Pasar al contenido principal

El futuro de las baterías eléctricas está en la fruta que peor huele del mundo, según un grupo de investigadores

El futuro de las baterías eléctricas está en el durián
Edgar Su

Reuters

  • Un grupo de investigadores de la Universidad de Sídney, en Australia, ha encontrado una nueva forma de hacer baterías eléctricas supereficientes a partir de 2 frutas, según la BBC.
  • Se trata del durián y de la yaca, provenientes del sudeste asiático. 
  • Las propiedades de ambas frutas, después de ser tratadas en el laboratorio, dan lugar a supercondensadores, capaces de almacenar una alta densidad de energía.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Sídney, en Australia, trabajan en la fabricación de baterías eléctricas a partir de 2 frutas, según la BBC. Los científicos están usando sus propiedades para conseguir crear supercondensadores a partir de las mismas. 

Los supercondensadores son capaces de almacenar una densidad de energía muy alta, siendo miles de veces más eficientes que los habituales. Es decir, gracias a ellos se cargan los dispositivos electrónicos en minutos, como un móvil o una tableta. 

Y, debido a las propiedades de esas 2 frutas, el durián y la yuca, los ingenieros químicos de Sídney están consiguiendo fabricar baterías con esa potencia. La primera de las dos variedades es conocida por ser el fruto que peor huele del mundo; la segunda, por ser la más abundante. Ambas provienen del sudeste asiático. Son muy parecidas, al ser verdes por fuera y con la piel conformada por pinchos (como se ve en la imagen). 

Leer más: Así funciona esta carretera que carga coches eléctricos de forma inalámbrica mientras conduces por ella

Los supercondensadores se cargan y descargan a gran velocidad, en ráfagas. Y, normalmente, están hechos a partir de grafeno. Pero ahora, los investigadores están aprovechando el hueso de esos alimentos para conseguir el mismo efecto. 

¿Cómo lo hacen? Han horneado los huesos del durián y de la yaca, ambos muy esponjosos, a 1.500 grados. La masa que sale de este proceso da lugar a un aerogel, es decir, un sólido de baja densidad y muy poroso, que acaba moldeándose en supercondensadores. 

Una batería hecha mediante ese proceso, no solo sería más eficiente, sino que es limpia, ya que se aprovecha la parte no comestible de ambas frutas. Es decir, su hueso. 

Leer más: La multimillonaria carrera para desarrollar baterías capaces de almacenar hasta un 40% más de energía para revolucionar nuestros móviles, coches y aviones

Según la misma fuente, en el mundo se venden al año 7.000 millones de baterías de litio, las más habituales. Sin embargo, no tienen la misma capacidad para almacenar energía y, medioambientalmente, requieren muchos recursos para producirse. Por ejemplo, enormes cantidades de agua. 

Además, el número de baterías eléctricas que se necesitarán en el futuro está previsto que se duplique en 2027, por lo que hace aún más importante encontrar alternativas a las existentes.

Y además