La semana de pesadilla en Salesforce, desde dentro: los empleados critican el caos, la confusión y la "sordera" de los jefes ante el anuncio de despidos

Ellen Thomas
| Traducido por: 
Marc Benioff, cofundador y co-CEO de Salesforce.
Marc Benioff, cofundador y co-CEO de Salesforce.

REUTERS/Denis Balibouse

  • Cuando Salesforce comenzó a despedir personal el pasado miércoles, cundió el pánico entre la plantilla.
  • Por si fuera poco, la reunión convocada el jueves por el CEO, Marc Benioff, ofreció poca claridad y frustró a muchos trabajadores, según fuentes internas.
  • Los empleados afirman estar desinformados y no saber quién puede ser el siguiente, por lo que algunos ya han empezado a organizar protestas: "No podemos dormir".

El pasado jueves, unos 47.000 empleados de Salesforce esperaban nerviosos a que su CEO, Marc Benioff, se reuniera con ellos virtualmente, en una llamada programada para las 10 de la mañana (hora del Pacífico). Finalmente, llegó 18 minutos tarde.

Esto sucedió justo un día después de que Salesforce comenzara con los despidos (que hasta ahora han afectado al menos a 1.000 personas, según ha publicado Business Insider). El plan consiste en recortar el 10% de su plantilla, lo que podría suponer unas 7.000 personas en total, teniendo en cuenta que la última cifra de empleados publicada por Salesforce, es de 73.461 personas.

Benioff, que tiene fama de ser siempre impuntual, parecía no darse cuenta de que estaba llegando tarde. Después de que Parker Harris, cofundador y director técnico, iniciara la reunión disculpándose por el retraso, el CEO preguntó, confuso: "¿Llego tarde?". Esa fue la primera pista de que la reunión no iba a ir como esperaban los trabajadores.

Después, Benioff mantuvo una charla de 2 horas que muchos califican como "insípida". Se dedicó a bromear sobre que los despidos del miércoles habían arruinado el cumpleaños de Harris, además de decir que estaba "encantado" con la pandemia, por permitirle teletrabajar. 

Habló sobre la importancia de la gratitud y recordó con Harris cómo un rabino en bicicleta les ayudó durante los primeros despidos de la empresa, hace más de 20 años.

Pero lo más relevante, es que esquivó las preguntas de los empleados en el canal de Slack de la empresa, que tenían dudas como las siguientes: "¿Qué porcentaje del 10% de despidos se ha completado?"; "¿Se ha notificado a todos los que van a ser despedidos?"; "¿Cómo se mide la productividad de los empleados?". 

Algunas de las preguntas se leyeron en voz alta a Benioff durante la reunión, pero las respuestas no quedaron claras, según han contado algunos asistentes a Business Insider.

Al final los empleados, incluidos los altos directivos, no obtuvieron información sobre los planes de reestructuración de la empresa, por lo que su única alternativa es la de esperar un correo electrónico que les informe de que están despedidos.

"No podemos dormir por la noche. ¿Cuándo va a llegar el correo electrónico diciendo que eres el siguiente?", afirmaba un empleado a Business Insider.

La larga reunión de Benioff molestó mucho a los empleados, que acudieron a Slack inmediatamente después para exigir respuestas, según las capturas de pantalla vistas por Business Insider. "No tenemos conocimiento sobre lo que realmente nos preocupa, y ha evitado nuestras preguntas y respuestas", escribió una persona.

La reunión molestó a tantos que un ejecutivo de Salesforce pidió disculpas a su equipo en una reunión posterior. Por otro lado, un grupo de trabajadores se decidió a preparar una lista de quejas para la dirección de la empresa.

Preparados para más despidos y más confusión

La plantilla se enteró por primera vez de que habría despidos el miércoles a través de un correo electrónico enviado por Benioff a las 3 de la madrugada, en el que les comunicaba que todos los trabajadores "inicialmente afectados" recibirían una notificación en el plazo de una hora.

No obstante, es cierto que llevaban semanas preparándose para los despidos, basándose en las noticias publicadas por Business Insider y otros medios, así como en las conversaciones internas, entre ellas la petición a los directivos de que clasificaran al 10% de sus empleados con peor rendimiento.

Con todo, muchos empleados y directivos se sorprendieron al comenzar los recortes, según dijeron a Business Insider, ya que solo algunos ejecutivos de alto nivel fueron informados con antelación. De hecho, los vicepresidentes senior que no se vieron afectados acudieron a una reunión obligatoria, según Salesforce.

Un directivo tuvo que llamar a cada uno de sus empleados para preguntarles si habían sido despedidos, según publicó esa persona en el canal Slack durante la reunión del jueves.

Otra de las personas que perdió su empleo se enteró a través de las redes sociales mientras estaba de vacaciones, según cuentan.

Las personas despedidas recibieron correos electrónicos en los que se les detallaba la indemnización que cobrarían hasta finales de marzo en calidad de empleados normales y, a continuación, otra adicional por el tiempo que llevaban en la empresa, según fuentes internas. 

Los primeros recortes se produjeron en gran parte en las unidades de negocio de empresas adquiridas por Salesforce, como MuleSoft, Tableau y Slack, según información de Business Insider.

La empresa comunicó a algunos directivos que a partir del miércoles se había notificado a todos los empleados afectados de EEUU y que los empleados de Asia Pacífico, Oriente Medio y África seguirían recibiendo notificaciones en las próximas semanas. Todo ello, según cuenta una fuente familiarizada con este asunto.

Pero los directivos de Salesforce han advertido repetidamente a los trabajadores de que se avecinan más despidos en las próximas semanas, información que la propia empresa ha confirmado a Business Insider, afirmando que habrá más despidos en EEUU.

Aunque los directivos que participaron en la reunión, entre los que también se encontraba el director de personal, Brent Hyder, no ofrecieron información clara, sí indicaron que en las próximas semanas se despediría a más gente. Benioff también habló de la baja productividad de algunos, especialmente de los más nuevos.

"No tenemos el mismo nivel de rendimiento y productividad que teníamos en 2020, antes de la pandemia", afirmó. Sin embargo, no ofreció una fecha concreta para el final de la reestructuración, y Hyder dio a entender que la empresa aún no sabía los nombres de todos aquellos que perderían su empleo, según publicó Business Insider.

Sermones, despidos y muertes

Benioff no respondió a las preocupaciones de sus trabajadores, pero sí pasó gran parte de la reunión del jueves hablando sobre la importancia de practicar la gratitud, la compasión, la integridad y la empatía, mientras esperan a ver quién será despedido.

Llegó incluso a describir la situación actual de la empresa como un "momento espiritual", comparando los despidos con la muerte

"En el arranque de cada año, tenemos un momento en el que siempre nos despedimos de todos los que han muerto durante el año. Perder a la gente es realmente difícil, y despedirnos de nuestros compañeros de confianza, directivos o empleados, es muy similar en muchos sentidos para mí", comentó Benioff.

Sin embargo, los empleados sentían que se les estaba sermoneando y señalando con un dedo acusador: "Me siento como si me estuvieran amonestando. Siento que he hecho algo mal", dijo uno. "La llamada no tuvo tono", afirmó otro.

En el canal de Slack, muchos protestaron escribiendo mensajes como, "RESPONDE A NUESTRAS PREGUNTAS" y "¿de qué estamos hablando siquiera?".

Hay un grupo de trabajadores que ha decidido no conformarse con lo que Benioff les ha dicho, y están recopilando una lista de quejas para compartir con la dirección de Salesforce. Entre ellas, protestan sobre las herramientas para medir la productividad. 

Además, están contemplando si deberían iniciar pasos más formales para organizar su protesta. 

Cuando concluyó la reunión, uno de los presentes indicó que la moral de la empresa estaba "por los suelos". Otro dijo que los compañeros estaban "enfadados, confusos y ansiosos".

Dejar de llamar familia a los trabajadores

Algunos empleados señalan que estos despidos no solo coinciden con la presión para aumentar las ventas debido a la situación económica, sino también con el interés del inversor activista Starboard Value, que reveló poseer una participación significativa en Salesforce en octubre.

Algunos han especulado con la posibilidad de que los equipos de ventas, que sufrieron recortes en noviembre, pero se han mantenido mayoritariamente al margen de esta ronda de despidos, sufran recortes en el primer trimestre fiscal de 2023.

"La gente no puede concentrarse si sabe que va a haber despidos. No sé por qué no los hacen todos a la vez. Hacerlo así solo perjudica aún más la productividad", protesta un empleado.

La gestión de los despidos por parte de Benioff le ha valido muchas críticas debido a su mantra. Benioff habla a menudo de espiritualidad y del concepto de "Ohana" en la compañía. En la cultura hawaiana, "Ohana" representa los lazos familiares que alientan a las personas a ser responsables entre sí, según un blog de Salesforce de 2017. 

En el canal de Slack, algunos empleados plantean la duda de si en la empresa dejará de emplearse el término "Ohana" para referirse a la plantilla, ya que como bien señala un trabajador, "no despides a tu familia para compensar tus propios errores".

¿Se comprometerá Salesforce a dejar de utilizar esta palabra hawaiana?

"Esto está muy lejos de ser una 'Ohana'", sentencia uno de los empleados a Business Insider.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.