Las fintech europeas dan el salto a los servicios para empresas: así buscan mejorar su negocio gracias a una tecnología innovadora como alternativa al volumen para convertirse en unicornios

Un flotador con forma de unicornio en una playa.
Reuters
  • Las fintech europeas están dirigiendo su negocio hacia las alianzas con empresas y añaden a sus servicios una oferta de herramientas para empresas y otros jugadores financieros, un segmento donde es más sencillo lograr ingresos sin una necesidad de conseguir un enorme volumen de clientes. 
  • El mercado europeo está más atomizado y es más pequeño que otros, como el estadounidense, lo que complica conseguir el volumen necesario para que una fintech triunfe. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

"La competencia no nos asusta. Es una parte necesaria y positiva del panorama empresarial que permite que los clientes puedan escoger entre productos y servicios cada vez más innovadores y de mayor calidad", dice James Gibson, jefe de producto de Revolut Business, a Business Insider España. 

Revolut es una de las fintech europeas más reconocidas y con una trayectoria más larga. Nacida como una solución para cambiar y sacar dinero en otros países para el usuario final ha ido ampliando sus servicios buscando convertirse en una superapp financiera. En 2017, lanzaron Revolut Business, que desde hace unos meses está siendo potenciada con un abanico de nuevos servicios para las empresas. 

Entre sus últimas incorporaciones a su segmento de Revolut Business está la creación de una pasarela de pagos para negocios o la creación de la herramienta Gastos para gestionar las finanzas de empresas y autónomos. La fintech cuenta con 500.000 usuarios empresariales en este momento

"Nuestro objetivo más inmediato es permitir configurar un negocio con lo necesario para empezar a operar y a vender, todo desde el mismo lugar y en solo 15 minutos. Nuestra visión es ser el futuro de las finanzas, y lo hacemos democratizando herramientas y funcionalidades que antes eran inaccesibles y convirtiéndonos en una plataforma para todos, ya sean personas de a pie que son héroes locales, una startup o scale up, un gran negocio ambicioso o incluso un futuro unicornio", explica Gibson. 

Quiénes son y qué te ofrecen: 13 fintech que ya operan en España y que buscan desbancar a la banca tradicional

No es el único caso de una fintech que ha dado el salto para realizar una ampliación de su negocio. Transferwise cambió recientemente su nombre a Wise. La fintech, con 10 años de experiencia, decidió dar este paso para englobar en su nombre todos los servicios que ofrece. 

Si al nacer su actividad principal era la de ofrecer transferencias más baratas que los bancos y a un tipo de cambio más atractivo para el cliente, ahora dos de las tres patas de su negocio están centradas en empresas. Así, ofrece la posibilidad de contratar Wise para Empresas: una cuenta de empresa con las funciones de la cuenta personal y extras como integraciones con software de contabilidad, pagos en lote y acceso multiusuario. 

También tiene la plataforma Wise para que bancos y compañías como Monzo, GoCardless y Xero utilizan para sacar partido de la infraestructura Wise, ofreciendo a sus clientes pagos más baratos y rápidos y funciones bancarias internacionales. La Plataforma Wise cuenta con bancos en 10 países de 4 continentes. 

Una tendencia similar que también ha seguido otro de los neobancos con mayor valoración, como es el caso del alemán N26, que cuenta con un servicio especializado de cuentas para empresas. 

Tecnología para crear alianzas con empresas y bancos 

El panorama fintech en Europa está siendo un hervidero de nuevas compañías que buscan especializarse en un segmento concreto de las finanzas, pero que salvo algunas excepciones no acaban de lograr el tamaño necesario para ser jugadores relevantes en el continente. 

Frente a Estados Unidos, con un tamaño del mercado mucho mayor que permite que nazcan fintech con grandes valoraciones como el neobanco Chime, la fintech de divisas Plain o la especializada en préstamos SoFi, Europa se ha convertido en un reino de taifas, según algunas voces del sector, que hablan de empresas que se hacen fuertes en sus mercados, pero no tienen una visión panaeuropea y no alcanzan un tamaño relevante. 

El tamaño es un problema porque el modelo de negocio de estas startups financieras es ofrecer servicios bajo el esquema de fremium, es decir, paquetes sencillos gratuitos combinados con otros con más funcionalidades para los que se paga una cuota fija. En el primero de los casos, los ingresos provienen de pequeñas comisiones que se cobran a terceros y en el segundo, de las suscripciones de los clientes. 

Mouro Capital, el fondo de Banco Santander para invertir en fintech, se abre a otros sectores: movilidad, inmobiliario, logística y servicios a pymes

En cualquier caso, la clave para estos negocios es el volumen. Pero por el momento, en el mercado se está viendo más innovación que casos de éxito que alcancen el break-even. La entrada en el negocio de empresas permite apoyar a unos negocios que ya tienen la tecnología desarrollada. 

"Es una tendencia europea, esto viene motivado por un principal motivo, es que el mercado europeo es un mercado competitivo y la inclusión financiera es muy alta no es como mercados como América Latina o Asia. Entonces, qué ocurre que muchas compañías para poder competir en B2C (negocio enfocado al cliente final) necesitan de mucho volumen de inversión para crecer", explica Rodrigo de la Cruz, CEO y Fundador de Finnovating, a Business Insider España. 

"En Europa hay mucho talento y mucha tecnología madura lo que esto está propiciando es que cada vez más haya compañías que sean B2C y que estén ofreciendo servicios B2B (negocios donde el cliente son otras empresas) o que ya estén directamente naciendo B2B", añade. 

Las razones de esto, según señala el experto, es porque esto es porque así para estas empresas es más fácil crear esa conexión con el sector financiero y vender sus productos a ellos que competir con la industria. De hecho, señala que casi 3 de cada 4 fintech que nacen tiene ya como objetivo final ofrecer servicios para empresas. 

Las fintech ponen en el punto de mira en las empresas como clientes

Un ejemplo de estas compañías es la francesa Qonto, un neobanco enfocado a ofrecer servicios financieros a empresas y autónomos. El neobanco llegó a España en 2019  como una alternativa a la banca tradicional para emprendedores, autónomos y pequeñas empresas, con el objetivo de facilitar la gestión de sus finanzas con el pago de una cuota mensual, que esté entre los 9 y los 99 euros mensuales en función de los servicios. 

La fintech logró una ronda de financiación de 104 millones en 2020, lo que hizo que fuera una de las 10 startups de finanzas que logró una mayor financiación en Europa. Una operación en la que entraron Tencent, la empresa que fundó WeChat, el inversor tecnológico DST Global o el cofundador de Transferwise, otra fintech de éxito, Taaveet Hinrikus. 

Qonto tiene 120.000 clientes en sus cuatro mercados, una cifra todavía muy pequeña si se compara con otros actores del mercado como la banca tradicional que da servicio a millones de empresas y autónomos. Aunque su objetivo es crecer. El director general de Qonto para España, Carles Marcos i Guàrdia, explicaba en una entrevista con Business Insider España que su "propuesta de valor muy interesante para este perfil de cliente" que se queda a medias entre el particular y la gran empresa. 

Otra de las fintech que han logrado en los últimos una ronda de financiación importante es la británica Checkout. Esta empresa anunció a finales de enero una ronda serie C de 450 millones de dólares, lo que le llevó a una valoración de 15.000 millones de dólares convirtiéndose en la cuarta mayor fintech mundial.  

La fintech nació en 2012 y ofrece a las empresas herramientas para los pagos con el objetivo de que dispongan de soluciones "flexibles, con datos detallados e información instantánea", según explican en la descripción de su actividad. Actualmente, cuenta con un equipo de 1000 personas en 17 oficinas de todo el mundo, entre ellas una en Barcelona. 

Por su parte, la española Card Dynamics también busca hacerse un hueco en los servicios a empresas. Fundada en 2018 por Mario Cantero, exdirector global de Adquiriencia del Grupo Santander, la empresa ha desarrollado una plataforma B2B que busca eliminar las fricciones en la economía de suscripción y mejorar  la experiencia del cliente creando un puente de datos entre bancos y comercios. 

En febrero de este año, recaudó 2,5 millones de euros en una ronda de financiación liderada por Big Sur Ventures junto a GAA, una firma de gestión de inversiones con sede en Estados Unidos, y otros inversores privados dentro de su estrategia de expansión. 

Estos son algunos de los ejemplos de cómo las fintech están creciendo al ofrecer soluciones para las empresas, tanto de financiación como en el caso de los neobancos como de herramientas digitales para su actividad. El tiempo dirá si se produce una consolidación en el sector y qué jugadores son los que finalmente mueven el tablero. 

LEER TAMBIÉN: Mouro Capital, el fondo de Banco Santander para invertir en fintech, se abre a otros sectores: movilidad, inmobiliario, logística y servicios a pymes

LEER TAMBIÉN: Quiénes son y qué te ofrecen: 13 fintech que ya operan en España y que buscan desbancar a la banca tradicional

LEER TAMBIÉN: Las alianzas de bancos y fintech se disparan en pleno proceso de digitalización y cierre de oficinas

VER AHORA: Javier Rodríguez Zapatero, presidente de ISDI: “Quien se transforme digitalmente hará un gran servicio tanto a la sociedad como a sí mismo”