La inflación se descontrola en el Viejo Continente: los precios se disparan al 7,5% en marzo por la guerra en Ucrania y pulveriza récords históricos en la eurozona

Supermercado británico

Reuters

La guerra en Ucrania ha prendido fuego a las economías europeas. Si la inflación ya estaba en niveles históricamente altos, en marzo aprieta todavía más.

La inflación escaló en marzo al 7,5% en la eurozona, según el avance publicado hoy por Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea. 

Nunca habían subido tanto los precios en la zona euro. La inflación de marzo pulveriza el récord ya marcado en febrero, cuando los precios subieron un 5,9%. 

En las últimas semanas, desde el estallido de la guerra, todos los organismos están empeorando previsiones. Ayer el BCE avisaba de que la inflación no tocará techo hasta dentro de 2 o 3 meses.

La principal causa de esta subida es el encarecimiento de la energía, que llevaba meses subiendo y marcando máximos históricos. Con la guerra en Ucrania, la subida de precios ha sido todavía mayor. En febrero, el precio de la energía subía un 32%. Un mes después, alcanza el 44,7%. 

8 productos en los que vas a notar la guerra de Ucrania: gasolina, luz, aceite de girasol, maíz, automóviles o vivienda

Lituania lidera de largo las subidas, con unos precios disparados al 15,6%, por delante de Estonia (14,8%) y de Países Bajos (11,9%). España también se encuentra entre las primeras posiciones.

La dependencia energética sitúa a la economía española en primera línea de impacto de precios. En marzo, el precio de los productos se disparó un 9,8% interanual en España. 

No se veía algo igual desde mayo de 1985, hace casi 40 años. Y todavía podría empeorar si el conflicto se alarga. Según el Gobierno, un 73% del alza se debe al impacto de la invasión de Ucrania sobre los precios de la energía y los alimentos.

,

En cambio, las subidas menos intensas se observaron en Malta (4,6%), Francia (5,1%) y Portugal (5,5%).

El problema de la alta inflación sufrida en los últimos meses es cómo esta pesa en el bolsillo del consumidor. Son los alimentos y la energía, bienes de primera necesidad, donde más suben los precios, lo que merma el poder adquisitivo de los hogares en un momento crítico para la recuperación, en el que las economías europeas necesitan el empuje del consumo para levantar cabeza.

El 'mordisco' de la inflación: cada mes perdemos 67 euros y terminaremos 2022 con 800 euros menos en el bolsillo

Al excluir del cálculo el impacto de la energía, la tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en marzo en el 3,4%, frente al 3,1% del mes anterior, mientras que al dejar fuera también el efecto de los precios de los alimentos frescos, el alcohol y el tabaco, la tasa de inflación subyacente alcanzó un máximo histórico del 3% desde el 2,7% correspondiente a febrero.

Otros artículos interesantes:

El 'mordisco' de la inflación: cada mes perdemos 67 euros y terminaremos 2022 con 800 euros menos en el bolsillo

¿Congelar los salarios nos hace más fuertes? Por qué el riesgo de caer en una espiral inflacionista es más bajo en España

¿Criptomonedas o vivienda? Dónde es mejor invertir para refugiarse de una inflación desbocada

Te recomendamos