Detectan más casos de coágulos de sangre por la vacuna de Johnson & Johnson, pero los beneficios siguen superando a los riesgos

Sanitarios preparando la inyección de la vacuna de Johnson & Johnson.

REUTERS/Carlo Allegri

  • Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), máxima agencia sanitaria de EEUU, ha identificado más casos de coágulos de sangre entre los receptores de la vacuna monodosis de Johnson & Johnson. 
  • Los funcionarios de Salud de Estados Unidos insisten en que los beneficios de la candidata siguen superando los riesgos, que también pueden darse en el contagio con el COVID-19.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

28 nuevos casos de coágulos de sangre se han detectado entre los receptores de la vacuna de Johnson & Johnson, desarrolla por el laboratorio Janssen, según ha informado The Wall Street Journal del reporte oficial de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Por primera vez, el raro efecto secundario se ha identificado en 6 hombres —aunque el perfil que registra la hoja de datos es de mujeres entre 18 y 49 años de edad—. Y se han reconocido entre los 28 afectados 3 fallecidos con la condición. 

Estos casos se suman a los 15 del último recuento de abril, cuando todos los afectados eran mujeres. Pero siguen siendo una pequeña fracción entre los más de 8,7 millones de inmunizados con la monodosis de J&J.

7 síntomas de posibles coágulos de sangre tras recibir la vacuna de Johnson & Johnson, según el prospecto de la monodosis

El trastorno, conocido como trombosis con síndrome de trombocitopenia, se ha reconocido entre los posibles efectos secundarios muy raros de la vacuna de Johnson & Johnson por la Agencia Europea de Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés). 

Los afectados sufren coágulos de sangre que drenan sangre del cerebro (trombosis del seno venoso cerebral, CVST), el abdomen (trombosis de la vena esplácnica) y en las arterias, mientras registran niveles bajos de plaquetas sanguíneas y, en algunos casos, hemorragias. 

Es el mismo raro efecto secundario que se ha asociado a la otra de las vacunas basadas en adenovirus, la candidata desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford

"Los casos revisados son muy similares a los ocurridos con la vacuna COVID-19 desarrollada por AstraZeneca", ha reconocido la EMA, que sugiere que se incluyan los trombos como efectos secundarios muy raros de ambas vacunas.

Según una de las investigaciones publicadas en The New England Journal of Medicine, la reacción podría tener una estrecha relación con el tipo de vacunas de adenovirus. El estudio revela que el adenovirus se podría ver atraído por una proteína clave para la coagulación de la sangre, llamada factor plaquetario 4 (PF4), en vez de entrar en la sangre. 

Muchos de los síntomas más misteriosos y peligrosos del coronavirus tienen una cosa en común: los coágulos de sangre, lo que demuestra que no es solo una infección respiratoria

Tanto la EMA como los CDC han insistido en que los beneficios de la única vacuna monodisis autorizada para hacer frente al COVID-19, superan todos los riesgos de los posibles efectos secundarios de la misma. 

"Los beneficios generales de la vacuna COVID-19 de Janssen en la prevención de COVID-19 superan los riesgos de los efectos secundarios", ha ratificado el regulador europeo, coincidiendo con las declaraciones de la oficial de epidemiología de los CDC, la doctora Sara Oliver, según The Wall Street Journal.

Más si se tiene en cuenta que los peores síntomas del COVID-19 se han relacionado con coágulos de sangre, que han llevado a muchos especialistas a plantear si la enfermedad que el coronavirus es vascular en vez de respiratoria. 

Otros artículos interesantes:

7 síntomas para identificar posibles trombos tras las inyecciones de la vacuna de AstraZeneca y Oxford

Los trombos que aparecen tras las inyecciones de AstraZeneca y Janssen podrían estar relacionados con las vacunas de adenovirus

Qué vacunas necesitarían una tercera dosis y por qué

Te recomendamos