Microsoft y la doble paradoja de los despidos: por qué ahorrarse personal le ha costado ganar un 5% menos y a la vez la recesión le beneficia

Despidos

Getty

  • Microsoft ha presentado sus resultados económicos solo una semana después de recortar 10.000 empleos en su plantilla.
  • Esta medida pensada para ahorrar costes curiosamente ha tenido el efecto contrario en sus cuentas, y ha hecho que sus beneficios se desplomen un 5% más.

Microsoft vive sus días más agitados en mucho tiempo: el gigante de la tecnología ha presentado unos polémicos resultados económicos solo una semana después de despedir a 10.000 personas de su plantilla.

Esta confluencia de factores ha hecho que se produzcan algunas paradojas realmente sorprendentes para una compañía que buscar ahorrar costes y que está en el sector de tecnología.

Primero, ¿cómo es posible que una empresa que reduce gastos se vea penalizada tras hacer despidos?

Y segundo, si invertir en tecnología es la solución que tomarán las empresas que hagan despidos para ser más productivas, ¿por qué esto no ha beneficiado a Microsoft?

Paradoja número 1: los despidos han bajado sus beneficios en 5 puntos

El pasado miércoles Microsoft decide despedir a 10.000 personas, el 5% de su plantilla global. Según su CEO, Satya Nadella, al tomar esta decisión buscaba alinear su "estructura de costes" con sus ingresos con el fin de intentar cumplir con la demanda de sus clientes.

En la reunión con inversores, su directora financiera, Amy Hood ha asegurado que durante el año fiscal de Microsoft, desde julio de 2022 hasta junio de 2023, se espera que haya un "crecimiento de plantilla moderado" y que su gato operativo crezca en un solo dígito bajo.

En los resultados de los últimos 3 meses, Microsoft ha incluido ya los despidos masivos anunciados el 18 de enero y los costes derivados de ello, entre los que ha destacado 800 millones de dólares destinados a las indemnizaciones de los trabajadores despedidos –originalmente se preveían 1.200 millones.

Los despidos masivos de Google y Microsoft son la prueba definitiva de que la tecnología ha llegado al final de una era

De esta manera, se produce la situación paradójica de que a pesar de que los despidos permitirán ahorrar costes de personal a Microsoft, los finiquitos que tiene que abonar a sus empleados hacen que este segundo trimestre se haya recortado su beneficio.

Microsoft ha asegurado que el beneficio operativo habría caído menos (3% en vez de 8%) y también el beneficio neto (7% en lugar de 12%) de no haberse producido los despidos –aunque también menciona cambios en su cartera de hardware y "costes relacionados con actividades de consolidación de arrendamientos"

Pese a que este trimestre aún era pronto, se espera que los efectos de los despidos se noten más adelante en sus cuentas.

"Este ajuste de personas mira mucho más allá del momento actual, responde a una bajada de previsiones y por tanto un ajuste de dimensión. Este proceso está pensado para que los próximos trimestres se acerquen a las previsiones incluso en una bajada del negocio", afirma Ángel Barbero, profesor de EAE Business School.

"Las empresas tecnológicas suelen aplicar finiquitos por encima de los requisitos de los países para tener salidas amistosas y evitar problemas sociales donde opera", como llama la atención Martín Piqueras, profesor de OBS Business School y experto de estrategia digital en Gartner.

En Estados Unidos, Microsoft ya ha anunciado que las condiciones de las indemnizaciones de los trabajadores despedidos serán superiores al mercado pero, como es habitual, no ha detallado las de los empleados del resto de países más allá de que se "ajustarán a la legislación laboral de cada país".

Pero no todos los efectos son buenos cuando hablamos de unos despidos: lógicamente prescindir de personas hace reducir la actividad de Microsoft, y este riesgo puede hacerse evidente más adelante, según los expertos.

"La puesta en marcha de un gran número de despidos impacta en los resultados también de manera indirecta, por cuanto reduce la actividad, ya que los despedidos hacían algo que aportaba valor. Esto dependerá de dónde vengan los despidos y cuál sea su impacto en la aportación de valor", advierte Esteban Almirall, profesor del Departamento de Operaciones, Innovación y Data Sciences de Esade.

Paradoja número 2: Microsoft tiene que hacer despidos a pesar de que la recesión hará que las empresas gasten más en tecnología y cloud

Microsoft no solo es una de las empresas líderes del mercado en la nube en la actualidad gracias a su división Azure, sino que precisamente esta es su rama que más crece y la que ha logrado que su caída no llegue a la categoría de desplome.

Microsoft facturó 21.500 millones de dólares en cloud, un 18% más que en el mismo periodo de 2021. dentro de ella, Azure aumentó un 31% sus ingresos, muy por encima del crecimiento de otros productos tradicionales y software como Office Xbox o Surface por ejemplo.

 

Esta plataforma es precisamente una de las que están eligiendo en la actualidad otras empresas que están efectuando recortes de plantilla en los últimos meses, ya que el gasto en tecnologías como la nube suele ser una vía para las empresas que buscan ahorrar costes y aumentar productividad. Algo a lo que empuja aún más el riesgo de recesión.

"Para proteger los márgenes de beneficios, las empresas tienen una vía clara para aumentar la productividad: la tecnología. Esto significa invertir y adoptar un mayor uso de robots e inteligencia artificial cuando sea factible, en lugar de depender excesivamente de la mano de obra", como destaca Azad Zangana, estratega y economista senior en Europa de Schroders.

Esto lo apoyan también datos de otros analistas. Una proyección de Gartner sugiere que el gasto mundial en tecnologías de la información (TI) crecerá un 5,1% en 2023, alcanzando los 4,6 billones de dólares.

El creador del sistema operativo Windows está invirtiendo en inteligencia artificial como parte de su propuesta de la nube, a la que incorporará próximamente nuevas funciones mediante ChatGPT, algo que puede hacer que su oferta resulte atractiva a las empresas afectadas por un aumento reciente en los costes de mano de obra.

Se da así una segunda paradoja: que una compañía como Microsoft, de las que más debería beneficiarse de la digitalización, aunque sea a coste de que haya despidos, tenga que emprender ella misma recortes en su propia plantilla.

Otros artículos interesantes:

Los despidos de Microsoft afectan especialmente al equipo encargado de integrar la herramienta ChatGPT en Bing

Microsoft recomienda a algunos directivos que se acojan al "desgaste favorable" y aprovechen los despidos para echar a los empleados de bajo rendimiento

Microsoft anuncia una inversión "multimillonaria" en OpenAI, la desarrolladora de ChatGPT, una semana después de realizar despidos masivos

Te recomendamos