La directora de Sostenibilidad de Zalando busca poner límites a la industria textil y hará que en 2023 la plataforma solo venda firmas con criterios medioambientales

Kate Heiny, directora de Sostenibilidad de Zalando.
Kate Heiny, directora de Sostenibilidad de Zalando.

Zalando

  • En 2023, Zalando solo trabajará con firmas éticamente sostenibles —y esto es solo el principio de todo lo que está por venir en materia medioambiental—.
  • Kate Heiny, la directora de Sostenibilidad del grupo alemán, indica que el desafío tiene que ser común entre los agentes y que el objetivo pasa por aumentar los límites de la industria textil.
  • La directiva está convencida de que "la escalabilidad del grupo y su robusta tecnología" son el mejor caballo de batalla para transformar el sector.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

"No podemos cambiar la industria de la moda solos, necesitamos trabajar de manera conjunta", cuenta Kate Heiny, directora de sostenibilidad de Zalando. Por ello, la cadena ha dado el primer paso: en 2023 solo trabajará con firmas éticamente sostenibles —y esto es solo el principio—.

La ejecutiva, que se unió al grupo alemán en agosto, quiere cambiarlo todo y sabe cómo hacerlo: poniendo en el centro de la ecuación el planeta, los productos y las personas. "Creemos que existe un gran potencial en hacer partícipes a nuestros socios y trabajar mano a mano con ellos para abordar los problemas más importantes de hoy en día: el cambio climático, el buen uso de los recursos y los derechos de los trabajadores", cuenta Heiny. 

"No podemos ignorar que la sociedad en su conjunto está haciendo frente a este problema", cuenta, quien entiende el reto de la sostenibilidad como una gran cadena de valor en la que todos los agentes implicados tienen algo que decir y sobre todo que hacer.

Zalando, con más de 700.000 productos de más de 3.500 marcas, sabe que tiene el potencial para cambiar lo que parecía establecido. Keiny está convencida de que "la escalabilidad del grupo y su robusta tecnología" son el mejor caballo de batalla para transformar la industria textil. 

La sostenibilidad como inversión y no como un coste adicional

Equipo Zalando

Zalando

La directiva, que antes ocupó puestos de liderazgo en materia de sostenibilidad en Target Corp y C&A, ve "un claro vínculo" entre una preocupación por el medioambiente y el éxito comercial continuado de la compañía". Los clientes están más concienciados que nunca y, como punto de partida de la moda, nuestra misión es satisfacer sus deseos e incluso anticiparnos a ellos", añade.

Entre todas las misiones que está abordando el equipo que capitanea Heiny se encuentra, sin duda, la decisión de dejar de trabajar a partir de 2023 con firmas que no sean sostenibles. "Queremos aumentar los límites de la industria", explica la directiva, y para ello la compañía hará obligatoria la evaluación de las firmas que venden en su plataforma y recopilará toda la información comparable sobre la base de Higg Brand&Retail Module (Higg BRM).

Este índice está desarrollado por la Sustainable Apparel Coalition (SAC), la organización de moda sostenible que integra a más de 250 marcas, fabricantes e instituciones de la industria textil en 36 países. Heiny explica que el objetivo es que, a largo plazo, se pueda transmitir esta información a los clientes y se les brinde la posibilidad de tomar decisiones "más sostenibles". 

Expertos de la moda reconocen el 'greenwashing' en el sector, pero apuntan a que el reto por la sostenibilidad debe venir también de la mano del consumidor

Otra de las metas es la de incrementar incrementar el volumen bruto de mercancías (GMV, por sus siglas en inglés) procedentes de productos más sostenibles del 20 al 25% para 2023.

Además, no se podría avanzar en materia de sostenibilidad sin hacer una exhaustiva revisión de los diseños de embalaje, y Zalando lo hizo: "Antes, los artículos eran enviados por Zalando con 7,8 gramos de envases de plástico de un solo uso y para 2023 esta cifra se reducirá a 0", sostiene Heiny.

Asimismo, para ese año, la compañía aplicará los principios de circularidad y se ampliará la vida útil de al menos 50 millones de productos de moda. Y para acelerar este movimiento, el pasado año Zalando lanzó en España la categoría de prendas de segunda mano. 

La irrupción de la pandemia y el cambio de paradigma 

La pandemia ha roto hábitos y ha tejido otros nuevos. La irrupción del COVID-19 ha puesto más de relieve la necesidad de replantearse la ecuación y dotar de más de importancia la forma de vida y la necesidad de cuidar el planeta. 

Ante todo este escenario que ha abierto paso, Heiny se tiene confiada: "Estamos frente a una gran oportunidad para reconstruir mejor la industria de la moda después de la crisis y contribuir a un cambio duradero a través de opciones más sostenibles". 

No obstante, la directiva sabe que no puede desoír lo que ya es más una realidad tangible. "En Zalando consideramos que los clientes empezarán a cambiar aún más su forma de consumir y pedirán a las marcas más transparencia, incluso boicoteando a las que no trabajen bajo estas máximas".

Los datos avalan el poso que deja de la industria textil en el medioambiente. De hecho, el informe The State of Fashion 2020 elaborado por la consultora McKinsey & Company revelaba que la moda representaba entre el 20% y el 35% de los microplásticos que acaban invadiendo los océanos de todo el mundo. 

Ante esto, parece que el sector ha despertado y así lo demostraba este mismo informe que arrojaba que la sostenibilidad encabezó la lista de los mayores desafíos que enfrenta la industria y por ende, también la mayor oportunidad. 

El greenwhasing y la falta de una normativa común, entre las tareas pendientes del sector

Sede Zalando

Zalando

Heiny explica que para transformar la industria se necesita la colaboración y la implicación de todos sus actores. Sin embargo, la directiva apunta que la falta de un marco común para todo el sector sobre lo que constituye la moda sostenible supone todo un reto. "Esto solo provoca que las marcas y los retailers en ocasiones utilicen un lenguaje poco claro y a menudo contradictorio que confunde a los clientes", explica Heiny al respecto. 

La colección Join Life de Zara no es tan sostenible como parece: el sueldo de los trabajadores que la fabrican es de 2,10 euros por prenda

De hecho, el pasado mes de febrero la propia Comisión Europea se pronunció al respecto: el organismo hacía púbico un informe en el que destapa greenwashing de la moda. Concretamente, este decía que el 24% de los portales de moda no cumplían los criterios medioambientales que decían mantener sus productos. 

Así, la comisión detallaba que estas empresas realizaba afirmaciones exageradas, falsas o engañosas cuando usaba conceptos como eco, conscious o friendly. Asimismo detallaba que de las compañías analizadas, un 57% no aportaban información suficiente con sus compromisos medioambientales y un 37% presentaban declaraciones "poco precisas" al usar términos ecológicos. 

Ante este desafío mayúsculo, el marktplace alemán de moda aspira a ser la respuesta y el impulso. Algo en lo que incide, y de forma notable, sus cifras económicas: Zalando espera alcanzar unas ventas de 30.000 millones de euros en 2025, lo que, sin duda, supone la mayor fuerza tractora del cambio medioambiental e industrial que acaba de comenzar. 

LEER TAMBIÉN: Zalando diversifica su negocio y lanza una división de ropa de segunda mano que arranca en España y Alemania

LEER TAMBIÉN: Fashionalia, el Netflix de la moda que espera facturar 100 millones de euros en 2024 y que ha captado la atención de Dimas Gimeno

LEER TAMBIÉN: El sector de la moda se une para trazar un plan con el que optar a los 11.000 millones de los fondos de la Unión Europea

VER AHORA: Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa: “Nuestro gran reto es conseguir que volar vuelva a ser asequible para todos los bolsillos tras la crisis”