Lei Jun, CEO de Xiaomi: la curiosa historia de éxito del 'Steve Jobs chino' que reniega de su apodo

Lei Jun, CEO de Xiaomi
Lei Jun, CEO de Xiaomi
Flickr / Fortune Live Media

Adicto al trabajo, humilde, ambicioso y sin miedo a enfrentarse a quien un día fue su máxima fuente de inspiración, Steve Jobs. Lei Jun, fundador y CEO de Xiaomi, es el éxito hecho persona y a sus 48 años es toda una muestra de cómo la combinación de una mente brillante, el trabajo duro y saber rodearse de las personas adecuadas es la fórmula adecuada para triunfar. 

De un barrio humilde de China, quizá no se hubiera creído su futuro de haberse asomado a la bola de cristal. El joven que desmontaba radios como hobby se convertiría años después en CEO del "Microsoft chino", millonario con una de sus primeras startups y fundador de una de las empresas tecnológicas más importantes del mundo.

Puede que en su juventud Lei Jun ojeara las páginas de Forbes Asia, y quizá algún otro adolescente ahora mismo se encuentre con su ejemplo —fue nombrado hombre de negocios del año en 2014— y se sienta inspirado, igual que se sintió el CEO de Xiaomi con su admirado Steve Jobs en la universidad. Hay vidas que dan para mucho y la de Lei Jun es un claro ejemplo de ello. 

“Hace ocho años tuve una idea loca. Quería usar el ‘modo de pensar de internet’ para crear teléfonos móviles y elevar globalmente la percepción de los productos fabricados en China, para que todo el mundo disfrutara de los beneficios de la tecnología innovadora.”, ha dicho Jun en el discurso en la salida a Bolsa de Xiaomi

Una idea alocada que ha evolucionado desde una startup tecnológica con 13 empleados a convertirse en un gigante con 19.000 trabajadores y presencia en 74 países, y en gran medida su éxito se debe a Lei Jun.

¿Quién es realmente el hombre detrás del meteórico ascenso de Xiaomi?

El universitario que se topó con Steve Jobs en la biblioteca y le cambió la vida

Flickr

Jun ha sido apodado el "Steve Jobs" chino, un apelativo con el que el CEO de la compañía no está muy satisfecho: "No quiero ser considerado el segundo de nadie." , dijo Jun en un evento publicitario de Xiaomi

Sin embargo, no siempre fue así: "He dicho en muchas ocasiones que si me hubieran llamado 'Steve Jobs of China' cuando tenía 20 años, me hubiera sentido muy honrado". Y es que la chispa que propagó el incendio que hoy es la gigante Xiaomi se encendió hace muchos años, en un joven Lei universitario que leía un libro sacado de la biblioteca, Fire in the Valley: The Making of the Personal Computer, que hablaba sobre el caso de éxito de Steve Jobs.

El ya fallecido genio de Apple probablemente no tenía ni idea de que a miles de kilómetros de distancia de California, su historia hizo que Jun encontrara la motivación necesaria para convertirse en uno de los mayores emprendedores de China, quizá del mundo. 

Hasta ese fortuito encuentro con ese libro en 1987, Lei Jun era un joven que estudiaba ingeniería electrónica en la Universidad de Wuhan solo porque todos sus amigos hacían lo mismo. Nació en 1969 en Xiantao en Hubei (China), una ciudad más conocida por criar a los futuros olímpicos de gimnasia del país pero en la que Jun creció desmontando radios como hobby.

Quién sabe qué habría pasado si Jun no hubiera leído a Jobs, pero lo hizo: "Fire in the Valley me inspiró: si tienes un sueño, puedes ir a buscarlo, quizás termines creando una empresa de clase mundial.", afirma en Seizing the Opportune Moment, un libro que relata su carrera. 

Leer más: Los secretos de Xiaomi, el gigante chino que aspira a convertirse en el gran rival de Apple

Empezó trabajando en el "Microsoft chino" y ganó 75 millones de dólares con la venta de su startup a Amazon

M.G. / BI España

El libro sobre Steve Jobs impulsó a Jun a acabar pronto su carrera pero no esperó a hacerse la foto con birrete para lanzarse a emprender. En su último año de universidad, Lei Jun fundó su primera compañía que producía chips para facilitar que los ordenadores procesaran datos en chino. Fue su primer fracaso y, hasta la fecha, el último. Ya había en el mercado productos que competían con la idea de Jun, entre ellos los de la compañía Kingsoft, en la que Jun comenzó a trabajar al salir de la universidad.

Si ahora Xiaomi es apodada el "Apple chino", Kingsoft era el equivalente al "Microsoft chino". Jun inició allí su carrera como ingeniero en 1992 pero en poco tiempo sus habilidades brillaron y se convirtió en CEO de la compañía en 1998. A su vez, tuvo su segunda experiencia como fundador de una empresa, Joyo.com, una tienda online de libros cuyo éxito se confirmó con su venta a Amazon por 75 millones de dólares en 2004. 

16 años después de entrar en Kingsoft y habiendo completado su salida en Bolsa en 2007, Jun se retiró de la presidencia y dirección de la compañía aduciendo motivos de salud, aunque continuó como vicepresidente e invirtió y ocupó cargos en otras compañías.

Con ya bastantes millones en el bolsillo, el empresario decidió cumplir su sueño de abrirse paso en el mundo de los dispositivos móviles y en 2010 creó Xiaomi. 

Fundó Xiaomi de la mano de un ex directivo de Google y Microsoft en China

Los cofundadores de Xiaomi, con Lei Jun al frente, en una fotografía de archivo.Los cofundadores de Xiaomi, con Lei Jun al frente, en una fotografía de archivo.
Los cofundadores de Xiaomi, con Lei Jun al frente, en una fotografía de archivo.
Xiaomi

El instinto de Jun le dijo que debía aliarse con los mejores, y eso hizo. Bin Lin había trabajado en Google antes de que el gigante tecnológico se retirara de China y cuando Lei Jun acudió a él unieron sus fuerzas para sacar adelante la nueva empresa.

Para conseguir fondos, Lei decidió acudir a viejos conocidos que habían invertido en sus proyectos en los últimos años. Así fue como Lei Jun, junto a otros co fundadores comenzaron la andadura de Xiaomi. 

En los siguientes meses Xiaomi sorprendía al mundo con un éxito sin precedentes para una compañía tan joven gracias a un modelo de negocio agresivo y original. El primer sorprendido fue Jun, que cometió un error de principiante al valorar erróneamente su empresa en 10.000 millones de dólares. Por una vez, Lei Jun se quedó corto.

Hasta la fecha solo había trabajado con compañías valoradas en 1.000 millones de dólares. y con esa cifra como referente, el magnate calculó un valor para Xiaomi muy inferior al real. El shock llegó cuando un accionista ruso, Yuri Milner, le confirmó que la empresa podría alcanzar fácilmente los 100.000 millones de dólares. 

Leer más: Los 56 fantásticos de Xiaomi: millonarios con su salida a Bolsa

Jun tiene muy clara cuál debe ser la visión de negocio de Xiaomi: el cliente por encima del producto 

El CEO de Xiaomi, Lei Jun, tras el toque de campana de Xiaomi en Hong Kong. El CEO de Xiaomi, Lei Jun, tras el toque de campana de Xiaomi en Hong Kong.
El CEO de Xiaomi, Lei Jun, tras el toque de campana de Xiaomi en Hong Kong.
M.G. / BI España

En los años siguientes Jun ha seguido navegando el mar de las grandes tecnológicas hasta colocar a Xiaomi como la cuarta compañía de dispositivos móviles del mundo. Entre la compleja maquinaria que estructura el éxito de la compañía destaca la política costumer - first que ha guiado siempre la actividad de la compañía. 

Muchas de las innovaciones que Xiaomi realiza provienen de sugerencias de los propios clientes. "No somos una empresa que persigue el volumen de ventas. Tenemos la satisfacción de perseguir al cliente. Buscamos maneras de dar al cliente una gran sorpresa", afirma Jun. 

Jun siempre se ha jactado de que, a pesar de las altas prestaciones técnicas de los productos de su empresa, fundamentales para posicionarse como marca tecnológica, el objetivo de Xiaomi siempre ha sido satisfacer a los usuarios y ofrecerles exactamente lo que quieren. "En esta industria, creo que lo más importante es conseguir el amor de tus clientes", asegura. "Si eres popular entre tus clientes, tendrás éxito".

Jun odia que lo comparen pero el diseñador de Apple lo acusó de plagio en 2014 

La admiración de Jun por el trabajo de Steve Jobs trasciende el plano personal. El diseño de los dispositivos de Xiaomi es muy similar al de los productos Apple, lo cual ha generado varias críticas entre la gente y desde la propia compañía competidora. “Voy a ser un poco duro. No lo veo como adulación. Cuando haces algo por primera vez, no sabes si va a funcionar, y te pasas 7 u 8 años trabajando en algo para que luego sea copiado. Creo que la cuestión es simple. Es un robo y es fruto de la pereza“, criticó Jonathan Ive, jefe de diseño de Apple en 2014.

Desde Xiaomi respondieron con sorna, sin ningún miedo a morder la manzana: "Fundamentalmente creemos que cuando te cuesta 200 dólares hacer algo, no debes venderlo por 600. La innovación no es un artículo de lujo. La innovación es para todos".

Por mucho que lo nieguen desde Xiaomi, el parecido es evidente, no solo en el diseño de los productos sino en la marca personal de su CEO, que acude a los eventos vestido como Steve Jobs. Incluso ha llegado a utilizar el icónico One More Thing... de Steve Jobs en el final de sus presentaciones. 

Sin embargo, Lei Jun no es indiferente a las críticas y en el blog de Xiaomi publicó un inusual post muy sentido que contrasta con la habitual imagen positiva del magnate: "El Sr. Jobs fue un gran hombre. Hizo cosas brillantes, cambió el mundo y fue una gran inspiración para Xiaomi. Pero usarlo para compararlo conmigo es completamente inapropiado. Xiaomi y Apple son dos compañías totalmente diferentes." 

Se convirtió en un meme viral en China por uno de sus discursos  

Poco se sabe de la vida personal de Jun, al que se le define como un adicto al trabajo que emplea más de 100 horas a la semana en su empresa, lo que compagina con su familia: Lei Jun está casado y tiene dos hijos.  Además, como bastantes grandes empresarios chinos es miembro del Congreso Nacional del Pueblo, el parlamento de su país.

Según Forbes, la fortuna actual de Lei Jun es de más de 12.000 millones de dólares y ocupa el puesto 118 en la lista de personas más ricas del mundo, el número 36 en el campo de la tecnología y el 25 en China. Su enorme patrimonio no le impide sacar su lado solidario y ha fundado 100.com, una plataforma online donde los alumnos pueden aprender inglés gratis. 

Lei Jun es también el inesperado protagonista de un elemento poco relacionado con el mundo empresarial: un meme viral. El 23 de abril de 2015, se celebró un evento de Xiaomi en Nueva Delhi (India), y el CEO de Xiaomi quiso saludar a la audiencia en inglés.

"Are you ok?" (¿Estáis bien?) repetía Jun con un marcado acento que algún internauta bromista utilizó para crear un montaje en vídeo. No se sabe qué tal se lo tomó Jun pero no es locura pensar que se lo tomara con sentido del humor puesto que el director de Xiaomi India, Manu Jain, tuiteó el vídeo con el hashtag #AreYouOk. 

Leer más: Xiaomi comienza a cotizar: así fue el toque de campana de la compañía en Hong Kong

¿El premio por conducir a su empresa a la cima? Trabajar (todavía) más

Hace cinco años, Jei Lun advirtió que Xiaomi no saldría a Bolsa hasta pasados unos años y como todo lo que el magnate se propone, cumplió su palabra: Xiaomi se ha convertido en la última gran tecnológica en salir a Bolsa.

En el evento que daba la bienvenida a la compañía en la Bolsa, todos los ojos estaban pendientes del hombre que iba a hacer sonar el gong que anunciaría el pistoletazo de salida. Lei Jun agradeció el apoyo mostrado durante todos estos años, a los empleados, a los miembros de la familia Xiaomi y a los fans de la compañía en todo el mundo. 

Para el futuro, Jun lo tiene claro y sus objetivos y ambiciones quizá sorprendan al público: "'Productos increíbles, precios honestos' es algo que se tiene que concretar en una acción real. En este punto, me gustaría prometer a nuestros usuarios actuales y potenciales: a partir de 2018, el margen de ganancia neta general de hardware no excederá el 5% anual. Si el margen neto excede el 5%, devolveremos el excedente a nuestros usuarios." Son palabras del propio Jun en una carta abierta a los usuarios.

Entre esas promesas tan altruistas, hay otros objetivos que casan más con la política de un titán empresarial como es Xiaomi, en ultima instancia, Jun quiere que la compañía esté en un mercado global y sea líder entre las grandes empresas tecnológicas.

Ante las críticas y la presión de los medios, una de las frases del post en el que se defiende de los comentarios que lo comparan con Apple quizá sea la que mejor defina la personalidad de Lei Jun, un hombre que ha cumplido todos sus objetivos para Xiaomi, superando incluso sus propias expectativas y que en los próximos años quiere llevar a la cima absoluta a la compañía: "Oh bueno, olvídalo. Voy a seguir trabajando".

LEER TAMBIÉN: Apetito inversor por Xiaomi: su salida bolsa registra una sobredemanda de 9,5 veces

LEER TAMBIÉN: El fenómeno Xiaomi eclipsa a un gigante como Apple en España

VER AHORA: X Smart Business Meeting: expertos del sector analizan los retos y el futuro de la educación y la formación en España

    Más:

  1. Xiaomi
  2. Apple
  3. Trending