Los coches eléctricos se alejan aún más: España retrasa dos años el despliegue de puntos de recarga

Un coche eléctrico repostando.

REUTERS/Neil Hall

  • El Gobierno ha comunicado a la Unión Europea que va a retrasar dos años su plan de despliegue de puntos de recarga en las carreteras.
  • El retraso en la infraestructura de carga también pone en peligro el aumento de las ventas de los coches eléctricos, materia en la cual España también va muy rezagada.

Hace tiempo que España va muy retrasada respecto al resto de países de la Unión Europea en materia de infraestructura de carga. De los 45.000 puntos de recarga que nuestro país se había comprometido a instalar antes de que acabase el año, tan solo están operativos algo más de 20.000. 

Ahora, según publica La Información, estos planes de expansión vuelven a fracasar. El Gobierno ha asumido que no va a poder cumplir con el calendario previsto y ha optado por retrasar dos años su intención de tener instalados entre 80.000 y 110.000 puntos de recarga en las carreteras, hito que debía llegar a finales de 2023. 

Este retraso es especialmente significativo para España, ya que una cuarta parte de los instalados a día de hoy, cerca de 6.700, están fuera de servicio. Además, el ritmo de instalación es muy lento, por lo que se calcula que el país necesitaría seis años para lograr lo que estaba previsto para este año. 

Según detalla el medio, para que la Comisión diera su visto bueno a la adenda del Plan de Recuperación enviada por la Moncloa, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha alegado que el incumplimiento de este hito es debido a los retrasos causados por las interrupciones en la cadena de suministro, que han afectado a los componentes de los vehículos eléctricos y su infraestructura relacionada

Para compensar este retraso, el Gobierno ha lanzado una serie de incentivos en forma de subvenciones para instalar puntos de recarga, comprar vehículos eléctricos o realizar innovaciones en electromovilidad. Estas ayudas son bastante similares a las seguidas en el Plan Moves III.

De cara a 2025, España se ha comprometido a alcanzar una suma agregada de 238.000 vehículos eléctricos y puntos de recarga activos. Finalmente, la Comisión Europea ha dado su visto bueno a las modificaciones al considerar que retrasar este objetivo dará tiempo al país para que pueda "preservar su nivel de ambición original". 

Además de los puntos de recarga públicos, el Ejecutivo tenía la esperanza de que estos también llegasen a comunidades de vecinos o a los propios garajes individuales. Sin embargo, el todavía alto precio de los coches eléctricos y el elevado coste de la energía también ha frenado a los usuarios a dar el salto a la electrificación. 

Pero el retraso en el despliegue de la infraestructura de carga también está perjudicando a la compra de coches eléctricos. El objetivo para este año era que España contasen con 250.000 vehículos de este tipo circulando por las carreteras, pero la realidad es que tan solo hay 143.000

Aunque es cierto que las matriculaciones de estos coches han crecido, pasando del 3,4% al 4,7%, siguen estando muy lejos de los 190.000 anuales que había estimado el sector. Estos datos dejan muy lejos la previsión de alcanzar los 5 millones de vehículos eléctricos en 2030.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.