Pasar al contenido principal

Por qué la insulina se ha convertido en un medicamento tan caro en Estados Unidos

  • Las personas con diabetes tipo 1 necesitan insulina para poder sobrevivir. Debido a los drásticos aumentos en el precio en Estados Unidos, muchos de los diabéticos luchan para pagar el medicamento. 
  • En los últimos 15 años, los precios de la insulina se han triplicado. En el país norteamericano solo existen tres marcas que fabriquen insulina y son las que deciden el precio de la misma.
  • Los procedimientos de toma de decisiones son muy opacos e impiden a otros organismos conocer cómo se deciden los precios. Por otro lado, se ha creado un mercado negro paralelo precisamente para suplir la labor de los seguros.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

Narrador: Muchas personas en Estados Unidos no pueden pagar la insulina, El precio medio por un bote de insulina es de aproximadamente 285 dólares (unos 255 euros al cambio actual). La mayoría de los diabéticos necesitan de dos a cuatro viales al mes. Pero, aquí está lo importante: los precios de la insulina no fueron siempre tan altos. 

“Barato, de fácil acceso”

Narrador: Un diagnóstico de diabetes tipo 1 era una sentencia de muerte antes de este descubrimiento que salvaría tantas vidas.

Televisión: “La esencial insulina”.

Narrador: Sin insulina, una hormona imprescindible que regula el azúcar en la sangre, tu cuerpo no podría regular cuánta glucosa entra en tus células y estas morirían de hambre. Los investigadores médicos que patentaron su invención en 1923 querían que la insulina fuera asequible incluso para las personas más pobres que también sufrían diabetes. Claro, ha habido grandes mejoras.

Televisión: “Esta nueva insulina genéticamente modificada tiene dos ventajas nuevas”.

Narrador: La más reciente fue hace unos 15 años. La insulina sigue siento una droga muy antigua. Es chocante que el precio haya aumentado tan drásticamente. Cuando un medicamento está en el mercado durante el tiempo suficiente, su patente expira, poniendo fin a su reinado de exclusividad comercial y abriendo la puerta a la competencia de los genéricos. Esto debería hacer bajar los precios. 

Jeremy Greene: Y lo que sucede con la insulina es una auténtica violación de nuestras expectativas, porque se trata de un medicamento antiguo que ahora se está volviendo inaccesiblemente caro, mucho después de que se haya demostrado su valor, y mucho después de que ya se haya recuperado el coste de la innovación original de este medicamento. 

Narrador: Solo hay tres fabricantes que crean insulina para el mercado de medicamentos de Estados Unidos, y los precios de sus productos competidores han aumentado exactamente al mismo ritmo. Aunque los fabricantes han dicho que fijan sus precios de forma independiente, esto no debería ocurrir en un mercado competitivo. Incluso la variación más reciente de la insulina hace tiempo que fue aprobada por la FDA. Por lo tanto, se podría pensar que en los últimos años se han producido algunas innovaciones esenciales que justificarían este aumento en los precios, así que hay que pensárselo de nuevo. 

Nicholas Argento: Los productos que están a la venta no son realmente nuevos. Pueden haber modificado el proceso de fabricación y similares, y tienen mejores bolígrafos, pero el aumento del precio ha sido astronómico. 

Narrador: Entonces, el producto no ha cambiado realmente, solo el empaquetado y la presentación. Los altos precios han empujado a la gente a recaudar dinero, utilizando herramientas como GoFundMe

Tan Mitchell: Mi hijo había empezado a no tomarse las dosis que le habían recetado, porque sabía que estábamos luchando por conseguir los fondos  para conseguir más insulina para él. Al final no conseguimos lo esperado.

Leer más: El joven español que quiere revolucionar el tratamiento de la diabetes con un páncreas artificial inteligente que permite decir adiós a los pinchazos

Narrador: Un diabético con un seguro muy alto podría pagar de su propio bolsillo las recetas de insulina durante meses hasta que su seguro se pusiera en marcha. 

Dylan Porteus: Lo primero que se me pasó por la mente era que podría morir de esto, podría no llegar a conseguir lo que necesito. La cantidad era de 2.600 dólares (unos 2.350 euros). Incluso si ellos cubrieran la mitad, seis frascos de insulina, necesitaban 837 dólares (unos 755 euros).

Narrador: Entonces, ¿cómo llegan estos precios a ponerse por las nubes? Los fabricantes crean el medicamento y fijan el precio. Esta es parte de la razón por la cual la insulina es tan cara. No hay límite a lo alto que pueden fijar el precio, y no tienen que revelar cómo lo deciden. Los fabricantes negocian con los Administradores de Beneficios de Farmacia para que sean incluidos en los formularios PBM a cambio de reembolsos. Estos reembolsos y negociaciones tampoco tienen por qué ser revelados. Los formularios son una lista de medicamentos que ofrece el PBM. El PBM negocia en nombre de las compañías de seguros, y los fabricantes dan reembolsos a los PBM a cambio de una colocación en lo bajo de la lista dentro del sistema de niveles de seguros. La colocación inferior por lo general deja al paciente con una opción, ya que es la más asequible. Es un buen lugar para una marca, pero no siempre es bueno para el paciente. Les deja con muy pocas opciones, y esas opciones puede que ni siquiera sean la que su médico les haya recetado.

Julia Lerner: Casi sientes como si el seguro estuviera trabajando en nuestra contra, de cierta manera. Suelo decir que, “necesito X, y ellos solo cubren Y”. O yo necesito cierto tipo de insulina, y ellos sólo, dicen que “es duro, lo siento”.

Todo esto está envuelto en un velo de secretos.

Narrador: Business Insider se puso en contacto con los tres fabricantes de insulina y cada uno de ellos citó a la complejidad de la cadena de suministro como la razón de los altos precios. 

William Cefalu: Creemos que existen incentivos en todos los niveles de la cadena de suministro que facilitan o incluso fomentan los precios altos de sus fabricantes, los mayoristas, los PBM y lo seguros de salud. 

Narrador: Y en este punto, es seguro llamar a lo que está sucediendo una crisis de insulina. Entonces, ¿por qué no interviene la FDA?

Lydia Ramsey: La FDA no puede hacer nada con respecto al precio. La FDA no puede decir, “tienes que cobrar 150 dólares (unos 135 euros) por esto”, o “no puedes hacer nada diferente”. Así no es como funciona en Estados Unidos. Otros países pueden permitir un poco más de influencia.

Narrador: Estados Unidos no regula los precios. Así que esa es parte de la respuesta. La insulina es cara porque puede serlo. No hay límite a lo alto que puede subir el precio. La FDA regula y aprueba medicamentos y otorga patentes. En Estados Unidos una patente excluye a otros de hacer una innovación del producto por un tiempo limitado, generalmente 20 años. Algunos críticos piensan que los fabricantes de insulina están abusando de las patentes.

Susan Collins: En el caso de la insulina, se necesita un especial cuidado para saber si se usaron modificaciones menores para extender la protección de las patentes y disuadir a los competidores. 

Leer más: 10 cosas aterradoras que pasan en tu cuerpo cuando tomas demasiado azúcar

Tahir Amin: En lo que se convierte entonces es en que el sistema de patentes se ha convertido en una herramienta estratégica defensiva. ¿Cómo puedo crear estrategias para mantener alejados a mis competidores? Olvídate de que el sistema de patentes se vele por el progreso de la ciencia y del arte, como dice la Constitución. Se ha convertido en una estrategia de negocios. 

Narrador: Pero las patentes no son la razón por la que no existe la insulina genérica. A diferencia de los medicamentos químicos, como Advil y Zestril, no hay insulina genérica. Con una droga química, tienes los mismos químicos en ella todo el tiempo. Cuando se trata de un medicamento de base biológica como la insulina, es un proceso mucho más largo. Tienes que averiguar cómo hacer que las células vivas parezcan y se sientan exactamente igual que la versión original.

Narrador: El proceso de aprobación de la FDA es largo y generalmente el más costoso. De hecho, de todas las medicinas de Estados Unidos, actualmente hay 17 biosimilares aprobadas por la FDA. En 2016, la FDA aprobó un seguimiento de la insulina biológica, que se aproxima a un biosimilar. Fue hecho por uno de estos tres fabricantes, Eli Lilly, que no agregó exactamente un nuevo competidor, y realmente no ayudó a la disminución de los precios, lo que lleva a los pacientes a buscar otras opciones por su cuenta. 

Lerner: Este es un grupo de gente en el que puedes llegar y decir que no tienes los suministros que necesitas, y que realmente necesitas ayuda.

Andrew Livingston: Es muy surrealista vivir en Estados Unidos y comprar medicinas en el mercado negro para mantenerte con vida, ¿sabes?

Marina Tsaplina: Tienes formas de conseguirlo, de alguna manera, en alguna parte. Hay médicos que regalan sus muestras.

Livingston: El endocrino al que iba me daba las muestras que tenía por ahí. 

Tsaplina: Vas a Canadá y compras tu insulina.

Narrador: Recientemente, la gente ha prestado más atención al movimiento comenzado por pacientes que quieren conseguir insulina asequible.

Elizabeth Rowley: Realmente queríamos ver gente que viviera con ello y que entendiera realmente que era una voz para el cambio.

Tsaplina: No sabes si vas a tener suficiente líquido del que depende toda tu vida. No sabes si tienes suficiente vida. Eso es lo que significa no estar seguro de poder pagar la insulina. 

Y además