Que las tecnológicas apuesten por tu ciudad no siempre es bueno: el modelo de Málaga abre la puerta a nuevos pelotazos urbanísticos, alertan expertos

Un autobús en Málaga junto al Pompidou.
Un autobús en Málaga junto al Pompidou.

REUTERS/Jon Nazca

  • En los últimos meses firmas como Google o Vodafone han anunciado la apertura de nuevos centros en Málaga, que quiere ser el Silicon Valley andaluz. Pero hay una cara B.
  • "El modelo contemporáneo de tecnológicas es inmobiliario y gentrificador: buscan suelo urbano consolidado", advierte un arquitecto malagueño.
  • Los especialistas valoran positivamente que la ciudad atraiga a las tecnológicas, pero alertan de recalificaciones urbanísticas si no se dibuja un modelo sostenible de ciudad.
  • "Muchos de estos anuncios pueden beneficiar a intereses privados o esconder operaciones urbanísticas especulativas", señala una concejala de la oposición.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Google o Vodafone han apostado por Málaga para ubicar allí nuevos centros de excelencia o sedes tecnológicas. El Ayuntamiento de la ciudad lleva tiempo impulsando la marca Málaga Valley, en analogía con el mítico Silicon Valley californiano.

El mensaje cala en los medios, pero en realidad no es nuevo. Los titulares se suceden uno tras otro: "El Silicon Valley del sur se está construyendo en Málaga", "La Málaga tecnológica seduce a las multinacionales", "Málaga y Alicante irrumpen en el sector tecnológico" o, saliendo de Málaga, "Madrid Valley: ¿una capital tecnológica sin playa?".

Basta remontarse 15 años atrás para darse cuenta que esta idea ya estaba sembrada. En el caso malagueño, el buen clima, sus atractivos turísticos (hosteleros), la cercanía del aeropuerto y la calidad de vida son factores determinantes para que las administraciones consideren que la ciudad andaluza puede ser un catalizador de talento tecnológico.

Ahora, el Ayuntamiento que gobierna Francisco de la Torre (PP) impulsa la llamada Estrategia Internacional Málaga 2030, que diseñó hace exactamente un año y que pretende colocar a la ciudad andaluza como un referente atractivo en el mundo para vivir, trabajar e invertir. El objetivo es convertir a Málaga en la capital tecnológica de España.

Para entender esta estrategia, unos datos: el sector servicios representa el 82% de la riqueza de la provincia de Málaga, que vio cómo su PIB se redujo en 4.800 millones de euros el año pasado, haciendo añicos el crecimiento que la región había cosechado en los 3 años anteriores. La dependencia del turismo ha hecho que Málaga se resienta más que otras provincias durante la pandemia.

La intención de Málaga de apostarlo todo a la industria tecnológica no es nueva. Durante la década pasada, el foco estuvo en los museos. La ciudad logró atraer una sede del Pompidou, del Museo Ruso de San Petersburgo y del Thyssen. Suma ya cerca de 40 espacios expositivos. Ahora, tras la pandemia, la capital de la Costa del Sol busca nuevas oportunidades.

El Ayuntamiento puso en marcha a través de la empresa municipal de fomento, Promálaga, una iniciativa llamada WorkBay, con la intención de atraer a teletrabajadores de todo el mundo. Pero urbanistas especializados en procesos de gentrificación y autores del libro First We Take Manhattan: La destrucción creativa de las ciudades(Catarata)advirtieron en Business Insider España los riesgos que iniciativas como esa conllevaban.

El plan de España para atraer teletrabajadores tiene fisuras: favorecerá más gentrificación y seguirá siendo una economía "rehén", critican estos expertos urbanistas

De la misma manera, la proliferación de espacios de incubación de empresas, así como el crecimiento del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA, ubicado a las afueras de la ciudad, en Campanillas), hacen que la apuesta de Málaga por la economía digital y la industria tecnológica sea, en apariencia, decidida.

Ahora, ante la idea de que más y más tecnológicas nacionales e internacionales sigan desembarcando en Málaga, la pregunta es obligada. ¿La ciudad está preparada? ¿Están las administraciones españolas capacitadas para ordenar los territorios ante esta singularidad? ¿El Parque Tecnológico malagueño será uno de esos catalizadores? ¿Se puede estar creando una burbuja?

Ni startups ni grandes empresas: nadie se va al Parque Tecnológico

El Parque Tecnológico de Andalucía, en Campanillas (Málaga).

Un funcionario municipal hace estas precisiones a Business Insider España con la condición de no revelar su nombre. Los proyectos de Málaga se hacen "en el día a día", pero no hay "planificación". "No la hay a 20 años, nadie se pregunta cómo será Málaga entonces". El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), la máxima norma que determina cómo será una ciudad, es de 2011.

"La ciudad necesita cada día más espacios verdes. Deberíamos estar pensando en cómo Málaga será en 30 años. Cómo nos moveremos, con qué tipo de vehículos. El coche va a desaparecer". El Parque Tecnológico de Andalucía está a 15 kilómetros del centro. La única forma de llegar allí es en autobús municipal o con el coche. Los atascos son frecuentes. "El modelo del PTA está agotado".

La Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE) es la patronal de estos espacios. Su presidente, Felipe Romera, es el director del PTA malagueño. Business Insider España se puso en contacto con la institución para recabar su opinión, pero al cierre de este reportaje no había obtenido respuesta. En su informe de 2019, se refleja un descenso del 0,3% en el número de empresas instaladas en los más de 60 parques tecnológicos asociados a la APTE, que ascienden a 8.130.

Rocío Heredero trabaja en Google desde Málaga como especialista en ciberseguridad y no tiene el grado universitario: "Ellos apuestan más por habilidades que por títulos"

A pesar de que Málaga logra "seducir" a las grandes tecnológicas, lo cierto es que pocas optan por el PTA. El nuevo centro de excelencia de ciberseguridad de Google, por ejemplo, se ubicará en el Paseo de la Farola, cerca de zonas comerciales como el Muelle Uno, en suelo portuario. El nuevo centro europeo de I+D+i de Vodafone podría ir a Campanillas, al PTA, pero la empresa avanzó a La Opinión de Málagaque esa decisión no estaba tomada y que serían ellos quienes elegirían la ubicación.

Ni los que vienen de fuera ni los que crecen en casa. Las tecnológicas malagueñas que despuntan desde hace años como Uptodown, Freepik o BeSoccer apuestan por otros entornos. Por ejemplo, la primera tiene sus oficinas en una calle cercana a la Alameda Principal, una de las principales arterias del centro. Freepik trasladó su cuartel general en 2019 a un bloque al lado de la estación de tren.

BeSoccer, por su parte, acaba de mudarse a un polígono comercial del oeste de Málaga. Su CEO, Manuel Heredia, reconocía al diario Surque en el entorno urbano de Málaga faltan oficinas de calidad. "Empecé buscando por el centro, vi algún edificio, pero ni por precio ni por estado nos cuadraba".

Uptodown, la tienda de aplicaciones malagueña con 130 millones de usuarios al mes y beneficios, salta a la distribución de videojuegos: "Podemos hacerles llegar a mercados a los que no llegan con Google"

ElevenPaths, como se conocía a la división de ciberseguridad de Telefónica ?ahora Telefónica Tech?, tiene una oficina en Málaga. Una oficina que el hacker español Sergio de los Santos mantuvo en la barriada de Teatinos, cerca del principal campus de la universidad.

El modelo del PTA, agotado 30 años después

El economista e investigador de la Universidad de Málaga (UMA), Ricardo Urrestarazu, incide en la idea: "El PTA está lejos y todavía no tiene conexión en metro o tranvía; solo se puede acceder por carretera". 

El abogado urbanista y asesor de políticas urbanas Iñigo Maguregi fue director de Suelo y Urbanismo del País Vasco entre 2001 y 2009. Es conocido por su blog, Urbaniker. Y destaca a Business Insider España que lo que ocurre con el Parque Tecnológico de Málaga es exactamente igual a lo que sucede con el Parque Científico y Tecnológico de Zamudio, en Vizcaya.

"También aquí hubo una moda de parques tecnológicos que se llevaban a las afueras de la ciudad: se reclamaba que tuvieran un entorno natural amable. A día de hoy, eso supone mover todos los días 6.000 trabajadores de Bilbao hacia las afueras y tiene una mala comunicación. Unos 4.000 coches diarios", resalta. "En los 80 ese modelo estaba de moda, nadie hablaba de movilidad sostenible. Hoy eso nos parece una barbaridad".

El pan más caro del mundo es una hogaza de 1.480 euros que se hace en un pueblo de Málaga de menos de 800 habitantes y ha aumentado sus ventas en plena pandemia

Vicente Seguí es el presidente de la Asociación de Estudios Urbanísticos y Territoriales Teatinos, una entidad que reúne a 150 profesionales del urbanismo en la capital malagueña. Participó en la elaboración del PGOU de Málaga que arrancó a finales de los 70. También tiene una opinión sobre los desafíos y riesgos que tiene la llegada incontrolada de multinacionales y grandes compañías a Málaga.

Seguí se refiere al Parque Tecnológico de Andalucía como "una nave nodriza" que se construyó "hace muchos años, en un momento en el que todavía no se percibía lo que podría venir hoy. ¿Necesita el PTA volver a replantearse? ¿Encontrar nuevas posiciones? Evidentemente. Necesita una posición más de futuro".

A juicio del presidente de este foro urbanista, el PTA necesita 3 cosas: mejores comunicaciones (con la llegada por ejemplo de un metro ligero), una ampliación y más servicios. "Llegan 20.000 o 30.000 personas y no tienen ningún servicio. Resulta anómalo". Pero matiza: "¿Queremos que crezca mucho la nave nodriza? Eso sería un error".

Buscar nuevos espacios

En su lugar, plantea crear "otras naves nodrizas". El aeropuerto, el campus de Teatinos y el PTA han conformado lo que se ha venido en conocer como el "triángulo del conocimiento". Sin embargo, la posibilidad de que el PTA se quede corto ante esta nueva oportunidad para Málaga empuja al foro de urbanistas a proponer nuevos espacios.

Por ejemplo, el campus universitario de El Ejido, en pleno centro de Málaga: se ha vaciado de facultades que se han trasladado a la ampliación del nuevo campus en Teatinos. "Por qué no llenarlo de otros espacios con carácter creativo e innovador", plantea Seguí, que también esboza otros emplazamientos como "la ciudad portuaria", "la ciudad aeroportuaria" e incluso parte de la parcela de los antiguos terrenos de Repsol.

En este mapa puedes ver algunas de sus propuestas, además de las ubicaciones en la ampliación de Teatinos en la que el PTA ya ha rubricado acuerdos con la Universidad de Málaga en el despliegue y construcción de nuevos edificios de un nuevo Parque Empresarial Tecnológico PTA-UMA. 

Sergio Reyes es geógrafo por la Universidad de Málaga y también forma parte de una plataforma ciudadana que defiende la construcción de un enorme pulmón verde en la parcela que perteneció a Repsol, el Bosque Urbano de Málaga. La parcela está bajo la servidumbre de 2 distritos de Málaga, Cruz de Humilladero y Carretera de Cádiz, que están "entre los más densamente poblados de Europa".

Ante la idea de que tecnológicas acaben alojándose en las torres que el Ayuntamiento ha proyectado el entorno, Reyes es tajante: "Los trabajadores tecnológicos que lleguen a Málaga creo que querrán afincarse en una ciudad con una calidad ambiental de la que actualmente la ciudad carece". También enfatiza que el planeamiento debe ser "más participativo; no se puede quedar en los estudios y en la Gerencia de Urbanismo: tiene que salir a la calle y preguntarle a la gente".

Con todo, Reyes, al igual que muchos de los especialistas consultados por Business Insider España, considera que es una buena noticia que lleguen tecnológicas a la ciudad: "Se apuesta por otro perfil laboral y por otro perfil de empresas. No se pueden poner todos los huevos en la cesta del turismo y la cultura".

Málaga, entre el cortoplacismo y la pérdida de oportunidades

Espetos preparándose en Málaga.

"Málaga tuvo 2 suertes inmensas. Una es que hizo el PTA en un momento en el que nadie lo hacía. Otra es que tiene unas condiciones naturales propias muy atractivas", reflexiona Seguí, al que le preocupa una cosa: la ciudad se tiene que reconvertir "más allá del turismo". El turismo ha regado la economía local "por inundación".

"Pero en el siglo XXI ya nadie riega por inundación, se riega de forma inteligente, por goteo".

Si la dependencia del turismo continúa, la población seguirá siendo "camarera y esa riqueza no se distribuye, se la quedan determinadas entidades empresariales", recuerda. "El resto de los ciudadanos no dejan de ser camareros poco formados. Se usa mucho la palabra reconversión. Yo creo que es más una cuestión de inteligencia y creatividad".

De programar videojuegos con 10 años a ser el cerebro de la ciberseguridad de Google desde Málaga: así ha sido la trayectoria de Bernardo Quintero

Pero es una cuestión con riesgos: "Necesitamos tocar el Plan General de Ordenación Urbana. Hay que cambiar usos de solares, porque son monofuncionales y solo permiten oficinas". Y el cortoplacismo es un peligro. Málaga quiere imaginar su futuro hasta 2030, pero de momento es solo un elemento discursivo, una proyección.

"Estamos perdiendo trenes de oportunidad importantes. Las empresas llegan pero, si no somos capaces de darles un discurso multidiverso, buscarán otro sitio". Los nuevos trabajadores no quieren coger el coche para ir a trabajar, quieren espacios verdes, quieren salir a correr, quieren comodidades. No pasar la mañana en un atasco en la autopista.

En los mismos términos se expresa Remedios Ramos. Ramos es la portavoz adjunta del grupo municipal Adelante Málaga, la coalición andaluza de Izquierda Unida y Podemos. También es la responsable del grupo de asuntos de movilidad y urbanismo. En declaraciones a Business Insider España destaca que ven "positivo" que "determinados proyectos e inversiones vengan a Málaga".

Sin embargo, dudan de que sea "como resultado de una planificación a largo plazo y una acción coordinada del equipo de Gobierno". "[El Ayuntamiento] usa un discurso grandilocuente y faraónico que es muy atractivo, así hemos escuchado demasiados anuncios de proyectos fallidos e inversiones que luego se quedan en el aire".

"En el fondo, el problema es que no hay modelo de ciudad y la acción de Gobierno se caracteriza por la improvisación o, lo que es peor, muchas de estos grandes anuncios pueden beneficiar a intereses privados o esconder operaciones urbanísticas especulativas".

Ramos incide: "Prueba de ello es que no se cuidan lo suficiente lo que podrían ser polos de atracción para inversiones verdaderamente productivas, ya sea el Parque Tecnológico de Andalucía, con dificultades de acceso" o el propio Puerto, "que se quiere derivar en residencial y hotelero-hostelero privatizando el espacio público portuario y construyendo un rascacielos".

"El modelo vuelve a ser inmobiliario"

Fernando Ramos es un arquitecto afincado en Málaga. Su discurso sobre la llegada de tecnológicas a Málaga está muy afilado. "¿Qué es una empresa tecnológica? Porque al final parece que son un cajón de sastre donde lo que cuenta es la creación de un marco que desparrama bendiciones sobre cualquier compañía que se ligue vagamente a esa idea", dispara.

"Primero habría que ver quién es la gente que está detrás de estas empresas porque, si crea un marco que nos afecta a todos en el modelo de ciudad, deberíamos saber con quién estamos jugando la partida".

"Ahora los anuncios se van sucediendo en cascada pero ninguno termina de aterrizar. En Málaga se da la impresión de que vamos acumulando cadáveres industriales de sucesivas generaciones sin que a ninguno de ellos podamos darle un nuevo uso o aquel que estaba previsto", continúa. En concreto, el arquitecto se refiere a diversas antiguas fábricas "desparramadas por el oeste de la ciudad" que se han quedado vacías.

La inteligencia artificial ya es capaz de detectar la gentrificación con imágenes de Google Street View antes de que ocurra

Así, Fernando Ramos cree que "la retahíla que se ve en las noticias" sobre el impulso de firmas como Freepik, VirusTotal o BeSoccer, estando "cada una en un punto distinto de la ciudad con oficinas repartidas y con teletrabajadores", al final es "bastante más difuso y volátil de lo que se presenta" a la hora de vincular esas inversiones "con ese ecosistema ciudad del que tanto se habla".

"El modelo de ciudad se ha ido devaluando, desdibujando. Tener una estrategia sostenible de modelo de ciudad tal y como se fijó en los 80 no se ha vuelto a ver". Ahora, Ramos espera que muchos de los anunciados desembarcos de tecnológicas en la ciudad se acaben convirtiendo "en un ramillete de convenios". Un proyecto de ciudad elaborado "a parches, ya estamos viendo que cada nuevo proyecto estrella es una nueva ocurrencia".

Mientras tanto, "seguimos discutiendo si al PTA pondremos un carril bus o si se hacen rotondas, como si acabáramos de salir del desarrollismo".

En definitiva, a juicio de Ramos, el modelo contemporáneo "de las tecnológicas cool" es "inmobiliario y gentrificador. Buscan suelo urbano consolidado, considerando el bien inmueble como activo de la empresa". Con él coincide Ricardo Urrestarazu, el economista de la UMA: "Algunas de estas firmas ven sus sedes como parte de la imagen de la empresa, por eso hacen incluso edificios singulares en espacios urbanos con gran visibilidad".

Gentrificación: cuando la ciudad la diseñan las tecnológicas

Logos de redes sociales en un escaparate de Málaga.

Málaga sirve de paradigma precisamente por su éxito. Si el "Silicon Valley andaluz" corre un riesgo, es el de ser otro mero "modelo de desarrollo inmobiliario".

Iñigo Maguregi, el abogado urbanista de Bilbao, lo explica así: "Se supone que los proyectos de ciudad se tienen que incorporar en los planes de urbanismo. Pero normalmente no es así, porque esos proyectos surgen dónde y cómo surgen", lamenta. "Al final una firma como Google llega y dice que quiere ubicarse en un solar. Y le dices que ahí iba un parque. Al final tendrás que poner el parque en otro sitio".

"Se abren los planes, se modifican, lo que haga falta. ¿Es lógico? No. Estas empresas vienen y te plantean determinadas condiciones. Es muy difícil acertar con un plan de urbanismo. Lo que hay que hacer es establecer un marco en torno al cual todo esto se tenga que suturar. Un marco democrático. Un marco en el que participe la gente". Al final, zanja, muchas administraciones locales ceden bajo el mantra de que estas empresas "traen empleo".

"Si nuestros representantes públicos se pliegan a los intereses de las grandes empresas, nosotros, como ciudadanos, salimos perdiendo. Es un riesgo. Los planes de urbanismo obedecen al interés general. Pero se ha identificado con demasiada frecuencia que el interés particular de compañías tractoras de inversión sean interés general". 

El ocaso de la smart city española: qué ha sido de los proyectos que brillaron antes de la crisis económica

Maguregi rescata un dicho muy habitual en el urbanismo. Los planes de urbanismo son como telarañas, porque las pequeñas empresas se quedan atrapadas en ella, como si fuesen insectos. Pero las grandes multinacionales, como Google, Amazon, Facebook o Apple, las rompen con facilidad. Como si fuesen pájaros.

Por su parte, el economista Urrestarazu vaticina "un encarecimiento de la vivienda". En abril de 2019, The Guardian detallaba en este reportaje cómo la forma en la que Facebook, Google o Amazon estaban expandiendo sus oficinas y campus estaba provocando que muchas familias se vieran en la calle al no poder asumir la subida de los alquileres. "No solo han colonizado internet", advertía el medio británico.

"Ha ocurrido en otras ciudades europeas donde se ha dado este fenómeno, como Londres, Berlín, Amsterdam, Barcelona, Dublín, o Madrid. Esta subida de precios producirá un fenómeno de gentrificación con total seguridad, se seguirá produciendo un proceso de división de la ciudad en clases sociales por barrios".

Business Insider España se puso en contacto con el Colegio de Arquitectos de Málaga y con el Ayuntamiento de Málaga para recabar su opinión para este reportaje. No ha obtenido respuesta. La Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía se ha comprometido a remitir una valoración. Este artículo se actualizará cuando se reciba.

Otros artículos interesantes:

Por qué no hay empresas tecnológicas europeas líderes a nivel mundial: publicidad, inversión o la gestión del talento marcan la diferencia, según los expertos

Las startups españolas han recibido 2.200 millones de euros en financiación durante los 6 primeros meses de 2021, doblando todo el capital invertido en 2020

El nuevo proyecto de Silicon Valley español está en Málaga: así quiere liderar el sector tecnológico la ciudad andaluza

Te recomendamos