Pasar al contenido principal

Estados Unidos tuvo que sacar a un espía de Rusia después de que Trump revelase información secreta a los rusos en una reunión en el Despacho Oval

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos
Donald Trump, presidente de los Estados Unidos Associated Press/Evan Vucci
  • Los funcionarios estadounidenses estaban tan preocupados por la decisión del presidente Donald Trump de revelar inteligencia secreta a los funcionarios rusos durante una reunión en el Despacho Oval en 2017 que inmediatamente sacaron a uno de sus mejores agentes secretos de Rusia, según ha informado este lunes la CNN
  • Los oficiales de inteligencia sacan a los agentes secretos de su radio de actuación cuando creen que la vida de esas personas corre un peligro inminente. 
  • La información que Trump compartió con los rusos no estaba directamente relacionada con esa fuente, pero CNN ha informado que su revelación motivó a los funcionarios a "retomar discusiones anteriores" sobre el riesgo potencial de que la fuente estuviera expuesta.
  • El presidente Donald Trump ha sido repetidamente acusado de manejar mal la información clasificada que podría comprometer los métodos de recopilación de información de los EEUU y poner en riesgo la vida de las personas implicadas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Estados Unidos se ha visto obligado a sacar a una de sus agentes secretos de Rusia después de que el presidente Donald Trump revelase información secreta a dos oficiales rusos en 2017, según ha publicado el lunes la CNN

Una persona directamente involucrada en las discusiones ha dicho al medio que a Estados Unidos le preocupaba que Trump y su administración gestionaran indebidamente información confidencial y que sus acciones pudieran exponer a la fuente encubierta como espía dentro del Gobierno ruso.

Trump sorprendió al aparato de seguridad nacional y a la comunidad de inteligencia cuando apareció en una reunión en el Despacho Oval en mayo de 2017 y compartió la información con Sergey Lavrov, ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, y Sergey Kislyak, entonces embajador de Rusia en Estados Unidos.

La revelación de Trump no hacía referencia específicamente al espía ruso. Pero su desconocimiento de las estrictas reglas de intercambio de información confidencial para proteger a las fuentes de alto riesgo "impulsó a los funcionarios de inteligencia a retomar las discusiones anteriores sobre el riesgo potencial" al que la fuente rusa podría quedar expuesto, según ha informado la CNN

En la reunión del Despacho Oval, que tuvo lugar un día después de que Trump despidiera al director del FBI, James Comey, se dice que el presidente se jactó ante los rusos de despedir al "chiflado" Comey le había quitado "mucha presión". Comey había estado liderando la investigación del FBI sobre la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016.

Leer más: Un nuevo informe muestra dónde triunfó y fracasó Rusia en su misión para elegir a Trump y dividir Estados Unidos

Trump compartió también con Lavrov y Kislyak información confidencial relacionada con el Estado Islámico en Siria. La información provenía de Israel, que no había dado permiso a Estados Unidos para compartirla con los rusos porque podría comprometer a una fuente secreta israelí en la región.

El reportaje dice que Mike Pompeo, director de la CIA en ese momento, también señaló a otros altos funcionarios de la administración de Trump, después de la reunión, que había demasiada información sobre el activo estadounidense en Rusia.

Esta no es la primera vez que los veteranos de la seguridad nacional han expresado su preocupación porque las acciones de Trump puedan revelar información delicada sobre los procesos de recopilación de información de inteligencia de Estados Unidos y las fuentes secretas que trabajan en el extranjero.

A finales del mes pasado, el tuit del presidente sobre la información militar estadounidense que recibió durante una sesión informativa confidencial ese mismo día, hizo sonar inmediatamente las alarmas porque incluía una foto satelital de una plataforma de lanzamiento iraní que era de una resolución mucho mayor y de mejor calidad que las imágenes satelitales comerciales que estaban a disposición del público.

Leer más: Trump habría publicado una foto del USA-224, un satélite espía secreto

También contenía marcadores que indicaban que fue hecha por USA-224, uno de los satélites espías más secretos de los Estados Unidos.

Los veteranos de inteligencia señalaron que el tuit del presidente sería una mina de oro para las potencias extranjeras hostiles.

"Uno no usa la información con el propósito de burlarse. Los rusos y los chinos estarán muy contentos de estudiar esto", decía a Business Insider Robert Deitz, ex abogado de la CIA y de la Agencia de Seguridad Nacional.

El año pasado, Trump también tomó la inusual decisión de autorizar la desclasificación de un informe muy controvertido sobre los orígenes de la investigación de Rusia por Devin Nunes, entonces presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, con fines políticos.

El informe y su publicación desencadenaron una tormenta de fuego en el Capitolio y en la red de inteligencia. Altos funcionarios de inteligencia se reunieron en múltiples ocasiones con altos funcionarios de la Casa Blanca para instarles a no publicar el documento por temor a que pudiera exponer sus fuentes y métodos.

El Departamento de Justicia y el FBI también dieron el paso extraordinario de publicar declaraciones advirtiendo en contra de su publicación por parte del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes sin dar a los funcionarios tiempo suficiente para revisarla.

Y además