La luz solar puede descomponer el plástico de los océanos, aunque se desconoce con qué consecuencias

plástico océanos mares

Reuters

  • Según los cálculos del Servicio de Estudios del Parlamento Europeo, en los océanos existen más de 150 millones de toneladas de plástico, un problema que afecta a la economía y al medio ambiente.
  • Un estudio reciente sobre los plásticos en los océanos ha descubierto que la luz solar es capaz de descomponer dichos plásticos, aunque se desconocen las consecuencias químicas de este proceso.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El cuidado de los océanos es una de las claves fundamentales para luchar contra el cambio climático. Si la vida marina está en peligro, los ecosistemas del planeta también se encuentran amenazados.

Aunque la realidad es un tanto desoladora. Según el Servicio de Estudios del Parlamento Europeo, en los océanos se acumulan más de 150 millones de toneladas de plástico, es decir, que entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de este material acaban en las aguas de la Tierra.

Un problema cada vez mayor que no solo afecta al medio ambiente, sino también a la economía. Se estima que el coste de los vertidos de plástico a los océanos oscila entre 259 y 695 millones de euros, y afecta principalmente al turismo y al sector pesquero.

Las consecuencias para la salud del ser humano también son devastadoras, ya que los microplásticos ingeridos por los peces se transmiten mediante la cadena alimentaria, con el riesgo asociado a la ingesta de plástico. 

Gravity Wave, la startup española que sale a "faenar" plástico del Mediterráneo con la ayuda de 800 pescadores tradicionales y lo resucita en forma de muebles o material de oficina

Así, los productos más encontrados en las aguas de los océanos de todo el mundo son botellas, tapones y tapas; colillas de cigarro; bastoncillos de algodón y paquetes de patatas fritas o envoltorios de golosinas y caramelos.

Ante este panorama alentador, la ciencia sigue buscando soluciones a través del estudio de los plásticos. Ahora, una investigación publicada en Environmental Science & Technology ha descubierto que la luz solar puede descomponer el plástico, aunque no de la manera deseada.

La industria tiene la oportunidad de producir plásticos más sostenibles

Curiosamente, han sido pocos los estudios sobre la descomposición del plástico en los océanos, a pesar de ser un tema de candente actualidad. Este reciente estudio aborda ahora una cuestión que nunca antes se había tocado: cómo la luz solar facilita el proceso.

"Es asombroso pensar que la luz solar puede descomponer el plástico, que es esencialmente un compuesto que generalmente tiene algunos aditivos mezclados, en decenas de miles de compuestos que se disuelven en agua", explica Collin Ward, científico asistente de Química Marina de Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI) y coautor del estudio.

Así, los científicos dejan claro que no se sabe aún qué impacto puede tener tal descomposición, hipotetizan sobre las bondades de tal efecto en el plástico por la luz solar.

Problemas derivados de la acumulación de plásticos en los océanos.
Problemas derivados de la acumulación de plásticos en los océanos.

Servicio de Estudios del Parlamento Europeo

“Aún no sabemos realmente qué impacto podrían tener estos productos en los ecosistemas acuáticos o en los procesos biogeoquímicos como el ciclo del carbono", añade Ward. "Si bien que los plásticos se descompongan más rápido de lo esperado puede parecer algo bueno, no está claro cómo estos químicos pueden afectar el medio ambiente".

Ahora bien, los autores de la investigación recalcan que es un gran paso para los procesos industriales detrás de la fabricación de plásticos para botellas y demás productos.

“Simplemente modificando los ingredientes en sus recetas, la industria del plástico puede hacer que sus productos sean más susceptibles a la descomposición una vez que el producto alcanza su vida útil”, agrega Christopher Reddy, científico principal del Departamento de Química Marina y Geoquímica de WHOI. 

Por ello, se abre un camino bastante claro para que tanto ciencia como economía vayan de la mano y el planeta no sufra las consecuencias de procesos industriales que no se ajusten a las evidencias científicas.

"Idealmente, podemos descubrir cómo se puede reformular el plástico para acelerar su degradación en productos que son benignos o para minimizar la producción de compuestos que no lo son", concluye.

Otros artículos interesantes:

Ojo con tus utensilios de plástico con bambú: la OCU señala que no son aptos para uso alimentario

Científicos desarrollan un 'generador de alimentos' que transforma el plástico en proteínas comestibles

¿Y si la mejor tecnología de limpieza estuviese en los moluscos? Un experimento puntero demuestra que 300 mejillones pueden filtrar 250.000 microplásticos por hora