El 40% de tu felicidad se debe a tu genética, el resto se reduce a estos 3 componentes principales

JGI/Jamie Grill

Getty Images

  • Tus genes determinarían el 40% de tu capacidad para ser feliz, mientras que el porcentaje restante radicaría en el estilo de vida y otros factores ambientales que puedes controlar, según la psicoterapeuta Susan Zinn.
  • Los 3 componentes principales de la felicidad son: la satisfacción con la vida, sentirse involucrado en las actividades diarias y sentir que tiene un propósito, aunque puedes aumentar ese estado con acciones como el ejercicio, salir a la naturaleza o el voluntariado.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Algunas personas parecen nacer con una disposición mayor a experimentar felicidad de forma más despreocupada que otras, y parte de esa sensación de bienestar puede deberse a tus genes.

"Tus genes constituyen aproximadamente el 40% de tu capacidad para ser feliz", dice la psicoterapeuta Susan Zinn. Sin embargo eso no quiere decir que si no naces con esos genes estés destinado a ser un infeliz.

"Es completamente posible reconfigurar nuestros cerebros para alcanzar la felicidad, porque el otro 60% se reduce al estilo de vida y otros factores ambientales", apunta Zinn.

Además, la psicoterapeuta explica que la felicidad está determinada por 3 componentes: la satisfacción de vida, es decir, las emociones positivas basadas en experiencias pasadas, presentes y futuras, sentirte comprometido con lo que haces a diario y tener un sentido o propósito de vida, sentir que lo que haces en la vida es importante.

El gen de la felicidad

Pero, ¿podría la felicidad estar relacionada con cuestiones genéticas?

Las investigaciones indican que el ser humano puede heredar muchos rasgos, incluido el optimismo, la autoestima y la felicidad. Según esa lógica, sí, hay genes que pueden generar una predisposición a ser más feliz.

Por ejemplo, un estudio de 2011 encontró evidencia prometedora de que las personas con un gen llamado 5-HTTLPR experimentaban una mayor satisfacción con la vida en general.

10 hábitos de las personas que siempre caen bien a todo el mundo.

Además, otra proyecto en 2016 consiguió relacionar formalmente la felicidad con la genética involucrando el ADN de casi 300.000 personas. Los resultados evidenciaron 3 variantes genéticas específicas asociadas con el bienestar.

¿Se puede aprender a ser más feliz?

Dejando a un lado los genes, sí que existen formas en las que puedes aprender a ser más feliz, incluso en tiempos difíciles.

"Ser feliz es una opción", dice Zinn. "No es diferente a decidir qué ponerse o qué comida pedir. Cuando se trata de felicidad, podemos hacer mucho al respecto".

Una forma de lograr un estado de felicidad mayor es dejar de lado la búsqueda del perfeccionismo que se enfoca solo en el objetivo final del éxito. Vincular la felicidad con el perfeccionismo y el éxito es común en muchas culturas como la estadounidense, pero te lleva a concentrarte en llegar a la cima en lugar de disfrutar del viaje.

Sin embargo, existen muchos otros factores que pueden ayudarte, como hacerte voluntario. Según una investigación, hacer algo por los demás puede hacerte sentir bien y ni siquiera tienes que hacerlo de forma regular y comprometida, basta con pequeñas acciones como conseguir comida para alguien que lo necesite.

14 cosas que puedes hacer para ser más feliz, según la ciencia.

Además, como era de esperar, el ejercicio y la nutrición juegan un papel importantísimo, pues el movimiento ayuda a liberar la dopamina, una sustancia química que te hace sentir bien y una dieta saludable podría tener un efecto enorme en la autoconfianza y la salud, generando felicidad.

Por regla genera, las pautas federales actuales recomiendan 150 minutos de actividad física moderada a la semana, es decir, 30 minutos 5 días a la semana, mientras que si quieres saber qué dieta puede mejorar tu estado de ánimo, la dieta DASH y la mediterránea son muy recomendadas por los nutricionistas.

Otra acción que puedes hacer para ser más feliz es rodearte de naturaleza. La naturaleza te ayuda a sentirte humilde por la simpleza de lo que te rodea, reduce el estrés y te conecta con el mundo.

En esa línea, es importante mostrar siempre gratitud y bondad, y para conseguirlo Zinn explica que puedes ir apuntando todos los gestos amables que hayas tenido con otras personas en una libreta y al final de cada semana tienes que leerlos en voz alta.

Por qué el ser humano no está diseñado para ser feliz, según la ciencia.

La risa también es un factor determinante, pues las personas que pueden tomarse las cosas con humor incluso en las circunstancias más oscuras o locas son más felices.

Finalmente, la meditación, la religión, creer en un poder o conexión superior pueden contribuir a darle un mayor sentido o propósito a tu vida.

Aunque la investigación sugiere que la felicidad se hereda hasta cierto punto, no está limitada en su totalidad al ADN, pues al fin y al cabo la capacidad de sentirse feliz requiere práctica y se puede lograr con la mentalidad adecuada.

El voluntariado, el ejercicio, la naturaleza y la atención a las prácticas de gratitud son solo algunas de las cosas que puedes hacer para aumentar el nivel de satisfacción con la vida en general, de tu bienestar y, en última instancia, de felicidad.

Otros artículos interesantes:

Por qué el ser humano no está diseñado para ser feliz, según la ciencia

14 cosas que puedes hacer para ser más feliz, según la ciencia

10 hábitos de las personas que siempre caen bien a todo el mundo