Estas parejas vendieron sus viviendas para comprar casas rodantes de lujo y viajar por Estados Unidos todo el año

Deb y Joel tienen un canal de YouTube llamado "Chasing RV Sunshine" donde documentan sus viajes.
Deb y Joel tienen un canal de YouTube llamado "Chasing RV Sunshine" donde documentan sus viajes.
Joel y Deb Brettingen

Lindsey y Bruce Roberts de Dallas, Texas, habían planeado visitar Alaska sólo durante 6 semanas a bordo de su autocaravana, pero terminaron alargando el viaje a casi un año. "Fue entonces cuando supimos que solo queríamos estar en la carretera", cuenta Lindsey a Business Insider. 

La pareja, de 70 y 60 años, se percató de que su casa no iba a ser para siempre su hogar, y decidieron adentrarse en el mundo de las autocaravanas de lujo. Vendieron su casa en 2018 y han estado viviendo en una caravana modelo Newmar desde entonces.

Lindsey y Bruce han gastado alrededor de 300.000 dólares (284.000 euros) en su casa rodante.

"Cada viaje que hacíamos era más largo que el anterior, así que nos preguntábamos por qué necesitábamos una casa. Era mejor vender todo y no preocuparnos", relatan. 

La pareja, que lleva 30 años casa, ha visitado ya 49 estados. Para ellos más destacable de este estilo de vida es poder elegir dónde vivir. 

“Uno de nuestros amigos nos preguntó si estamos ahorrando dinero y si es más barato, y le dijimos que no porque no estamos economizando, sino disfrutando de nuestra vida”, admiten.

Qué es una autocaravana perfilada: todo lo que debes saber

Los Roberts a veces se alojan en hoteles de lujo para casas rodantes que tienen comodidades como  piscina, campo de golf y zonas al aire libre para relajarse.

Joel y Deb Brettingen

Joel y Deb con su perra Maya.

Joel y Deb Brettingen, naturales de Wisconsin, llevan viviendo en una autocaravana de lujo desde hace 9 meses, justo después de haber vendido la que fue su casa durante 20 años.

Ambos son policías jubilados, y decidieron vender su vivienda para subir a la casa rodante y huir de los inviernos de Wisconsin.

"No habíamos visto todo Estados Unidos y esta era una alternativa para viajar. Tenemos planes de visitar Canadá y Méjico también", dijeron. 

Joel y Deb son dueños de una casa rodante Tiffin Allegro

Esta pareja tiene un plan a 5 años vista. En los 9 meses que los Brettingen han estado viviendo en una casa rodante, han pasado la mayor parte del invierno en Texas y han visitado la Presa Hoover, el Gran Cañón, Salt Lake City y Deadwood, en Dakota del Sur. 

"Hemos ganado libertad y muchos amigos en la comunidad de vehículos recreativos. Todos se ayudan entre sí y conocemos a personas de varios países diferentes", resumen.

La pareja investigó mucho antes de embarcarse en su nueva vida, principalmente viendo videos de YouTube. Compraron una casa rodante de segunda mano por 170.000 dólares (161.000 euros).

"No echo de menos cortar el césped o el mantenimiento de la casa. La comida y los gastos diarios son similares, excepto por la gasolina, pero nos ajustamos, ya que en algunos lugares puedes quedarte gratis en terrenos públicos". 

Joe y Sharon Carmichael 

Joe y Sharon Carmichael junto a su nieta, que está de visita.

Joe y Sharon Carmichael salieron a la carretera en su nueva casa rodante después de vender su vivienda en 2015. Joe trabajaba como comercial y solía conducir bastante debido a su profesión.

"Conocí a algunas personas que vivían en vehículos recreativos y dije que eso es lo que íbamos a hacer. Ha sido mi sueño durante mucho tiempo", admite Joe. 

La pareja es propietaria de una autocaravana Newmar London Aire que cuesta alrededor de 700.000 dólares (664.000 euros). Explican que al no pagar impuestos sobre la propiedad y seguros es mucho más barato vivir en una casa rodante.

Interior de la casa rodante de Joe y Sharon, que cuenta con cuatro televisores.

"Al principio, mi esposa dijo que lo haría sólo durante un año, pero se enganchó por completo a la belleza de los paisajes de Estados Unidos, y descubrió que había mucho que hacer en el camino", cuenta Joe.

"Probablemente gastamos alrededor de 6.000 dólares al mes (5.600 euros) entre el pago de la casa rodante, el combustible, la comida y la bebida, pero es que salimos a almorzar con bastante frecuencia y solemos visitar parques nacionales y estatales", enumera.

Cuando la pareja explicó a su familia cuáles eran sus planes, todos rieron e incluso dijeron que en 6 meses acabarían divorciándose por culpa de la falta de espacio. Se equivocaron: "Superamos ese problema con gran éxito y acabamos de celebrar nuestro 55 aniversario en las Cataratas del Niágara".

Otros artículos interesantes:

Viajar con mascotas: todo lo que debes saber

9 lugares baratos para viajar por España en 2022

11 alternativas a un verano de viajes con inflación

Te recomendamos