X, el laboratorio de Google, trabaja en un proyecto confidencial de realidad aumentada llamado 'Lobezno' que busca dotar a los usuarios de un oído sobrehumano

El personaje de los X-Men, Lobezno, que tiene un sentido del oído sobrehumano.
El personaje de los X-Men, Lobezno, que tiene un sentido del oído sobrehumano.

Marvel Comics; Matt Weinberger/Business Insider

  • X, el laboratorio de moonshots —ideas disruptivas que suelen tener un punto de locura— de Alphabet, está trabajando en un proyecto confidencial destinado a dotar a sus usuarios con superpoderes auditivos.
  • Su nombre en clave es Lobezno, un guiño a los sentidos agudizados del personaje de los X-Men.
  • Todavía está en las primeras etapas, pero las fuentes consultadas aseguran que el proyecto de Lobezno está cobrando importancia dentro de X.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La división de moonshots de Alphabet, X, está trabajando silenciosamente en un dispositivo de realidad aumentada de máximo secreto que proporcionaría a la gente mayores capacidades auditivas, según ha podido saber Business Insider.

El proyecto, que se denomina internamente "Lobezno", es un guiño al sentido del oído del mutante de los cómics, según cuatro antiguos empleados que conocen los detalles y que han pedido permanecer en el anonimato porque no están autorizados a hablar con la prensa. El equipo comenzó a trabajar seriamente en el proyecto en 2018, según las fuentes, y en ese tiempo ha pasado por múltiples prototipos y se ha ganado el visto bueno de ciertos ejecutivos como el cofundador de Google, Sergey Brin.

Un portavoz de X ha confirmado que tienen un proyecto en fase inicial "que explora el futuro de la audición", pero no ha querido comentar detalles acerca del mismo.

Las fuentes consultadas por Business Insider aseguran que el equipo de Lobezno está desarrollando un dispositivo destinado a llevarse en los oídos que cuenta con numerosos sensores. Su tecnología podría tener varias aplicaciones, una de las cuales —y uno de los mayores retos iniciales que el equipo se propuso resolver— sería la segregación del habla, lo que permitiría al usuario centrarse en un interlocutor concreto en un entorno de grupo con conversaciones superpuestas.

Google pagó 100 millones de euros a un ingeniero estrella de conducción autónoma: años después renunció, se fue a un competidor y acabó en la cárcel

Según uno de los antiguos empleados, gran parte del trabajo inicial se ha centrado en "dar con la física necesaria", incluida la colocación de los micrófonos. 

Sin embargo, las fuentes subrayan que es posible que Lobezno no se limite a un único dispositivo o aplicación, en caso de que se convierta en un negocio de éxito. Uno de ellos recuerda una reunión en la que un miembro del equipo de Lobezno hizo hincapié en que el proyecto debía ir más allá de la segregación del habla. Business Insider no ha podido averiguar cuáles podrían ser las demás aplicaciones.

Hasta ahora se han realizado muchas iteraciones de Lobezno: las fuentes indican que las primeras versiones del dispositivo cubrían todo el lateral de la oreja o sobresalían por encima de ella. Acomodar un gran conjunto de micrófonos ha sido uno de los grandes obstáculos de Lobezno, afirman las fuentes, y los diseños más recientes del equipo son más pequeños.

Las personas a las que ha podido preguntar Business Insider aseguran que el proyecto Lobezno ha sido liderado por Jason Rugolo, un ex director de ARPA-E —una agencia del Gobierno estadounidense que promueve el desarrollo de tecnologías energéticas avanzadas— que entró en X en 2017. El grupo también ha recurrido a expertos del sector, como Raphael Michel, fundador de la empresa de audífonos Eargo, que entró en el proyecto como especialista comercial.

Simon Carlile, antiguo vicepresidente de Starkey Hearing Technologies, es el líder tecnológico de Lobezno, según dos fuentes.

Startups tecnológicas como Bragi y Doppler han intentado ideas similares a las de Lobezno con sus propios auriculares inteligentes, pero la startup de audífonos con inteligencia artificial Whisper está más cerca de lo que intenta conseguir Lobezno, según una fuente. Whisper, que salió de la clandestinidad el pasado mes de octubre, utiliza un "motor de separación de sonidos" para optimizar el ruido en función del entorno del usuario.

Lobezno podría convertirse en un negocio de Alphabet... algún día

X, la división de moonshots de Alphabet, fue creada para desarrollar nuevos negocios rentables centrados en grandes problemas. La compañía de coches autónomos de Google, Waymo, y la recientemente difunta empresa de globos aerostáticos para conectarse a internet, Loom, se escindieron de X y se convirtieron en su día en empresas independientes. 

Por ello, las fuentes consultadas apuntan que Lobezno tendría que demostrar que es un negocio viable con una vía de ingresos, y que probablemente no se limitaría a un único dispositivo. Todas las fuentes subrayan que el proyecto está todavía en sus primeras fases y está sujeto a cambios, e incluso podría desaparecer en su totalidad.

Google se gastó 100 millones al año en globos aerostáticos gigantes para llevar internet a todo el mundo: así fracasó el proyecto, contado desde dentro

Pero Lobezno ha escalado dentro de X gracias a la capacidad de Rugolo para vender su potencial a los altos cargos, según una fuente.

Astro Teller, el jefe de X, recibió una maqueta de un primer prototipo de Lobezno en 2019, al igual que Brin, dicen algunos antiguos empleados.

Aunque Lobezno está avanzando, no hay garantías de que llegue al mundo real y se convierta en un proyecto que genere dinero para Alphabet.

Además, el espectro de Google Glass sigue planeando sobre cualquier nuevo proyecto de X, especialmente los que tienen que ver con la realidad aumentada. Las gafas inteligentes de Google en su día parecían uno de los proyectos más ambicioso dentro de Google X (antes de que se escindiera bajo Alphabet) hasta su debut en 2013 a bombo y platillo. Las Google Glass, sin embargo, se toparon con críticas demoledoras de los expertos, preocupaciones en torno a la privacidad y una escasa aceptación. X sigue desarrollando las gafas inteligentes de Google para entornos empresariales, pero el proyecto en su visión original se abandonó poco después de su lanzamiento y se consideró en gran medida un fracaso.

Existen indicios de que Alphabet puede tener cada vez más confianza en Lobezno. Courtney Hohne, una de las portavoces más autorizadas dentro de X, insinuó el proyecto en una reciente entrevista con Pioneer, al hablar de un proyecto "relacionado con el futuro de la audición".

Algunas fuentes han confirmado que Hohne se refería al proyecto de Lobezno, aunque no es el único proyecto de wearables que se está llevando a cabo dentro de X en estos momentos. Una fuente afirma que otro equipo está trabajando en un dispositivo similar a unas gafas cuyo nombre en clave es "Heimdall", en honor al dios nórdico que todo lo ve y todo lo oye.

Este contenido fue publicado originalmente en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

Google mejora la realidad aumentada en móviles de doble cámara y ahora es compatible con más dispositivos

Las tecnológicas están tomando medidas cada vez más controvertidas, y esta experta explica por qué: "La ética ya no es sostenible como discurso, hay que pasar a la acción"

Las grandes tecnológicas estadounidenses batieron su récord de contratación en el año de la pandemia: Amazon aumentó su plantilla un 62% y Facebook un 30%