El Gobierno empeora su previsión de crecimiento de la economía en 2023 en 6 décimas, hasta el 2,1% y mejora al 4,4% la de 2022

Nadia Calviño, vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital.
Nadia Calviño, vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Pool Moncloa/Fernando Calvo

Todo apunta a que la economía cerrará 2022 creciendo un poco más de lo esperado, pero el batacazollegará el año que viene.

El Gobierno se encamina a revisar sus previsiones de crecimiento del PIB en 2022 y 2023. En lugar de crecer un 4,3% este año, la economía se elevará algo más de lo esperado, hasta el 4,4%, según ha avanzado la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en una entrevista concedida a Bloomberg News

Se trata de una mejora de una décima, pero a cambio de un empeoramiento de 6 décimas en 2023. El año que viene, la economía crecerá bastante menos de lo previsto: un 2,1%, frente al 2,7% estimado inicialmente.

Todo iba bien hasta septiembre, incluso a pesar de encadenar varios meses con la inflación más elevada desde los años 80, y del estallido de la guerra en Ucrania. Pero a la vuelta de verano han llegado los nubarrones y el temor a un invierno en llamas.

"Vemos una fuerte actividad y creación de empleo, también en los ingresos fiscales, por lo que todo indica que la economía española, hasta septiembre, sigue creciendo con bastante fuerza", ha destacado la responsable económica del Gobierno.

 

A finales de julio el Gobierno mantuvo su previsión de crecimiento de la economía española en el 4,3% para este año, pero ya recortó ocho décimas su estimación para 2023, hasta el 2,7%, en un contexto de elevada incertidumbre por el impacto de la guerra en Ucrania y la escalada de precios, especialmente los de la energía.

La mayoría de los organismos nacionales e internacionales están revisando a la baja sus previsiones de España para 2023 y sitúan el crecimiento en el entorno del 2% o incluso inferior. Es el caso de la OCDE, que recientemente mejoró su previsión de crecimiento para España en 2022, pero recortó hasta el 1,5% la del año que viene. 

Ya hay también organismos como la Airef o BBVA Research que descuentan que empezaremos a ver las primeras caídas en el PIB en el tercer trimestre, a pesar de que coincide con los buenos datos de una temporada turística récord

Un pronóstico preocupante, teniendo en cuenta que no se espera que el cuarto trimestre evolucione mucho mejor, y que dos trimestres seguidos de contracción económica significarían que España entra en recesión.

Otros artículos interesantes:

12 gráficos que no has visto en décadas: la economía, de récord en récord

Un otoño en llamas ante el riesgo de recesión o la amenaza energética rusa: 6 desafíos económicos por resolver en los próximos meses

Qué va a pasar con la economía en el segundo semestre: las ganas de vivir un verano histórico impulsan el crecimiento, pero se avecina un invierno complicado

Te recomendamos