Ford confirma el despido de 3.000 empleados para impulsar el desarrollo del coche eléctrico y su tecnología

Camionetas en venta en un concesionario de Ford.

REUTERS/Rick Wilking

Desde hacía más de un mes que Ford se planteaba llevar a cabo unos despidos masivos. En concreto, se rumoreaba que se desprenderían de 8.000 empleados para poder apostar por el vehículo eléctrico y aumentar su margen de beneficios. Ahora, esas sospechas se han confirmado.

Según publicaBloomberg, Ford Motor ha anunciado que prescindirá de 3.000 empleados asalariados, principalmente de Norteamérica e India, en el marco de su reestructuración con el objetivo de alcanzar a Tesla en la carrera por el desarrollo de vehículos eléctricos.

El director ejecutivo de Ford, Jim Farley, lleva meses repitiendo que cree que en la fábrica de Dearborn (Michigan) hay demasiada gente. Además, señala que les falta personal con los conocimientos necesarios sobre los vehículos eléctricosy los servicios digitales.

"Estamos eliminando puestos de trabajo, así como reorganizando y simplificando funciones en toda la empresa. Tendrán más detalles de los líderes de su área de negocio a finales de esta semana", escribieron Farley y el presidente de Ford, Bill Ford, en un correo electrónico conjunto. A raíz de ese anuncio, las acciones de Ford cayeron un 4,8%, en medio de las caídas generalizadas de Wall Street.

Como el resto de marcas automovilísticas tradicionales, la mayoría de trabajadores de Ford se encuentran desarrollando su actividad profesional en líneas dedicadas a los coches de combustión tradicional. 

De cara al futuro, Farley ha trazado una estrategia para que la compañía desarrolle una amplia gama de vehículos eléctricos. Al igual que Tesla, Ford quiere generar más ingresos a través de servicios que dependen del software digital y la conectividad.

Los márgenes de beneficio antes de impuestos de Tesla han superado a los de Ford este año, y Farley ha sido tajante sobre la necesidad de recortar costes. En el comunicado interno, Farley y Ford señalaron que la estrategia de costes de la empresa "no es competitiva frente a los competidores tradicionales y los nuevos".

El aumento de los precios de las baterías, las materias primas y el transporte marítimo están lastrando los beneficios de toda las marcas automovilísticas, incluida Ford. Aun así, la insignia estadounidense ha mantenido su previsión de beneficios para todo el año, a pesar de los 3.000 millones de dólares de aumento de costes debido a la inflación.

Ford ha comenzado a separar su actividad en tres áreas: vehículos eléctricos, de combustión y comerciales. En julio, el director ejecutivo señaló que "la reducción de costes se producirá" en las operaciones de combustión. Sin embargo, el presidente detalló que estos despidos afectarán a todas las áreas.

Aunque el objetivo sea superar a Tesla, la realidad es que su principal rival es General Motors. Esta compañía, en 2018, despidió a 14.000 personas mientras se preparaba para acelerar su estrategia de vehículos eléctricos.

Las operaciones norteamericanas de Ford, GM y Stellantis se enfrentarán a un nuevo reto de personal el año que viene cuando comiencen las negociaciones de los contratos con el sindicato United Auto Workers, que representa a los empleados de las fábricas de Detroit en Estados Unidos.

Los dirigentes del UAW han expresado su preocupación por que los vehículos eléctricos supongan menos puestos de trabajo en la fabricación y más empleos dispersos en fábricas de baterías y hardware de vehículos eléctricos no sindicalizadas.

Otros artículos interesantes:

Este es el coche eléctrico más barato del mercado: 8.996 euros y autonomía de 250 kilómetros

La angustia por la autonomía de los coches eléctricos podría ser pronto cosa del pasado

Ford seguirá subiendo el precio de los vehículos eléctricos por el encarecimiento de la fabricación de baterías

Te recomendamos