Pasar al contenido principal

La ketamina podría convertirse en el primer fármaco contra la depresión en 35 años

Imagen ilustrativa de la depresión
Daiana Lorenz/Youtube
  • La ketamina está emergiendo como un potencial fármaco para la depresión en EE.UU., el primero de este tipo en 35 años.
  • Johnson & Johnson está buscando de forma activa una fórmula del medicamento que administrar vía nasal. Los investigadores planean presentar los resultados de su prueba clínica el próximo mes. 
  • Algunos resultados sugieren que la fórmula es segura y que está relacionada con mejoras en los síntomas de la depresión a lo largo de un año.

La ketamina, que se ha llamado "el descubrimiento más importante en medio siglo", ha dado un paso más para convertirse en el primer medicamento contra la depresión en 35 años.

El compuesto es mundialmente conocido por su uso como droga, pero muchos expertos dicen que dicha fama es injusta, dado que cada vez se está estudiando más su uso potencial como un tratamiento rápido contra la depresión.

A las personas que viven con dicho trastorno pueden asaltarles pensamientos suicidas sin previo aviso. Reaccionar ante ellos rápidamente es difícil, pero una oleada de nuevas investigaciones sugieren que la ketamina podría dar una respuesta rápida y potente, incluso en aquellas personas cuyas depresiones no han reaccionado bien ante otros medicamentos, y también a aquellos individuos con tendencias suicidas.

Sin embargo, los prometedores estudios del tratamiento han detectado, por ahora, un inconveniente importante: el medicamento debe tomarse de forma intravenosa. Eso lo hace mucho más difícil de administrar que otros tratamientos antidepresivos en formato de pastillas como Lexapro.

Leer más La batalla contra la depresión de Michael Phelps le llevó a tener pensamientos suicidas

Con eso en mente, la compañía de Johnson & Johnson Janssen Research and Development ha estado buscando de forma activa el desarrollo de una fórmula que sea más fácil de administrar. No están solos: Allergan está en la última fase de sus pruebas clínicas con un medicamento que actúa en el mismo receptor de la ketamina.

Aún así, Johnson & Johnson podría ser la que va más adelantada en su investigación. Su fórmula fue designada por el Gobierno de EEUU como "tratamiento innovador" (breakthrough theraphy), un nombramiento de élite y competitivo que se utiliza para agilizar el complejo proceso de aprobación del fármaco.

Este mes, la compañía mostró a Business Insider algunos de los resultados de un ensayo clínico del medicamento en forma de aerosol nasal. Los resultados sugerían que los pacientes toleran bien la fórmula y que está relacionada con mejoras a largo plazo de los síntomas de la depresión.

La prometedora ciencia de la ketamina

El uso de la ketamina como antidepresivo ha empezado a tomar fuerza recientemente.

Un estudio del centro médico de la Universidad de Columbia descubrió que la ketamina funcionaba mejor a la hora de disminuir los pensamientos suicidas en pacientes depresivos, que normalmente utilizaban sedantes.

Otros estudios de los últimos años sugieren que la ketamina podría dar un respiro poderoso y rápido a quienes sufren las formas de depresión peores de tratar. La enfermedad es la principal causa de discapacidad del mundo.

Sin embargo, la mayoría de los estudios sobre el uso de la ketamina para tratar la depresión solo han durado semanas, lo que hace difícil saber si el fármaco tendría efectos a largo plazo. 

Pero las pruebas de Johnson & Johnson se desarrollaron a lo largo de casi un año. Además, en lugar de probar a pacientes depresivos con solo ketamina, la combinaron con un antidepresivo oral.

Los datos de su estudio clínico sugieren que los pacientes toleraron bien la droga y, lo más importante, el tratamiento parecía relacionado con destacadas mejoras en los síntomas de la depresión a lo largo de más de 11 meses, lo que lo convierte en uno de los estudios de la ketamina más largos de la historia.

La compañía dijo a Business Insider que además de buscar tratar a personas con las peores formas de depresión, tienen planes de estudiar la fórmula en pacientes con otros trastornos depresivos y riesgo inminente de suicidio.

Te puede interesar