Pasar al contenido principal

El experto de Wall Street que predijo el último desplome de las bolsas explica cómo los inversores están cayendo en una trampa potencialmente catastrófica

The Wall Street expert who called the last stock meltdown explains how investors are falling into a potentially catastrophic trap
Reuters / Brendan McDermid
  • Ed Clissold, el estratega jefe para mercados de Estados Unidos de Ned Davis Research, afirma que muchos inversores están siendo víctimas de un grave error respecto al crecimiento del beneficio de las compañías.
  • Clissold señala que no es correcto afirmar que un fuerte crecimiento del beneficio se traducirá en un buen rendimiento para las acciones de la compañía.
  • Asegura que este malentendido podría lanzar a los inversores por un camino excesivamente optimista que al final podría salirles caro.

Si hiciésemos un sondeo aleatorio entre inversores, la mayoría nos diría que los beneficios empresariales son uno de los pocos puntos positivos dentro de un paisaje en los mercados cada vez más afectado por los vientos en contra que soplan en el escenario macroeconómico.

Ed Clissold, el estratega jefe para mercados estadounidense de Ned Davis Research, no está completamente en contra de esta afirmación. Pero considera que los inversores están usando esa información para sacar una conclusión errónea.

Leer más: Este gran banco de inversión desoye el "apocalipsis minorista" apostando por estas 4 acciones para el largo plazo

Es una confusión bastante común afirmar que un fuerte crecimiento del beneficio se traduce en un brillante futuro para las acciones de una compañía, según Clissold. En cambio, asegura que, a niveles tan altos, a menudo las ganancias no pueden hacer otra cosa que bajar, algo que no supone un buen presagio para las acciones de una empresa.

Cuando los inversores malinterpretan los máximos del crecimiento de los beneficios como un catalizador alcista a largo plazo, se están condenando al desastre, según Clissold. Y su opinión debe ser tenida en cuenta, considerando que predijo acertadamente el desplome de los mercados en diciembre en un momento en el que la mayoría de Wall Street seguía siendo optimista.

"Cuando el crecimiento de las ganancias es muy alto, ya se ha descontado y no es sostenible", aseguró Clissold a Business Insider en una conversación telefónica.

Leer más: Los 11 peores errores que puedes cometer en el manejo de las finanzas personales antes de los 30

Y añadió: "En términos de expectativa de ganancias, cuando el ritmo es alto, se asume que es algo positivo. Pero en realidad, en los últimos 6 años, el mercado ha tenido un mejor rendimiento cuando su ritmo ha sido menor".

El cuarto trimestre de 2018 es un buen ejemplo de ello. Mientras que los beneficios del S&P 500 crecieron un 14%, el índice terminó cayendo un 14%. Esto se debe a que, aunque las condiciones parecían adecuadas desde la perspectiva de las ganancias, el mercado está buscando la perfección.

Entonces, cuando las acciones tecnológicas con una enorme capitalización se recalificaron a la baja y la Reserva Federal no consiguió ofrecer a los inversores la perspectiva moderada que buscaban, el mercado se desplomó, terminando prácticamente con una década de alzas bursátiles. Se trata de una situación en la que la euforia llegó a su cénit y el crecimiento de los beneficios fue ineficaz y engañoso.

Leer más: Por qué esperar a un 'crash' del mercado es una mala estrategia para invertir

Pero Clissold advierte de otra trampa diferente sobre la que los inversores deben ser conscientes en periodos de recesión. Dicho de manera sencilla, cuando la economía se contrae, los resultados empresariales decepcionantes son un síntoma de ello y no debería considerarse un indicador alcista. Se trata de una advertencia clave para cualquier inversor que está revisando los resultados empresariales en busca de pistas sobre su cotización a futuro.

"Si entras en recesión, una de las señales de ello es un menor ritmo", afirma Clissold. "Si no es así, es una señal de que los mercados se están tomando un respiro y que el ritmo volverá a subir y los mercados comenzarán a descontarlo".

Y además