Por qué siempre debes mirar a los ojos en una entrevista de trabajo

Timidez en entrevista de trabajo

Fizkes / Getty Images

  • En una entrevista de trabajo, el lenguaje no verbal es muy importante, y no mirar a los ojos podría hacer que la entrevista no vaya bien.
  • La timidez está asociada con la carencia de ciertas aptitudes laborales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Trabajar bien una buena entrevista de trabajo puede suponer la diferencia entre conseguir el puesto que estás buscando o no. Contar con un buen currículum y experiencia es importante, a pesar de eso, si haces una mala entrevista y el entrevistador considera que no cuentas con las aptitudes y habilidades que buscan, no serás seleccionado.

Un error que bastante gente comete cuando se enfrenta a una entrevista de trabajo es el de no mirar a los ojos, o apartar la mirada constantemente al entrevistador, y esto es un gran error. No es algo que automáticamente te descarte como candidato, pero puede perjudicarte de cara a la decisión final.

14 preguntas que te pueden hacer en una entrevista de trabajo y cómo debes responder

En una entrevista de trabajo se analizan los rasgos intelectuales, motivacionales y temperamentales de los candidatos a un puesto de trabajo, y estos últimos vienen determinados por la personalidad. Aunque debes tener en cuenta que no se realiza un diagnóstico clínico, sino que se incide solo en los aspectos directamente relacionados con el desempeño en el puesto de trabajo. Y en los tres modelos de personalidad más importantes en la Psicología del Trabajo, la extraversión del candidato al puesto de trabajo es uno de los factores a considerar.

No mirar a los ojos tiene connotaciones negativas que pueden menoscabar tus aptitudes

El entrevistador, por lo general, se fijará en tus habilidades sociales y en tu capacidad para lograr y mantener contactos personales, por lo que es importante mantener la mirada de manera natural y de una manera congruente con la conversación. 

Esto no quiere decir que haya que mirar fijamente y durante toda la entrevista a los ojos del entrevistador. Puedes desviar la mirada momentáneamente para pensar, por ejemplo. Lo importante es que cuando hables, y cuando te hablen, mires a los ojos la mayor parte del tiempo.

Más allá de los aspectos técnicos, desviar la mirada puede tener ciertas connotaciones negativas, como la vergüenza ante una pregunta o la falta de atención respecto a las palabras de la otra persona. Y, si apartas la mirada mientras eres tú quien habla también puede denotar cierta inseguridad respecto a lo que estás diciendo.

Esto puede hacer que tus dotes a la hora de comunicarte se vean melladas, tanto en una entrevista presencial como en una entrevista online. Y eso, con un panorama laboral en el que cada vez importan más las relaciones personales, puede restarte posibilidades.

Además, existen ciertas connotaciones laboralmente negativas asociadas a la timidez, como la pasividad, la inseguridad o la falta de capacidad de liderazgo y de trabajo en equipo. Es algo que no tiene por qué ser así, pero que se percibe de esta manera, y por ello debes evitarlo.

Es posible que pienses que te cuesta más hablar con alguien mientras te está mirando a los ojos, y no te falta razón, ya que algunas investigaciones han demostrado que esto requiere de más recursos cognitivos. Sin embargo, como te he contado antes, puedes romper el contacto visual de manera ocasional sin problema.

No mirar a los ojos no es el único lenguaje no verbal que podría perjudicarte en una entrevista de trabajo, sino que también hay otros gestos que son importantes y en los que los entrevistadores suelen reparar, como frotarse las manos o tocarse excesivamente la cara.

LEER TAMBIÉN: 4 estrategias para alinearte rápidamente con la mentalidad del reclutador en una entrevista de trabajo

LEER TAMBIÉN: Varios expertos en empleo explican cómo estar en desacuerdo en una entrevista de trabajo con tu reclutador, sin afectar a tus posibilidades de ser contratado

VER AHORA: Qué es Twitch y por qué está tan de moda