Por qué Dinamarca está construyendo una isla gigante del tamaño de 18 campos de fútbol en mitad del mar del Norte

isla dinamarca

YouTube

  • El gobierno danés ha anunciado la construcción de 2 proyectos megalómanos en el mar del Norte, que proporcionarían energía limpia a Dinamarca e incluso a otros países colindantes como Alemania o Países Bajos.
  • Así, casi todos los partidos políticos se han puesto de acuerdo para alcanzar los objetivos verdes de la Unión Europea y garantizar la consolidación del liderazgo, en cuanto a energía eólica se refiere, de Dinamarca. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La solución de Dinamarca para alcanzar sus metas en cuanto al cambio climático pasa por la construcción de 2 islas en mitad del mar del Norte para abastecerse de energía verde, lo que ha convertido al proyecto en la construcción más grande de la historia del país, con un coste que asciende a 28.000 millones de euros.

Así, el proyecto, que fue avalado en 2019 con la aprobación por parte del parlamento de la ley del Clima de Dinamarca, se convierte en la primera isla energética del mundo, pudiendo proporcionar energía a 3 millones de hogares.

Una construcción megalómana y sostenible que se sitúa a 80 kilómetros mar adentro desde la península de Jutlandia, en el mar del Norte, y que tiene una extensión de 18 campos de fútbol, unos 120.000 metros cuadrados, aunque se espera triplicar ese tamaño.

De esta forma, no solo Dinamarca resultará beneficiada de la energía suministrada por las 200 turbinas eólicas marinas gigantes de la isla, sino que otros países colindantes, como Reino Unido, Alemania o Países Bajos podrían aprovechar dicha energía también, según ha asegurado a la BBC Jacob Ostergaard, profesor de la Universidad Técnica de Dinamarca.

Además, la isla también producirá energía verde derivada del hidrógeno para actividades como el transporte marítimo, la aviación, la industria y el transporte pesado, fruto todo ello del compromiso medioambiental al que se suscribió el país 2 años atrás.

Las leyes climáticas de Dinamarca, un ejemplo verde

A diferencia de lo que puede ocurrir en otros países con un gobierno entrante, en Dinamarca, el partido que ha ganado no puede derogar las leyes que se hayan aprobado por mayoría o consenso en el parlamento.

Es decir, que el país no utiliza el sistema de botín, un término por el cual se conoce al asalto de las instituciones por parte del gobierno entrante que ha salido elegido en las urnas. Así, los políticos del país ven las leyes como un mandato que han de cumplir, aunque hayan sido propuestas por un partido de diferente color.

Principales cambios en la factura de la luz para 2021 que afectarán directamente a tu bolsillo

Así, en 2019, el parlamento danés aprobó la Ley del Clima de Dinamarca, una ambiciosa política verde que pretende reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 70% hasta 2030, respecto a los niveles de 1990. Además, esta norma se propuso convertir a Dinamarca en un país con 0 emisiones para 2050, según explicó en una entrevista a eldiario.es Dan Jørgensen, ministro de Energía.

En este sentido, esta isla gigante, que pretende estar lista para 2033, "es el próximo gran paso para la industria de turbinas eólicas danesas", según ha asegurado a la BBC Ostergaard. "Fuimos líderes en tierra, luego dimos el paso en alta mar y ahora estamos dando el paso con islas de energía, lo que mantendrá a la industria danesa en una posición pionera".

Para avanzar progresivamente hacia una economía completamente verde, el país ya anunció el cese de las exploraciones de petróleo y gas en el mar del Norte, lugar donde ahora estará situada la isla de energía, junto a la cual hay previsión de construir otra más pequeña.

Además, el gobierno danés decidió eliminar, en diciembre del año pasado, la concesión de licencias para la explotación de hidrocarburos por parte de empresas privadas, poniendo fin a la era de los combustibles fósiles en el país.

ENTYSOCIAL:https://twitter.com/DanJoergensen/status/1357344968419856391?ref_src=twsrc%5Etfw,

Por otro lado, y fruto de los debates democráticos del país, 8 de los 10 partidos políticos que componen el parlamento están de acuerdo con el plan, un hecho histórico para Dinamarca, que se sitúa como líder a nivel mundial en el desarrollo de energías limpias.

A pesar de que el plan ha sido anunciado por el ministro actual de Energía, Dan Jørgensen, de los socialdemócratas, los partidos de la oposición, como el Partido Social Liberal, celebraron las actuaciones del gobierno danés. Es decir, que el país ha primado el interés general por conseguir una Dinamarca libre de emisiones a las diferentes ideas políticas, sin excepción alguna.

La energía verde suministrada por las islas

Como parte del plan, el gobierno danés ha ocultado la situación exacta de ambas islas energéticas. A pesar de ello, se sabe a ciencia cierta que la primera isla estará a 80 kilómetros en dirección al Mar del Norte, mientras que la segunda –más pequeña– se situará frente a Bornholm, en el mar Báltico, al este de Dinamarca continental.

Respecto a esta segunda isla, el país ya ha firmado diversos acuerdos para suministrar electricidad desde aquí hasta Alemania –país pionero en la utilización de cápsulas de energía solar para personas sin hogar–, Bélgica y Países Bajos.

A pesar de la seguridad del gobierno danés, el grupo ecologista Dansk Energi aseguró a la BBC que, aunque "el sueño estaba camino de hacerse realidad", no tenían muy claro que la estructura estuviera lista para 2033.

Sin embargo, los planes de Dinamarca pueden convertirse en un aliciente para otros países europeos que buscan sustituir, progresivamente, el uso de combustibles fósiles para suministrar energía, lo que ayudaría a conseguir los objetivos verdes de la Unión Europea (UE).

En este sentido, la UE anunció en noviembre del año pasado un ambicioso plan para multiplicar por 25 la capacidad eólica marina para el año 2050 y quintuplicarla para 2030. Esta no es una cuestión baladí, ya que la UE suple sus necesidades eléctricas con energía eólica en casi el 33% del total.

Así, en el conjunto de la UE, esta energía suministra un nivel actual de 12 gigavatios, mientras que Dinamarca aporta 1,7 gigavatios. Con la construcción de esta primera isla, el número de gigavatios iniciales sería de 3, el cual aumentaría a 10 con el paso del tiempo.

Por su parte, la segunda isla sería capaz de aportar 2 gigavatios, una cantidad inferior debido a que su tamaño es mucho más pequeño que el de la gigantesca primera isla.

Dinamarca se posiciona con esta visión pionera como un país líder en el uso de energías eólicas, un hecho que no solo repercutirá en el impacto climático, sino también en la actividad económica del país.

LEER TAMBIÉN: No todos los fondos han perdido con GameStop: Senvest saca provecho de WallStreetBets para ganar casi 600 millones de euros

LEER TAMBIÉN: La ciencia podría haber dado por fin con la forma de extraer energía de un agujero negro

LEER TAMBIÉN: ¿Eres autónomo o tienes una pyme? Estos 5 errores con Hacienda pueden salirte muy caro

VER AHORA: Las claves del fenómeno Spotify en la otra gran guerra del streaming y por qué su futuro va mucho más allá de la música