La polémica entre Facebook, Google y Australia abre un debate en todo el mundo que amenaza a las tecnológicas a pagar a los medios por contenidos

Varios periódicos en un quiosco de España
Reuters
  • La disputa en Australia entre la prensa, el Gobierno y las grandes tecnológicas abre la puerta a una nueva regulación en todo el mundo.
  • Países europeos como Francia ya avanzan en una legislación que obligue a las tecnológicas a pagar a los medios por las noticias que se enlazan.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La tormenta que han protagonizado grandes tecnológicas como Google y Facebook en Australia, a cuenta de una legislación que el país oceánico ha introducido para ayudar a los medios de comunicación, podría hacerse notar en el resto del mundo.

Australia introdujo una ley que obliga a las plataformas digitales a pagar a los medios de comunicación por los enlaces y contenidos que se difunden en sus servicios. Facebook, como respuesta, llegó a vetar durante días cualquier enlace de un medio australiano en la red social. Google, entre tanto, alcanzó un acuerdo editorial con el importante grupo editor News Corp. La multinacional del buscador ya había comprometido en anteriores ocasiones un programa de ayudas destinadas al sector editorial.

Finalmente Facebook levantó su veto, la ley en Australia prosperó, y las tecnológicas con presencia en el país oceánico suscribieron un nuevo código de conducta y buenas prácticas por iniciativa propia.

Pero eso no iba a quedar ahí.

Más allá de que el Tribunal Federal australiano dictaminó hace días que Google había engañado a sus usuarios a cuenta del rastreo de ubicaciones que hacen con sus dispositivos, el debate público sobre la industria periodística y las grandes tecnológicas no ha hecho más que empezar. Y sus ecos se podrían hacer notar en cualquier parte del mundo. También en Europa.

La agencia de protección de datos de Irlanda abre una investigación contra Facebook por la filtración de datos de 530 millones de sus usuarios

Varios eurodiputados reconocieron semanas atrás al Financial Times que se podría explorar desarrollar una legislación similar a la australiana en el Viejo Continente.

Ahora es la CNBC la que repasa cuáles son las principales iniciativas y acciones legales que están llevándose a cabo en varios puntos del globo con respecto a este asunto.

Europa o Canadá, los siguientes en moverse

En Europa, por ejemplo, Google ya ha suscrito un acuerdo con la patronal de los medios de comunicación franceses, entre los que se incluyen medios como Le Figaro o Le Monde. La compensación se tendrá que determinar, pero el gigante del buscador tendrá que negociar con la organización empresarial después de que la autoridad de la competencia gala así lo dictaminase.

"Queremos debatir con Google cuál es la mejor forma de cumplir lo que la autoridad de la competencia de Francia ha dicho", expuso Pierre Petillaut, director de esta entidad, la Alliance de la Presse d'Information Generale. Petillaut, en declaraciones a la CNBC, avanza que también se dirigirán a Microsoft.

El caso francés ha tenido lugar después de que el país haya transpuesto la directiva europea de copyright. En España, la CNBC recuerda cómo ya se introdujo lo que primeramente se conoció como tasa Google —que no se debe confundir con el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales que recibe el mismo nombre de forma popular—. 

En virtud de aquella 'tasa', agregadores de noticias como Menéame dejaron de poder publicar contenidos de los medios que forman parte de los principales de la AEDE, la principal patronal de medios generalistas del país. Google News, por ejemplo, cerró su servicio en el país. Sin embargo, El Independiente relataba hace unas semanas cómo aquella tasa —también conocida como el canon AEDE— no recaudó lo esperado.

En Canadá también se están produciendo movimientos similares, relata la propia CNBC. John Hinds, director ejecutivo de News Media Canada, la patronal del sector de periódicos en el país norteamericano, ha detallado a la emisora estadounidense que "hemos estado haciendo lobby por una legislación". Creen que el modelo australiano es "la manera más efectiva de salir adelante".

Y en ese sentido, incluso el ministro de Patrimonio canadiense, Steven Guilbeault, se ha comprometido a estudiar una posible legislación en ese sentido.

A pesar de estos movimientos, un análisis publicado en Business Insider incidía en que quizá esta no sería la solución para la industria periodística, en perpetua crisis.

Otros artículos interesantes:

Boombox, el proyecto secreto de Facebook y Spotify que cambiará la forma en la que miras las redes sociales

Facebook trata de subirse al carro de los contenidos de audio con píldoras de sonido, una plataforma de podcasts y salas de chat similares a Clubhouse

Facebook se une a Twitter y Microsoft en permitir que su plantilla pueda trabajar desde casa de forma indefinida