Pasar al contenido principal

'Géminis' se ha grabado con una tecnología tan avanzada que no hay cines ni en España ni en EE. UU. que pueda proyectarla tal y como se rodó

Will Smith, en Géminis.
Will Smith, en Géminis. Paramount
  • El oscarizado director de Géminis, Ang Lee, ha hecho una película tan avanzada tecnológicamente que no hay cines ni en EEUU ni en España que la puedan proyectar tal y como se rodó.
  • Lee grabó su película con la tecnología HFR: la imagen arroja 120 fotogramas por segundo, lo que le da a la cinta una sensación muy peculiar. Lee quiere que los cines proyecten la película respetando el framerate, en un proyector 4K y en 3D.
  • No hay cines en España ni en los EEUU que puedan conjugar estas tres tecnologías. Lo más cercano son proyectores a 120 FPS y 3D, pero con una resolución 2K, disponible en 14 salas estadounidenses.
  • "Te tienes que preguntar, ¿pagaré más por una experiencia porque simplemente es innovadora?". El propietario de una sala de cine que proyecta Géminis a una velocidad de fotogramas más alta considera que todavía "no estamos en ese punto".
  • La situación ha presionado a varias salas de cine. Un trabajador de una cadena de cines explica a Business Insider que el proyector tuvo que lidiar con que la película se bloqueaba durante las pruebas antes de su proyección ante el público.
  • "Pero todo esto se superará, siempre y cuando exista una demanda real de ver películas con este formato", explica Russell Vannorsdel, el vicepresidente de Fridley Theatres, una cadena de cines con sede en Iowa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El director Ang Lee está decidido: quiere crear nuevas experiencias en sus películas. Aunque todavía sea imposible.

De hecho, Lee, dos veces ganador de un premio Oscar a mejor director —La Vida de Pi y Brokeback Mountain—, afronta un nuevo desafío: conseguir que tanto el público como Hollywood aprecien las películas con las tasas de fotogramas más altas. O al menos, que las aprecien tanto como él.

El cine son varias imágenes estáticas —cuadros, frames o fotogramas— proyectándose una detrás de otra. Las películas convencionales tienen una tasa de 24 fotogramas por segundo. Pero Géminis, la última película de Lee, es ultrarealista: su tasa de fotogramas es de 120 por segundo. También rodó con herramientas digitales y en 3D.

Leer más: El Will Smith de 'Géminis' está rompiendo todas las reglas de la animación y podría ser el futuro de Hollywood

Estas circunstancias pueden sonar como algo estupendo para el público. Pero en realidad conllevan un desafío aun mayor para la industria. De hecho, ni una sola sala en los EEUU puede proyectar Géminis tal y como la rodó y querría su director: a 120 fotogramas por segundo —FPS—, a resolución 4K y en 3D.

Tampoco en España: hay cadenas que ofrecen hasta 48 fotogramas por segundo, y todavía pocas pantallas 4K en todo el país.

No es la primera vez que Lee se ve en una situación como esta. Su última película, Billy Lynn, se estrenó en 2016 y también se rodó a 120 FPS y no se pudo proyecctar en 4K y 3D porque —como ocurre hoy— no hay cines en los EEUU que combinen estas tres características.

Will Smith, en Géminis.
Paramount

La pregunta es obligada: si los cines no cuentan con la tecnología suficiente para proyectar las películas de Lee tal y como él querría: ¿por qué sigue filmando así?

"Mi sueño es esperar que la película salga rentable y otros directores se sumen e intentemos desarrollar estas técnicas", explica Lee a Collider.

Por ahora, Lee es un soñador solitario. Las salas de cine, por su parte, no parece que le vayan a echar una mano por el momento.

Además de verla en una tasa de fotogramas convencional —24 FPS—, muchas salas de cine están dando la opción de ver Géminis a 60 FPS y en 3D. Es, desde luego, algo más que ver una película convencional. Pero tampoco supera el desafío de proyectar a 120 FPS.

Leer más: 5 cosas con las que transformarás tu casa en una sala de cine por menos de 200 euros

Solo catorce cines en los Estados Unidos pueden ofrecer una experiencia lo más parecida posible a la que desea Lee. Todas son salas de AMC, una franquicia que tiene proyectores 3D con resoluciones 2K y 120 FPS.

"Al final del día nos tenemos que preguntar: ¿va un espectador a pagar más por esta experiencia por el simple hecho de que sea innovadora?". Quien habla es el propietario de una de las salas que proyecta Géminis con tecnología HFR. Lo hace de forma anónima. Considera que "todavía no hemos llegado a ese punto".

También existe una gran presión en las salas de cine que dan la película. Una persona vinculada a una gran franquicia de salas con una alta tasa de fotogramas explicó a Business Insider que la persona encargada del proyector tuvo que lidiar con los problemas que causaba la cinta: se bloqueó en varias ocasiones mientras hacía pruebas con ella.

Russell Vannorsdel, el vicepresidente de Fridley Theatres, una cadena de cines de Iowa, dijo que los problemas con la versión a 60 FPS que se proyectarían fueron mínimos. Pero también defendió que se podía imaginar lo difícil que podía ser proyectar Géminis de la forma en la que Lee querría.

"Si hablamos de una película a 120 FPS, 4K y 3D, estamos hablando de un archivo muy grande, y la reproducción puede ser un gran desafío por esas circunstancias y por cuestiones de almacenamiento", detalla Vannorsdel. "Pero todas esas cosas se podrán superar, asumiendo que habrá una demanda real de este tipo de formato y forma de ver películas".

Leer más: Las 6 mejores películas que están por llegar en lo que queda de 2019

¿Recuerdas cómo Avatar de James Cameron volvió a popularizar el cine en 3D? Lo mismo tendrá que pasar con el tema de las tasas de fotogramas. Y por ahora, Lee no se da por vencido.

Ang Lee y Smith, en el rodaje de Géminis.
Ang Lee y Smith, en el rodaje de Géminis. Paramount

"Siempre es difícil que un desarrollo tecnológico se convierta en un éxito de taquilla", explica el analista de Comscore, Paul Dergarabedian, a Business Insider. "Los propietarios de las salas quieren películas rentables. No creo que nadie decida su cartelera por ninguna tecnología en particular. Es la película lo que vende. La cuestión, de hecho, es: ¿de qué va la película?".

Sin embargo es probable que Lee acabe encontrando ayuda en su odisea. James Cameron dijo hace años que planea hacer la secuela de Avatar con una tasa alta de fotogramas. Pero por ahora, las salas no esperan una calidad de imagen increíblemente nítida para contentar a las masas.

"A mí me parece que todavía nos queda un largo camino", explica Vannorsdel.

Y además