Pasar al contenido principal

Haz esta entrevista de trabajo distópica conducida con inteligencia artificial para experimentar cómo podría ser la vida si las máquinas se apoderaran de las oficinas

In "An Interview With Alex," an AI hiring manager asks intrusive questions like when you last cried in front of someone.
En "Una entrevista con Alex", un gerente de contratación de IA hace preguntas intrusivas, como la última vez que lloraste frente a alguien. Carrie Wang

  • La inteligencia artificial juega un papel importante en la obtención de empleo, por lo que las empresas están compitiendo para implementar más herramientas de contratación de IA, a pesar de las preocupaciones sobre su equidad y precisión.
  • Para mostrar cómo podría ser ese futuro, una artista digital ha creado una entrevista de trabajo interactiva que simula un mundo donde la IA tiene el control total del proceso de contratación.
  • En "Una entrevista con Alex", un entrevistador de inteligencia artificial analiza tu rostro, tu voz y te hace responder a una serie de preguntas extrañas para determinar si conseguirías el trabajo.
  • Carrie Sijia Wang, la creadora del proyecto, ha explicado a Business Insider que su objetivo era resaltar los peligros de dejar que la IA se haga cargo por completo del proceso sin comprender cómo funciona está tecnología.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

"¿Cómo te sientes acerca de tu relación con tu madre?" No es una pregunta que la mayoría de las personas esperan que se les haga en una entrevista de trabajo.

Pero en un mundo donde el proceso de contratación depende de la inteligencia artificial, las preguntas extrañas y socialmente inapropiadas podrían no estar fuera de los límites, al menos, según una artista digital que quiere advertirnos sobre lo que podría deparar el futuro si no tenemos cuidado.

En una nueva experiencia interactiva en línea, "Una entrevista con Alex", la artista multimedia nacida en China y residente en la ciudad de Nueva York, Carrie Sijia Wang, traslada a personas a un mundo online donde son entrevistadas para un puesto de trabajo por un gerente de contratación de inteligencia artificial. 

En el transcurso de aproximadamente 12 minutos, Alex analiza tus expresiones faciales, patrones de habla y respuestas a acertijos abstractos y preguntas intrusivas como la anterior. Wang comentó a Business Insider que se ha basado en un famoso estudio que trató de crear intimidad entre las personas con 36 preguntas personales.

Leer más: Cómo va a transformar la inteligencia artificial las empresas

El objetivo de Alex es saber si eres el adecuado para Open Mind, la corporación ficticia que dice ser, ominosamente,  "la compañía más grande, y pronto, la única de propósito general en el mundo".

Alex explica que Open Mind valora el juego, la conexión, la apertura y la positividad. Está buscando "mini jugadores" para ganar pequeños juegos que ayuden a la empresa, cosa de la que no debes preocuparte porque estás "totalmente protegido de las consecuencias de tus acciones".

"Se está burlando de la cultura corporativa, donde el énfasis en el optimismo a nivel de superficie, es clave", cuenta Wang a Business Insider.

La experiencia parece sacada de un episodio de Black Mirror, y Wang explica que pretendía que fuera así, en un intento de resaltar algunos de los peligros de confiar en la IA para cosas que pueden necesitar un toque más humano.

Leer más: La inteligencia artificial es una amenaza mayor para la humanidad que el cambio climático, según el profesor de Oxford avalado por Bill Gates

Wang ha apuntado que, si bien el proyecto comenzó como "ficción especulativa" y la narración puede parecer un poco exagerada, se dio cuenta durante su investigación de que "la realidad de la contratación y la gestión de los empleados ya es bastante extraña y absurda", argumenta con ejemplos como las quejas de los conductores de Uber sobre ser manejados por un algoritmo.

A medida que la IA envuelve más aspectos del lugar de trabajo, también plantea la cuestión de cómo, y para quién, funcionan estas herramientas.

"La inteligencia artificial adopta los prejuicios de sus creadores. A menudo funciona como una caja negra. Como resultado, la inteligencia artificial de recursos humanos se manifiesta como una herramienta de control y opresión en el lugar de trabajo", ha escrito Wang en una publicación del blog que acompaña al proyecto, financiado por la Fundación Mozilla como parte de sus Creative Media Awards.

Si bien los defensores dicen que la IA es la clave para erradicar el sesgo humano y poner fin a la discriminación en el proceso de contratación, sus críticos advierten que las herramientas de contratación impulsadas por la IA son tan parciales como los humanos que las capacitan y, en algunos casos, podrían promover la discriminación.

Leer más: Una inteligencia artificial de Google no usará términos como "mujer" y "hombre" al reconocer imágenes para evitar caer en errores.

A pesar de esas preocupaciones, los empleadores confían cada vez más en las herramientas impulsadas por la IA para el reclutamiento y la contratación. Amazon, Target, Hilton, Pepsi e Ikea son solo algunas de las compañías que han probado o utilizado algoritmos para determinar a quién contratar, y la lista está creciendo, tanto en industrias como en empleos con salarios bajos.

Suponiendo que esa tendencia no se revierta pronto, Wang hace hincapié en que debe haber más transparencia y educación en torno a la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, porque la tecnología puede influir en la forma en que actúan las personas sin ni siquiera saberlo.

"Sé que es bastante complejo, pero sigo creyendo que las personas deberían ser educadas sobre el funcionamiento de la IA y su fácil uso como herramienta de control contra las personas", añade.

Wang ya tiene claro el siguiente paso para el proyecto, cuando las personas se puedan reunir otra vez. Se trata de una entrevista grupal en persona donde los participantes compiten entre sí directamente y luego comentan la experiencia.

¿A la altura del desafío? Puedes probar la entrevista de trabajo de AI de Wang aquí.

Aaron Holmes ha contribuido a esta historia.

Y además