Mi empresa se pasó al teletrabajo, así que conseguí dos empleos más y empecé a viajar por el mundo en secreto

Fortesa Latifi,
Teletrabajar y viajar por el mundo.

Witthaya Prasongsin via Getty Images

  • Algunas personas aprovechan el trabajo a distancia para hacer cosas que antes no podían, como viajar o aceptar trabajos extra.
  • Business Insider ha hablado con un empleado al que le obligan a teletrabajar y que ha decidido viajar por el mundo en secreto.
  • "Mi mentalidad ha cambiado", explica. "El trabajo es algo que hago para conseguir dinero, no la validación de mi existencia".

Este artículo se basa en una conversación con un funcionario cuyo puesto de trabajo es prácticamente remoto, así que aceptó dos trabajos nuevos y empezó a recorrer el mundo. Business Insider ha confirmado sus empleos y sus viajes, pero no los nombra para proteger su identidad. El texto ha sido editado por razones de extensión y claridad.

Deja que retroceda en el tiempo. Hace unos años, trabajaba 80 horas semanales en una empresa privada en el sector financiero cuando murió mi padre. 

Esa situación sacudió todos los cimientos de mi vida. Recuerdo haber pensado: "Si muero mañana, mi empresa le dará el pésame a mis familiares y, una semana después, publicarán una oferta de trabajo para cubrir mi puesto".

Entonces me di cuenta: ¿Por qué trabajaba tanto para ellos si yo no les importaba?

Dejé mi lujoso trabajo en finanzas y acepté un puesto como funcionario del gobierno

Incluso antes de la pandemia, sólo trabajaba en la oficina un día a la semana. Cuando llegó la pandemia, el teletrabajo fue la norma general, pero cuando la situación se estabilizó, volvimos a ir un día a la oficina.

Empecé a pensar en lo fácil que sería trabajar desde cualquier sitio los días que no tenía que hacer acto de presencia ante mis jefes y compañeros. Entonces desarrollé un plan que cambiaría mi vida.

Quería viajar más, pero no podía permitirme todos los billetes de avión y las estancias en cada país, así que apliqué para un puesto temporal en una aerolínea que daba ayudas para volar incluso fuera de temporada y me cogieron. 

Pasé 3 meses trabajando en el aeropuerto en un puesto que me gusta llamar la "navaja suiza". Ayudaba en todo lo que hacía falta: a veces con los pasajeros y sus tarjetas de embarque, otras limpiaba los aviones o trasladaba suministros dentro del aeropuerto. 

No era un trabajo muy glamuroso ni atractivo, pero no me importaba hacerlo porque cambié totalmente mi mentalidad en torno al trabajo. Ya no se trata del reconocimiento o la validación externa, sino de los beneficios y del dinero.

Teletrabajo a tiempo completo y sin requisito de ir a la oficina: 10 ofertas para trabajar desde cualquier parte del mundo en compañías como Airbnb

Una vez que me aseguré los vuelos, empecé a viajar más

Aun con todos los gastos de hotel pagados, seguía siendo caro. Hablé con algunos trabajadores de aerolíneas y me recomendaron que buscara un trabajo a media jornada en un hotel para conseguir también ventajas en el plano hotelero. Es justo lo que hice.

Conseguí un puesto en un conglomerado hotelero internacional, lo que me permitió trabajar una media de 15 horas al mes y beneficiarme de todas sus ventajas. Gracias a ello, a veces solo pago 40 euros por una habitación.

Ahora mismo compagino mi trabajo como funcionario a tiempo completo con otros 2 trabajos que me permiten viajar y estar presente en la oficina los días que se me requieren. El de la hostelería es a tiempo parcial y el de la aerolínea es estacional. Ambos trabajos los cogí por los beneficios que dan a sus empleados.

Así es un día cuando estoy de viaje: me levanto por la mañana en Londres, por ejemplo, y paso la mañana haciendo turismo hasta las 15:30. Luego vuelvo al hotel, me tomo un pequeño descanso y empiezo a trabajar para mi empresa habitual sobre las 16:00 horas. Termino sobre las 22:00 y me voy a dormir. Al día siguiente repito la rutina. 

Mis amigos me preguntan si no acabo agotado haciendo todo eso en un solo día, pero sinceramente, no me canso de andar y descubrir cosas nuevas en ciudades increíbles. Me da energía y me revitaliza. Además, mi trabajo como funcionario implica muchos proyectos a largo plazo, así que no es muy intenso y ha sido bastante fácil compaginarlo todo.

Así es trabajar en algunas de las empresas más flexibles de España: desde teletrabajo a días libres por tu cumpleaños

No les he dicho a mis jefes en mi trabajo principal que trabajo desde cualquier parte del mundo 

No creo que sea asunto suyo y prefiero pedir perdón que permiso. Mientras haga mi trabajo, desde dónde lo haga no debería ser relevante.

Si quiero alargar uno de mis viajes y estar, por ejemplo, 2 semanas, simplemente me cojo un día por enfermedad y les digo a mis responsables que trabajo desde casa para poder evitar ir a la oficina el día que es obligatorio.

Me pasé años en la carrera de las ratas corporativa, trabajando 80 horas semanales tratando de conseguir la validación de otras personas. Pero ahora es diferente. 

Mi mentalidad sobre el trabajo ha cambiado. Ahora me esfuerzo por conseguir el dinero suficiente que me permita vivir como yo quiero y los beneficios que me dan de las otras 2 empresas para poder seguir haciendo lo que me gusta: viajar. Trabajo por el sueldo y los beneficios, no por la validación de mi existencia.

A veces, cuando miro LinkedIn y veo a mis antiguos compañeros consiguiendo nuevos puestos y avanzando en sus carreras, por un segundo siento envidia, pero después recuerdo lo que era trabajar sin descanso para conseguir unos objetivos profesionales inhumanos. 

Cuando pienso en la libertad que tengo, en cómo he hecho 40 viajes en los últimos 2 años y en cómo he contestado correos desde una cafetería con vistas a la Torre Eiffel, la envidia se desvanece en segundos. 

Es entonces cuando me acuerdo que esto es lo que quiero.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.