El ingeniero vasco que fundó Ori, la startup de muebles robotizados en la que han invertido Ikea o Google, reimagina la oficina perfecta para trabajar desde casa

Pocket Office de Ori Living

Ori 

  • Ori, la compañía de muebles robotizados, vuelve a la carga con una oficina pensada para el teletrabajo. 
  • Hasier Larrea, ingeniero vasco y consejero delegado de Ori, cuenta lo que ha supuesto el confinamiento para la empresa y cómo están respondiendo a las nuevas necesidades creadas por el confinamiento. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La clave del éxito para un emprendedor es "enamorarse de un problema", contaba Hasier Larrea, ingeniero vasco y consejero delegado de Ori, startup de muebles robotizados y soluciones tecnológicas para transformar los hogares en espacios inteligentes, en una entrevista publicada meses atrás en Business Insider España.

El CEO de Ori, Hasier Larrea, con Seana Strawn, la desarrolladora de producto de Ikea
El CEO de Ori, Hasier Larrea, con Seana Strawn, la desarrolladora de producto de Ikea
Reuters

La búsqueda de una solución a la falta de espacio para vivir que estaba provocando la urbanización masiva hizo que el ingeniero fundara Ori en 2015 para empezar a aplicar la tecnología de muebles robotizados que llevaba investigando en el MIT desde hacía 4 años.

Ahora, vuelve a hablar con Business Insider España para explicar cómo ha impactado el confinamiento en las demandas de los usuarios sobre los espacios para vivir y trabajar y, también, sobre cómo ha respondido su compañía a los nuevos retos. 

Para Ori, en la que han invertido Ingka Group —la matriz de Ikea— y Sidewalk Labs —la división de arquitectura y urbanismo de Alphabet, dueño de Google—, el confinamiento ha sido bueno desde un punto de vista de negocio. 

"La gente está pasando mucho más tiempo en casa y cuanto más tiempo pasa la gente en casa, más se está dando cuenta de las limitaciones del statu quo del diseño de nuestros espacios", señala el CEO. 

"Al final estamos todos reinventando y reimaginando nuestros espacios, porque hemos pasado de tener un espacio donde llegas por la noche, cenas algo y ves la tele desde la cama; a un espacio que se convierte en nuestro gimnasio, en nuestra oficina y en la guardería", subraya Larrea.

El ingeniero asegura que eso aumenta la presión sobre los espacios y ha sido un acelerador del tipo de filosofía que impera en Ori: "Que los espacios, con ayuda de la robotización, puedan tener una funcionalidad mucho mayor".  

El modelo de negocio de la compañía de Larrea está basado en la venta de sus muebles robotizados a promotores inmobiliarios, que luego alquilan estos pisos. El ingeniero español asegura que sus clientes cada vez demandan más este tipo de soluciones.

Así puede transformar una aerolínea un avión de pasajeros para transportar la vacuna del coronavirus

Una oficina pensada para el teletrabajo 

"Cuando una persona va a alquilar ahora un estudio o una habitación, lo está pensando ya desde el punto de vista", asegura Larrea. "Está pensando: ¿qué pasa cuando necesito que habitación sea una oficina? ¿qué pasa cuando voy a estar con mis niños aquí en 40 metros cuadrados?", reflexiona. 

Por eso Ori, cuya startup dispone ahora mismo de cuatro soluciones de muebles robotizados, se puso manos a la obra y creó una nueva oficina atendiendo a las necesidades creadas por la pandemia. 

"La gente está cogiendo de prestado espacios que no estaban diseñados para convertirse en una oficina", reflexiona Larrea.  

"Para nosotros la idea era acomodar a la gente esa oficina fuera de la oficina, porque las personas ahora mismo no se pueden permitir tener más metros cuadrados", advierte el ingeniero. "No puedes decir: 'necesito una oficina, me voy a alquilar un apartamento más grande'", concluye. 

Así nació el nuevo concepto. "Lo que sí tiene todo el mundo es un salón con un mueble para la televisión. Pues ese mueble sigue teniendo esa funcionalidad, pero gracias a un botón aparece esa oficina", explica Larrea. 

La startup española que ha conquistado el mercado internacional con su tecnología antipirateo rastrea la Red para detectar la venta ilegal de medicamentos y estafas relacionadas con el coronavirus

El ingeniero español asegura que se han tenido en cuenta todas las necesidades detectadas a raíz del impulso del teletrabajo: la privacidad, el fondo adecuado para las videollamadas, conexiones y opciones de almacenamiento. 

"Y con un solo botón puedes hacer que ese espacio, casi incluso psicológicamente, desaparezca", subraya Larrea, apuntando hacia los problemas de incapacidad para desconectar derivados del teletrabajo. 

La nueva solución llega tras menos de un año con la pandemia, lo que pone de manifiesto la flexibilidad de la tecnología de Ori para la adaptación. 

"Eso fue siempre nuestra filosofía desde el principio. Pensamos en esa tecnología como un kit de herramientas: hay que coger toda la complejidad y transformarla en modelos estandarizados", explica el CEO.

Signaturit, la startup española que permite firmar a distancia documentos a empresas y autónomos sin necesidad de escanearlos ni imprimirlos, dispara su negocio con el confinamiento

"No vamos a volver a algo normal"

De cara al futuro, Larrea asegura que la crisis ha sido un acelerador de muchas tendencias y que "no vamos a volver a algo normal". 

"El concepto de trabajar desde casa no será como estos meses, pero si se va a arraigar mucho más, entonces el acelerón es increíble", asegura. 

"Lo que no podemos hacer es pensar que la gente va a trabajar más desde casa y utilizar soluciones de hace 20 años cuando no trabajaba desde casa", advierte. 

Y a la hora de alquilar, las demandas al mercado inmobiliario también van a ser totalmente diferentes. "La gente cuando vaya al próximo apartamento va a pensar cómo va a tener que utilizar sus espacios en caso de que ocurra una situación similar", asegura. 

Ikea ya está trabajando en diseñar cómo será tu casa después del coronavirus y prepara una revolución digital para atenderte las 24 horas

Por tanto, el CEO de Ori anticipa que habrá más compañías que compartan el concepto de los sistemas inteligentes para el hogar, pero no está preocupado, sino que asegura que "siempre es bueno porque significa que el mercado está madurando". 

En cuanto al futuro de la compañía, Larrea asegura que buscarán meterse en todos los lugares en los que "el espacio está fallando".

Aunque han comenzado con el enfoque residencial, el ingeniero asegura que los hoteles, oficinas y comercios también van a necesitar "algún tipo de ayuda para hacerlos más funcionales y con una experiencia mucho mejor".  

LEER TAMBIÉN: Laura Soucek, la investigadora que se lanzó a emprender para acabar con el cáncer: "Hay muchos tratamientos que aspiran a cronificar el cáncer, pero yo quiero erradicarlo"

LEER TAMBIÉN: Joaquín Duato (Johnson & Johnson) asegura que los datos de Moderna y Pfizer son una buena noticia para toda la industria: "No estamos en una situación de competitividad, es una crisis global"

LEER TAMBIÉN: Amazon pisa fuerte en la industria farmacéutica y se lanza a la venta online de medicamentos con receta en Estados Unidos

VER AHORA: Desde personas en paro desesperadas hasta multinacionales del crimen: los perfiles de ciberdelincuente más comunes, según el CEO de Buguroo