No siempre el mejor es el más caro: consejos para elegir un buen máster

Dos chicas con mascarilla hablan en una clase.

gettyimages

  • Tras la implantación del Plan Bolonia, el número de estudiantes que hacen un máster no ha parado de crecer. La oferta es inmensa, y el coste alto, así que elegir un máster correctamente no es un aspecto baladí.
  • El temario, el profesorado, las prácticas, la bolsa de empleo, todo son características que hay que tener en cuenta a la hora de optar por uno u otro.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Aunque no sea uno de los más caros, la realización de un máster supone un serio desembolso para las familias, que, en muchas ocasiones, incluso precisan de un préstamo para costearlo. Esto hace que elegir un máster sea una tarea de máxima importancia, en la que hay que tener en cuenta una gran diversidad de características y circunstancias.

Aunque antaño también eran tenidos en cuenta por las empresas a la hora de contratar, a raíz de la implantación del Plan Bolonia –la cual se completó en el curso 2010-2011–, la importancia de los másteres para conseguir trabajo se multiplicó. Esta adaptación del Sistema Universitario Español (SUE) al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) suponía, grosso modo, la desaparición de las licenciaturas, para estructurarse en Grados, Másteres y Doctorados. Dotando a los másteres de una suerte de indispensabilidad para labrar un futuro laboral, de la que antes carecían.

De hecho, el número de estudiantes de Máster en el SUE no ha parado de crecer desde el curso 2015-2016. Eran 171.043 entonces; 190.143 en el siguiente; 209.754 en el curso 2017-2018; 217.840 uno más tarde, y 234.214 en el 2019-2020. Lo que quiere decir, que en el último curso los estudiantes de máster suponían el 14,3 % del total en España.

Diferencias entre un máster oficial y un título propio

Es una de las primeras decisiones que hay que tomar a la hora de elegir un máster. En la web de la Cámara de Comercio de Málaga han elaborado un interesante artículo con las ventajas y desventajas de los másteres oficiales y los títulos propios. 

Los oficiales, explican, permiten desempeñar la carrera profesional en toda la Unión Europea, es decir, están homologados en los 47 países que conforman el EEES y a cargo de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), adscrita, a su vez, al Ministerio de Universidades. Estas son sus ventajas:

  • Son oficiales: forman parte del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) y, por tanto, son homologables en toda Europa.
  • Suelen ser más baratos: su precio está regulado.

Desventajas de los másteres oficiales

  • Profesorado académico: estos másteres los imparten catedráticos o doctores cuya carrera se ha desarrollado fundamentalmente dentro de la universidad.
  • Enfoque más académico que empresarial: puesto que los actuales grados son más cortos que las antiguas licenciaturas, en muchos casos se perciben como un complemento imprescindible a la carrera, no tanto como un verdadero programa de especialización y profundización. Son obligatorios para hacer un doctorado, lo que les convierte en el paso previo de un título de enfoque 100 % teórico y academicista.

Ventajas de los títulos propios

Son aquellos que imparten las universidades o escuelas de negocio de forma ajena a la ANECA, ya que eliminan la parte de los procedimientos legales complejos, facilitando y acelerando así el proceso de poner en marcha sus propios títulos. Sus ventajas son:

  • Experiencia académica: muchos de estos programas tienen una trayectoria que los ha perfeccionado hacia una calidad excelente, ya que la mayoría cuentan con varios años de presencia en el mercado.
  • Mayor prestigio: algunos de los títulos propios de máster que ofrecen las escuelas de negocios están reconocidos en todo el mundo y aparecen en rankings tan prestigiosos como el de la revista Forbes.
  • Profesorado en activo: generalmente, y especialmente en las escuelas de negocios, los docentes de los másteres propios compaginan la docencia con su propia actividad profesional. Esto les proporciona una base teórica menor, pero en cambio facilita el estudio de casos prácticos y aporta a las aulas la experiencia real y actual de la materia a impartir. 
  • Mayor conexión con el mundo empresarial: los títulos privados aspiran, sobre todo, a ser rentables. Al tener una mayor independencia académica, suelen ajustarse más a lo que las empresas demandan en cada momento, puesto que sus programas, al no tener que ajustarse a los criterios del EEES, son infinitamente más flexibles y pueden permitirse el lujo de variar en función de las demandas del mercado.

Desventajas de los títulos propios

  • Suelen ser más caros: hay másteres propios relativamente asequibles, al nivel de algunos másteres oficiales, con precios en torno a los 6.000 euros, pero se dan casos excepcionales en los que la inversión necesaria para estudiar se acerca a los 50.000 euros. 
  • No son oficiales: al no entran dentro de las pautas de homologación del EEES carecen de la etiqueta de oficial. Si se tiene vocación académica, los másteres oficiales son la mejor opción. No obstante, de cara a la inserción laboral esta desventaja no tiene por qué existir. Muchas escuelas privadas de negocios gozan de prestigio y fama internacional más que suficientes para interesar al departamento de recursos humanos de cualquier gran empresa.
  • No permiten acceder a estudios de tercer ciclo: nuevamente para los perfiles más académicos, interesados en realizar un Doctorado y completarlo con una estancia de posdoc en el extranjero, un máster oficial es imprescindible. Un título propio no podrá sustituirlo.

Consejos para elegir máster

Son varios los aspectos hacia los que apuntan los profesionales a la hora de dar una serie de recomendaciones para acertar en la elección del máster.

Objetivos

Varias alumnas y alumnos junto con el profesor en una clase.

gettyimages

En primer lugar, explican desde el blog de Spain Business School, debes tener claro a qué quieres dedicarte y si tu propósito al hacer el máster es especializarte o complementar tu formación, ya que hay algunos con una especialización concreta y otros mucho más genéricos. 

Prestigio

Varias personas hablan sentadas en el césped.

gettyimages

Inquiere sobre el prestigio que tiene ese máster. Para ello, como recomiendan desde la Universidad Europea Miguel de Cervantes, debes analizar el programa del máster, visitar la universidad (o el centro en el que se imparte), hablar con los directores del mismo, con exalumnos. También, por supuesto, debes asegurarte de que el contenido esté actualizado y sea acorde a lo que buscas. 

Prácticas

Dos hombres y una mujer con cascos revisan unas cajas.

gettyimages

Este punto es de máxima importancia. Has de buscar un máster con prácticas. Son un gran valor añadido. Y, si son remuneradas, miel sobre hojuelas. Como señala Luc Theis, ex director general de Deusto Business School (la actual es Almudena Eizaguirre), en este artículo de El País, “la cercanía del programa al mundo real es fundamental a la hora de realizar la elección. Si las prácticas son obligatorias, si el trabajo de fin de máster es pragmático o académico”.

Cuánto vas a ganar según el máster que estudies

Bolsa de empleo

Dos hombres y dos mujeres hablan en una oficina.

gettyimages

Tan importante a la hora de elegir un máster son las prácticas como que, al finalizar, pases a formar parte de una Bolsa de Empleo. Además de asegurarte de que esta existe, has de "informarte sobre las perspectivas profesionales de la formación, el nivel de colocación del alumnado y del número de empresas e instituciones con las que colaboran", recomiendan en educaweb.

Presencial u online

Un chico conectado a una videollamada.

gettyimages

Realizarlo de manera presencial, obviamente, te permite el contacto con la gente y te facilita la interesante labor de networking. Lo apunta Javier Espa, director de Admisiones de Posgrado en ESIC, en El Mundo: "Los másteres a distancia sirven para aquellos candidatos que viven en otros países o que, por motivos laborales, no pueden acudir a un máster presencial". En la balanza también hay que poner que los online suelen ser más baratos. 

Estas son las escuelas de posgrado que han formado a los presidentes de las 100 compañías españolas más importantes

Idioma

Un chico con un cuaderno.

gettyimages

Pon sobre la mesa la posibilidad de hacer el máster en inglés. Daniel Serra, decano de UPF Barcelona School of Management y profesor de la Universidad Pompeu Fabra, lo tiene clarísimo: “Es primordial que la formación de posgrado sea en inglés. Es el idioma del trabajo y el que se va a reclamar en el mercado laboral irremediablemente”.

Presupuesto

Un señor mira agobiado unos papeles.

gettyimages

Porque sí, aunque no siempre los mejores másteres sean los más caros, el importe, por supuesto, es algo a tener muy en cuenta a la hora de elegir un máster. Valora lo que quieres y puedes gastar e infórmate de las posibles becas y ayudas (tanto públicas como privadas) a las que tengas opción de acceder. 

LEER TAMBIÉN: Lo que cuesta tener la misma educación que la familia real española: desde la enseñanza pública hasta un máster de más de 73.000 euros

LEER TAMBIÉN: IE Business School ofrece másters especializados en 'fintech' de forma pionera en Europa

LEER TAMBIÉN: La falta de perfiles comerciales y de negocio es el principal problema de las startups nacidas dentro de las universidades, según los fundadores de la aceleradora Impulse to grow

VER AHORA: Los mejores virales de TikTok en 2020