Pasar al contenido principal

El Mate 30 es la prueba de que Huawei es capaz de fabricar móviles sin depender de chips de empresas estadounidenses

Ren Zhengfei, fundador de Huawei
Ren Zhengfei, fundador de Huawei. REUTERS/Aly Song
  • El último móvil de Huawei, el Mate 30, está fabricado sin componentes de empresas de Estados Unidos, según informa el Wall Street Journal. 
  • Las conclusiones de los analistas llegan en el momento en el que el Departamento de Comercio de Estados Unidos ha anunciado que iba a volver a conceder licencias para que las compañías puedan reanudar sus negocios con Huawei. 
  • Descubre más historias en Business Insider.

Las compañías estadounidenses van a recibir pronto el permiso para volver a operar con Huawei, pero puede que a la compañía china ya no le parezca tan necesario. 

El último móvil del gigante, el Mate 30, está fabricado sin componentes de empresas de Estados Unidos, según ha concluido un análisis de la firma japonesa UBS y Fomalhaut Techno Solutions y del que ha informado el Wall Street Journal. 

El veto que Donald Trump impuso a las empresas en mayo imposibilitó que Huawei pudiera operar con compañías como Intel y Qualcomm, que facilitaban los chips al fabricante chino. 

Después de conceder varias treguas para que las empresas de Estados Unidos siguieran haciendo negocios con Huawei, el Departamento de Comercio anunció recientemente que pronto volvería a conceder licencias a algunas de las empresas del país para que pudieran volver a operar con el gigante chino. 

El Departamento no especificó a qué empresas les sería permitido reanudar los negocios con Huawei, pero sí advirtió de que rechazaría algunas de las solicitudes. 

Leer más: Tony Jin Yong, CEO de Huawei España: "Bloquear a una empresa privada como Huawei sin ningún tipo de evidencia es un gran error"

Aunque Huawei no ha podido prescindir por completo de todos los componentes estadounidenses en todos sus modelos, el Mate 30 demuestra que sus esfuerzos por dejar de depender de las decisiones de Estados Unidos se están viendo recompensados. 

Tal y como explica el Wall Street Journal, la compañía china dejó de utilizar los chips de Wi-Fi y Bluetooth de Broadcom tras el veto y ahora confía en unos de fabricación propia. El veto se dejó notar en el fabricante de chips estadounidense, que vio como sus ingresos caían en el segundo trimestre. 

Aunque no ha podido dejar de utilizar algunos de los componentes de Qorvo, sí que ha cortado lazos con Skyworks y ha incluido a la japonesa Murata en su lista de proveedores. 

El escenario ideal para Huawei, y así lo han repetido sus directivos continuamente, es poder seguir operando con las compañías estadounidenses. Pero esto podría ser una comodidad más que una necesidad si Huawei continúa por este camino. 

Y además