Pasar al contenido principal

Así ha cambiado de manos el capital en la bolsa española en los últimos 25 años

Bolsa de Madrid Ibex 35
Reuters
  • A cierre del año pasado, los no residentes controlaban el 48,1% de la capitalización bursátil de las empresas cotizadas españolas, dos puntos porcentuales más que el año anterior.
  • En la última década, los inversores internacionales han pasado de poseer el 38,5% del valor total de la bolsa española a ser propietarios de casi la mitad de la misma.
  • El control de las familias ha pasado del 22,8% en el año 1994 hasta el 17,2% a cierre del pasado ejercicio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si echamos la vista atrás vemos cómo todo lo que nos rodea ha cambiado. Desde los edificios, pasando por los coches, hasta la misma sociedad. Nada sigue igual. En este sentido, en el mundo de la inversión sucede exactamente lo mismo. No hay un inmovilismo de las tendencias, sino más bien todo lo contrario. 

Yéndonos al mundo de los mercados el resultado es exactamente el mismo. En los últimos 25 años los dueños de la bolsa han ido cambiando de manos progresivamente. El capital ya no está en manos de los mismos y hemos asistido a un proceso de internacionalización que cada vez avanza a un ritmomás frenético. 

Los inversores internacionales siguen confiando en la bolsa española. A cierre del año pasado, los no residentes controlaban el 48,1% de la capitalización bursátil de las empresas cotizadas españolas, dos puntos porcentuales más que el año anterior, según un último informe elaborado por el servicio de estudios de BME. 

Este dato supone un nuevo récord histórico. En la última década, los inversores internacionales han pasado de poseer el 38,5% del valor total de la Bolsa española a ser propietarios de casi la mitad de la misma. Los inversores no residentes han incrementado su participación en la tarta bursátil nacional en nueve de los últimos doce años, lo que “da muestra del creciente interés de las empresas cotizadas en España para el capital extranjero”, según analizan Domingo García y Javier Garrido, encargados de elaborar el informe. 

La mayor internacionalización de la actividad y la financiación de las cotizadas españolas, junto a la transparencia y competitividad de nuestro mercado de valores, pueden explicar buena parte de este fenómeno.

Leer más: Un Brexit duro podría llevar al Ibex 35 a "niveles preocupantes", según los expertos

Llama la atención cómo se ha pasado de un control de las familias, las administraciones públicas, las bancas y cajas, y los residentes, hacia un modelo en el que los inversores extranjeros controlan casi la mitad del capital cotizado en el parqué español. 

Esta evolución se ha visto con claridad y de manera progresiva. El control de las familias ha pasado del 22,8% en el año 1994 hasta el 17,2% a cierre del pasado ejercicio. Igualmente, las administraciones públicas poseían el 13,8% y ahora únicamente disponen del 3,3%. Los bancos y cajas, por su parte, acaparaban el 15,1%, mientras que ahora solo tienen el 3%. Una dinámica que ha llevado a una internacionalización sin paliativos.

Distribución de las acciones de las empresas cotizadas
BME

Apetito exterior

Prueba del creciente interés de los inversores internacionales por el mercado español es la fuerte presencia en este mercado del fondo soberano de Noruega, cuya inversión en compañías del Ibex 35 supera los 9.000 millones de euros, tal y como exponen desde los servicios de estudios de BME. 

Por sus niveles de inversión, también demuestran confiar en la Bolsa española la mayor gestora del mundo de fondos de inversión, BlackRock, así como las principales firmas internacionales. 

Así, a juzgar por la participación de los inversores internacionales en las compañías cotizadas frente a su presencia en las no cotizadas, parece claro que “la salida y posterior permanencia en Bolsa es un paso determinante y diferencial para el crecimiento de tamaño, la internacionalización de los negocios y la diversificación de las fuentes de financiación de empresas implicadas”, destacan García y Garrido.

Según los datos de las Cuentas Financieras del Banco de España, al cierre del primer trimestre de 2019, los inversores internacionales mantenían en sus carteras en torno al 50% de las acciones de empresas cotizadas españolas, frente a poco más del 20% de las acciones y otras participaciones en el capital de empresas españolas no cotizadas

En 1995, primer dato de la serie histórica disponible, la cuota de participación en el capital de los inversores extranjeros en ambos tipos de compañías era de alrededor del 30% en ambos grupos de empresas. Desde ese momento hasta la actualidad la presencia del capital internacional en las empresas cotizadas no ha parado de crecer mientras que la participación de los no residentes en las no cotizadas ha descendido cerca de diez puntos porcentuales.
 

Y además