"El modelo cambiará, pero los parques seguiremos siendo el punto de encuentro": el presidente de los campus tecnológicos de España reflexiona sobre el futuro tras la pandemia

El Parque Tecnológico de Andalucía, en Málaga.
El Parque Tecnológico de Andalucía, en Málaga.

Málaga TechPark

  • La patronal de parques científicos y tecnológicos de España reconoce desafíos en el nuevo mundo tras la pandemia, pero rechazan que su modelo esté caduco.
  • Aunque el teletrabajo haya llegado para quedarse, reivindican que los parques científicos y tecnológicos seguirán siendo el lugar de encuentro de empresas y trabajadores.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hace 30 años era difícil imaginar la importancia que cobrarían las compañías tecnológicas y digitales en la economía.

Junto con la transición ecológica, la digitalización es uno de los dos pilares sobre los que se sostiene la anhelada recuperación económica española, según ha destacado en diversas ocasiones el Gobierno o su propio Plan de Recuperación, ya aprobado por Bruselas.

Por suerte, España emprende este camino con algunos pasos dados. Y uno de esos pasos los dieron hace ya décadas los parques tecnológicos que comenzaron a proyectarse a las afueras de grandes capitales, como el de Zamudio, en Bilbao, o el Parque Tecnológico de Andalucía, en Málaga.

Felipe Romera es el director del Parque Tecnológico de Andalucía, ahora también conocido como Málaga ParkTech. Después de que Business Insider España abriese el debate sobre el modelo urbano que perseguían ciudades como la andaluza, que pretende convertirse en una de las capitales tecnológicas del país, Romera ha querido hacer una serie de precisiones sobre el papel, los desafíos y el futuro de estas instalaciones.

"Málaga está expulsando a gente": por qué el modelo del Parque Tecnológico no está caduco en el 'Silicon Valley andaluz', según su director

Romera habla en calidad de director del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), pero también como presidente de la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE), la patronal que reúne a todos los recintos de país. Cuando comienza a hablar, Romera se remonta a los 90, cuando nace concretamente el propio recinto malagueño, asentado en Campanillas, a 15 kilómetros del centro.

"Cuando se hace el Parque Tecnológico se hace fijándose en las áreas de innovación. Entonces, en los 90, el área de innovación en tecnología era la electrónica. Ese era entonces el principal vector de desarrollo. Se montó el parque en una superficie muy grande, porque podíamos aspirar a atraer grandes fábricas de electrónica. Conseguimos 2 o 3 fábricas grandes", explica.

Así han cambiado los parques tecnológicos

Un autobús en Málaga junto al Pompidou.
Un autobús en Málaga junto al Pompidou.

REUTERS/Jon Nazca

Sin embargo los tiempos han cambiado y la pandemia ha revelado los nuevos modelos de trabajo y la importancia de la economía digital. Multinacionales como Google o Vodafone han elegido precisamente la capital de la Costa del Sol como sede de nuevos centros internacionales de excelencia. En el caso de la primera, será una sede de ciberseguridad. En el caso de la segunda, de I+D.

Romera reconoce que desde la inauguración de Málaga ParkTech en el 92 "han pasado varias de estas olas de innovación". La segunda no se cultivó solo en el PTA, pero fue decisiva: la llegada de internet. "En los parques teníamos mucha fibra óptica desde el inicio porque era la receta que habían implementado los estadounidenses. Decían que en un parque tenía que haber mucha fibra".

"Al principio no servía de mucho", ríe Romera hoy. "La gente quería el teléfono. Pero en el PTA alcanzábamos velocidades de 100 megabits mientras fuera, en la ciudad, las conexiones eran de 2.600 bits por segundo".

Que las tecnológicas apuesten por tu ciudad no siempre es bueno: el modelo de Málaga abre la puerta a nuevos pelotazos urbanísticos, alertan expertos

Por supuesto, las crisis afectaron a los parques. "Perdimos 3.000 empleos aunque conseguimos ganar unos 5.000 porque apareció una nueva ola de innovación y grandes multinacionales comenzaron a venir al Parque porque habíamos conseguido atraer empresas de rápido crecimiento que fueron compradas". "En una época de crisis, las empresas se vieron obligadas a ser más productivas en su gestión".

Ese es el punto clave de los Parques Tecnológicos. Tejer una red de innovación poniendo en contacto a empresas las unas con las otras. "En los últimos años aparecen las tecnologías digitales y lo envuelve todo: aquí el mercado es infinito con tecnologías como la IA, el blockchain, la ciberseguridad o el 5G, con sus consecuentes aplicaciones, como el coche conectado o la industria 4.0", remarca Romera.

Ahora que muchas multinacionales buscan espacios en la ciudad de Málaga y no en el Parque Tecnológico en sí, Romera reivindica que todas las compañías que vengan a participar del ecosistema de innovación serán bienvenidas. "Un parque se convierte en una ciudad y una ciudad se convierte en un parque", defiende el director.

Por eso aleja el desarrollo del Parque de un mero desarrollo inmobiliario. "Es un desarrollo económico". Este tipo de recintos proyectan su futuro "de manera anticíclica". "Para que te hagas una idea de lo que estamos haciendo: estamos desarrollando unos 200.000 metros cuadrados de oficinas. En Málaga capital nunca podrá haber tanto, o costará mucho. El Parque está hecho para eso, porque en la ciudad es más complejo".

"El Parque no ha llegado a su fin. Nosotros seguimos. Claro que nos preocupamos de analizar lo que ocurre en nuestro entorno y de analizar y coordinarnos. Pero una cosa es eso y otra cosa es limitarnos a modelos de desarrollo urbanístico. Nosotros hacemos un modelo de desarrollo económico donde se ponen en juego un montón de variables. Unas te favorecen y otras te perjudican", expone.

"La transferencia de conocimiento es nuestro valor"

Muchos de estos parques tecnológicos son construidos a las afueras de la ciudades, lo que ocasiona problemas de movilidad. Es el caso de Málaga o el caso de Zamudio, exponía el abogado urbanista Iñigo Maguregi en declaraciones a Business Insider España. Romera reseña que las infraestructuras, necesarias, son "el medio que necesitamos", pero no el fin último.

"El fin es la transferencia de conocimiento, porque ese es nuestro valor económico añadido".

Los desafíos no son pocos. Si la crisis de hace una década ya puso en un brete al modelo, la del coronavirus no se queda atrás. "Es verdad que durante este año los parques se han resentido, fundamentalmente en empresas pequeñas. La pandemia ha sido terrorífica con las startups que no tenían el soporte suficiente. Han desaparecido muchas", destaca el presidente de la APTE.

Europa busca su diplomacia tecnológica: por qué están en juego soberanía y derechos y en qué te afecta, según esta prestigiosa politóloga

"Nosotros tenemos cerca de 8.000 empresas en los parques que constituyen el sistema de innovación empresarial más importante del país. El discurso del Parque Tecnológico de Andalucía es el mismo de todos los parques tecnológicos españoles: están creciendo, están desarrollando sus infraestructuras, el empleo ha crecido", incide.

Sin embargo, con todo, "realmente a nivel nacional no se nos reconoce como yo creo que se debería, con el papel que tienen los parques en el sistema de innovación nacional". "Ahora vemos muchos parques en ciudades pequeñas dentro de sus entornos. Eso también es un elemento de valor. Los grandes parques están fuera de las ciudades".

"Si no somos capaces de acompañar con infraestructuras y movilidad, tenemos claro que el modelo puede morir de éxito".

Cómo afectará el teletrabajo

Hace unos meses el CMO global de WeWork, el español Roger Solé, imaginaba cómo sería la vuelta a la oficina tras la pandemia. En una entrevista con Business Insider España, Solé imaginaba que las oficinas se fragmentarían y llegarían a los barrios de las ciudades, para estar más cerca de las viviendas de los empleados.

BBVA, Danone, Repsol o Huawei ya han explicado en esta cabecera cómo volverán a la oficina tras año y medio de crisis sanitaria y los espacios de trabajo flexibles parece que han llegado para quedarse.

"Con la pandemia ha pasado una cosa espectacular. El PTA se vació y menos las empresas industriales, todos pasaron a teletrabajar. Tenemos teletrabajando a 18.000 personas. Sufrieron mucho las empresas de servicios. Este cambio sustancial se quedará, pero no como hasta ahora", considera Romera.

Espacios flexibles, sistemas para reservar mesa y un modelo híbrido que ha llegado para quedarse: así se las están arreglando BBVA, Danone, Repsol o Huawei para volver a la oficina tras la pandemia

"Hay gente que sigue en su casa y veo que grandes empresas no tienen todavía claro qué va a pasar. Cuando surge la pandemia grandes multinacionales como Google, Facebook y otras mandan a todo el mundo a casa. Ahora muchos están mandando a todo el mundo a la oficina", continúa.

Romera cree que el teletrabajo continuará pero con un modelo mixto. 2 o 3 días de teletrabajo y 2 o3 días en la oficina cada semana. "Las empresas se han dado cuenta de que al tener a todo el mundo en casa se pierden muchas cosas propias de las relaciones humanas. Si estás todo el día haciendo videollamadas puedes ser muy productivo, pero las empresas necesitan cierta unidad donde relacionarse".

"Que las oficinas vayan a los barrios puede ser. Pero yo no lo veo así. El modelo cambiará, pero el Parque seguirá siendo ese lugar de encuentro".

Otros artículos interesantes:

España es el país de Europa que más barreras pone a la competencia favoreciendo a sus eléctricas predominantes

Las aerolíneas prevén un repunte de los viajes de negocios porque los ejecutivos están cansados de las videollamadas

Apple se suma a Google, Facebook y Amazon en la pugna por controlar el mercado publicitario a través de sus nuevas herramientas de privacidad

Te recomendamos

Y además