En qué casos utilizar el fondo para imprevistos

Como puedes ver, hace falta paciencia y constancia para juntar ese fondo de imprevistos. Además, es fácil que durante el camino surjan precisamente esos imprevistos que lo hagan un poco más largo.

En este punto “es muy importante tener claro para qué usar ese fondo de emergencia”, resalta Pita. En otras palabras, identificar de antemano qué es un imprevisto y que no.

A modo de ejemplo, que el coche se estropee y haya que arreglarlo se puede considerar un imprevisto. Por el contrario, tener que cambiar el coche porque ya está muy viejo y no compensa arreglarlo, no. La razón es que ese es un gasto que se puede preveer de antemano y para el que es recomendable haber ahorrado cierta cantidad. Para que lo entiendas mejor, si la vida media de un coche son 12 años y el tuyo tiene ya nueve, puedes empezar a destinar a ese gasto futuro parte de tus ahorros.

Lo mismo ocurre con otros gastos que sabes que tendrás en el futuro y que puedes presupuestar hoy mismo. La universidad de los hijos, cambiar de móvil o renovar los electrodomésticos son tres buenos ejemplos.

Leer más: Los motivos por los que no consigues ahorrar dinero

Dónde tener el fondo de emergencia

Durante los primeros meses es fácil que no te preocupes por tu fondo para imprevistos y lo dejes crecer en una cuenta corriente o de ahorro aparte. Sin embargo, cuando estés cerca de tu objetivo tendrás ya una cantidad considerable de dinero.

A fin de cuentas, seis meses de gastos fijos para una persona con un salario de 20.000 euros pueden sumar más de 5.000 euros. Se trata de una cantidad interesante que es tentador querer rentabilizar. ¿Es la mejor idea?

Luis Pita lo desaconseja. “Si el objetivo de este dinero es hacer frente a imprevistos, mejor dejarlo en lugar seguro donde siempre esté disponible”, sentencia. El experto admite tener los ahorros en una cuenta está lejos de ser la mejor idea para todo el patrimonio, pero que sí funciona para este dinero de imprevistos.

“Para los ahorros a largo plazo sí hay que buscar una rentabilidad adecuada para aprovechar el interés compuestos. Con el dinero para emergencias no, porque lo importante es tenerlo a mano cuando haga falta y que esté todo, independientemente de lo que pase en los mercados”, recalca.

Y además