Pasar al contenido principal

Los gestores de fondos apuestan contra las bolsas europeas y recomiendan centrarse en los mercados emergentes

Varios traders en la bolsa de Nueva York.
Reuters
  • Bank of America Merrill Lynch desvela que la asignación de acciones en cartera de los gestores se redujo a su nivel más bajo desde septiembre de 2016.
  • Únicamente el 3% opta por sobreponderar acciones europeas en sus carteras, lo cual supone 3 puntos menos que en febrero.
  • Los emergentes se mantienen como los que más apetito generan, debido a que el porcentaje de profesionales que apuesta por la compra de estas acciones es del 40%.

Si hay unos datos que siguen los inversores de cerca es el posicionamiento que toman los gestores de fondos de inversión, a medida que se producen acontecimientos en el tablero de la actualidad. Sus decisiones son tomadas como ejemplo por parte de muchos operadores y de ahí sus movimientos pueden acabar siendo replicados por usuarios minoristas

En un esquema en el que la indefinición está siendo una de las señas de identidad del mercado, los gestores están mostrando sus cartas en unas decisiones en las que se deduce una anticipación ante posibles tormentas bursátiles. Sobre todo, en los mercados europeos, en los que Italia ya ha entrado en recesión y Alemania está en plena desaceleración. 

Es por eso por lo que la última encuesta desarrollada por Bank of America Merrill Lynch desvela que la asignación de acciones en cartera de los gestores se redujo a su nivel más bajo desde septiembre de 2016. En este sentido, las más penalizadas serían los valores europeos por ese miedo al enfriamiento de la economía, que acumulan mayores recomendaciones bajistas.

Leer más: Estos son los sectores de la economía española que más se juegan con el Brexit, según el Banco de España

De hecho, únicamente el 3% opta por sobreponderar acciones europeas en sus carteras, lo cual supone 3 puntos menos que en febrero y unos datos que no se veían desde septiembre de 2016. Por tanto, se deduce que muchos han aprovechado las subidas de las bolsas para realizar la recogida de beneficios. 

Centrándose en las bolsas de todo el mundo en las que los gestores siguen considerando que presentan potencial, los emergentes se mantienen como los que más apetito generan, debido a que el porcentaje de profesionales que apuesta por la compra de estas acciones es del 40%.

Se trata del dato más alto desde abril de 2018. Al mismo tiempo la calificación más baja es para la renta variable de Reino Unido Europa. Tanto, que la inversión bajista en territorio europeo se alza como la alternativa en la que la mayor parte de los gestores se ponen de acuerdo. 

Leer más: Por qué el cannabis medicinal puede ser una ganga para invertir, pese a las subidas que ya ha acumulado en los mercados

Los emergentes ganan peso

Por el contrario, destaca por encima de todo que la región emergente sea dónde en el momento actual se encuentra más valor por parte de los profesionales, ya que los dos grandes riesgos que ven en el mercado son una desaceleración de la economía de China, que se ubica en el primer puesto de la clasificación, y la guerra comercial que en febrero era el mayor riesgo y ahora ha descendido a la segunda posición.

Dos catalizadores adversos que deberían afectar negativamente a estas regiones de hacerse efectivos.

Con todo, la caída de la preferencia por la renta variable no es la única categoría que desciende. Y es que los bonos y la liquidez también han mostrado retrocesos importantes. En el caso del primero, las recomendaciones de venta llegan hasta el 38% y, en el segundo, pierde del 44% al 40%. En este sentido, parece que la rotación hacia regiones que pueden ofrecer potencial por sus valoraciones es el aspecto más destacado por parte de los expertos.

En otro orden, los activos que han ganado más peso en las carteras de los gestores han sido el inmobiliario, donde el 6% del total recomienda comprar o sobreponderar. Es decir, un 5% más en comparación de la lectura anterior.

Por su parte, la infraponderación en materias primas desciende hasta el 2%. Un porcentaje prácticamente residual. 

Y además