Las grandes empresas carecen de planes claros para afrontar el cambio climático pese a sus palabras sobre el problema, según los panelistas de Davos

Christian Mumenthaler, CEO de la segunda reaseguradora más grande del mundo, Swiss Re, durante una conferencia en Zúrich.
Christian Mumenthaler, CEO de la segunda reaseguradora más grande del mundo, Swiss Re, durante una conferencia en Zúrich.
Moritz Hager/Reuters

Moritz Hager/Reuters

  • El aumento de las discusiones corporativas sobre el impacto del cambio climático todavía supera con creces a las soluciones que se están proponiendo, según los panelistas del Foro Económico Mundial de Davos.
  • Christian Mumenthaler, CEO del gigante de la industria aseguradora Swis Re, ha explicado que las compañías no necesitan decidir entre los beneficios de los accionistas y los stakeholders a la hora de implementar estrategias de sostenibilidad.
  • Según Jim Coulter, cofundador de la firma de capital privado TGP, los CEO de las empresas cotizadas que deciden tomar medidas también deben planificar la forma de afrontar los costes asociados.
  • "Es hora de un better capitalism", por Henry Blodget.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

DAVOS, Suiza — Las protestas y reivindicaciones sobre los efectos del cambio climático y otros desafíos en materia de sosteniblidad todavía superan con creces las medidas que los ejecutivos de las principales compañías están tomando para resolverlos.

Así lo han argumentado los panelistas del Foro Económico de Davos (Suiza), donde los asistentes se han centrado en asuntos medioambientales, sociales y de gobernzanza corporativa.

Numerosos líderes empresariales se están empezando a tomar en serio la sostenibilidad, pero sin dar a continuación pasos concretos, según ha explicado Christian Mumenthaler, CEO de Swiss Re, un gigante de la industria de los seguros y los reaseguros.

"Mi intuición me dice que el 90% de las conversaciones han sido de personas que se han levantado para decir lo malo que es el cambio climático, pero sin aportar ninguna solución", ha explicado Mumenthaler durante un panel celebrado este martes en Davos.

Mumenthaler saludó al CEO de BlackRock, Larry Fink, cuya última carta anual a los inversores advirtió sobre el impacto financiero del cambio climático, por incrementar la presión sobre las compañías y sus accionistas para actuar. Sin embargo, el desafío para los ejecutivos que están de acuerdo con Fink es elaborar un plan. 

"La presión ha llegado de verdad al lado de la inversión", ha señalado Mumenthaler. "Creo que la mayoría de las empresas ahora sienten la presión y quieren hacer algo. Es una tarea gigantesca, y no hay ningún plan a mano. Así que creo que aquí tenemos un gran problema".

"En la toma de decisiones sostenibles, las empresas no necesariamente se enfrentan a un dilema entre los beneficios de los accionistas y los stakeholders", ha agregado. 

Mumenthaler ha contado que aceptó rotar la mayoría de los activos de renta fija de Swiss Re a fondos relacionados con la inversión socialmente responsable sin causar un escándalo entre los accionistas. También ha manifestado que los accionistas no reclaman más seguros para las centrales eléctricas de carbón, incluso aunque la empresa se niega a asegurar la industria en algunos países.

Sin embargo, es posible que las empresas estadounidenses que cotizan en Bolsa no puedan implementar políticas similares sin fricciones, según Jim Coulter, cofundador de la empresa de capital privado TPG. Esto se debe a que los Estados Unidos tienen un "problema de sistemas" en cuanto a cómo actuar legalmente en beneficio de los stakeholders sin perjudicar a los accionistas, según Coulter.

Leer más: Por qué las marcas deben pasar a la acción para hacer del mundo un lugar mejor

"En los Estados Unidos todavía no hemos tratado el problema sistémico de lo que significa el derecho fiduciario", ha explicado Coulter.

A medida que las empresas traducen su angustia sobre el cambio climático en acciones y medidas concretas, también deben averiguar cómo informar a los accionistas sobre los costes asociados, ha puntualizado.

Por ejemplo, Mumenthaler ha señalado que su empresa está renunciando a unos 20 millones de dólares en primas de seguros al deshacerse del carbón en algunos países. Sus accionistas parecen estar de acuerdo en renunciar a estos ingresos ahora para lograr un clima más limpio a largo plazo, pero no todos los CEO pueden ser tan afortunados.

"Lo siento por los CEO que van a tener que dejar clara esa discusión a sus accionistas jugándose su remuneración", ha sentenciado Coulter.

LEER TAMBIÉN: Microsoft promete que será una empresa con huella de carbono negativa en 2030 y que con el tiempo eliminará de la atmósfera todo el carbono que ha emitido desde 1975

LEER TAMBIÉN: Los ganadores del Nobel de Economía 2019 se enfrentan a los mayores desafíos del mundo actual: hablamos con ellos de pobreza, cambio climático y de los grandes malentendidos sobre inmigración

LEER TAMBIÉN: Cómo puede una empresa aportar valor a la sociedad más allá de los beneficios para sus accionistas, según una alta directiva de una compañía de pagos

VER AHORA: Los 3 escenarios que maneja el grupo hotelero Palladium en 2021 tras la debacle turística por la pandemia

    Más:

  1. Trending
  2. Medio Ambiente
  3. Salud
  4. Cambio climático