Pasar al contenido principal

El Parlamento británico tumba el acuerdo del Brexit y vota este miércoles la moción de censura contra Theresa May

Theresa May, durante la votación del acuerdo del Brexit
Theresa May, durante la votación del acuerdo del Brexit. Reuters
  • En una votación histórica, el Parlamento británico ha tumbado este martes el acuerdo del Brexit que Theresa May había firmado con la Unión Europea.
  • Los parlamentarios británicos decidieron la balanza hacia el 'no' por 432 votos a 202.
  • May tendrá que afrontar una segunda moción de censura este miércoles.

Theresa May no ha podido sacar adelante en el Parlamento británico su acuerdo para el Brexit con la Unión Europea. En una votación histórica, el no ha ganado por 432 votos al , que ha obtenido solo 202 votos.

Nada menos que 118 diputados tories (de su propio partido) han votado en contra del acuerdo firmado por la primera ministra.

"La votación de esta noche demuestra que el Parlamento no apoya este acuerdo, pero no deja claro qué apoya", han sido las primeras palabras de la primera ministra británica, que ha recalcado la situación de incertidumbre que vivirá Reino Unido tras esta histórica votación.

"La gente, especialmente los ciudadanos de la UE que han hecho de Reino Unido su casa y los ciudadanos británicos viviendo en la UE, merece claridad lo antes posible. Aquellos cuyos trabajos dependen de nuestro comercio con la UE necesitan transparencia", ha destacado May.

Como primera consecuencia, Theresa May se verá obligada mañana miércoles a afrontar su segunda moción de censura en poco más de un mes, tras la que presentó su propio partido en la cámara para relevarla al frente del gobierno británico. Los unionistas ya han avanzado que votarán contra la moción, mientras que el primer ministro de Escocia, Nicola Sturgeon, ha asegurado que el SNP secundará la moción impulsada por el líder laborista, Jeremy Corbyn.

Leer más: Las 9 principales amenazas que se ciernen sobre la economía española en 2019

La moción de censura es el primer paso de la hoja de ruta que ha detallado May en su discurso tras la derrota en la votación. El segundo paso (en caso de superar la moción de censura) es reunirse con los demás miembros y partidos para "identificar qué sería necesario para asegurar el respaldo de la cámara. El gobierno afrontará estas reuniones con un espíritu constructivo, pero dada la necesidad imperiosa de hacer progresos, debemos centrarnos en lo que es realmente negociable para que tenga un apoyo suficiente en esta cámara".

El tercer paso será "explorar esas ideas con la Unión Europea".

En este sentido, Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, manifestaba su pesar por la votación pocos minutos después: "Tomo nota con resignación del resultado de la votación en la Cámara de los Comunes esta noche. Insto a Reino Unido a clarificar sus intenciones lo antes posible. Casi se ha acabado el tiempo".

Durante el debate previo a la votación del Brexit, el presidente de la cámara, John Bercow, decidía no someter a votación una enmienda al acuerdo presentada por el conservador Andrew Murrison que pedía que se estableciera claramente que la solución de respaldo —que permitiría una frontera blanda con Irlanda del Norte desde el 29 de marzo— expirase el 31 de diciembre de 2021.

Esta medida pretendía incluir en el acuerdo que la solución de una unión aduanera con Irlanda del Norte fuera temporal, en lugar de dejar abierta la posibilidad a que sea una solución permanente, tal y como estipula el texto firmado entre May y la Unión Europea en noviembre.

Sí se ha votado, en cambio, una enmienda que pretendía otorgar al gobierno de Reino Unido el derecho a cancelar unilateralmente la frontera blanda con Irlanda del Norte. Esta medida ha sido rechazada por 600 votos en contra y 24 a favor.

Una derrota por 230 votos que implica que no se podrá volver a presentar el mismo acuerdo en el Parlamento

Theresa May pospuso el pasado diciembre la votación sobre el acuerdo del Brexit en la cámara por la previsible derrota que iba a sufrir. Entonces, la primera ministra de Reino Unido contaba con escasos apoyos y hasta 111 diputados tories —de su propio partido— en contra.

El problema es que ya no queda casi margen de renegociación: el calendario del Brexit, que culmina el próximo 29 de marzo con la salida efectiva de Reino Unido de la Unión Europea, fijaba en diciembre la última oportunidad de que el acuerdo entre las partes pudiese ser modificado antes de su aprobación en el Parlamento británico.

Sin embargo, había una excepción recogida en el reglamento de la Cámara de los Comunes que permitiría darle a la primera ministra, al menos, una nueva oportunidad: May necesitaba perder por menos de 100 votos para tener la opción de volver a presentar un texto mejorado ante los comunes.

Con esta derrota, por una diferencia de 230 votos, esta posibilidad se ha evaporado, aunque la UE ya ha manifestado su intención de esperar a que Reino Unido mueva ficha a partir de este miércoles, con la nueva moción de censura a May.

Leer más: Europa se dirige a una recesión en 2019

Este mismo lunes, May advertía a los parlamentarios de las consecuencias irrevocables de la no aprobación del acuerdo con la UE: "Resuelvan las dudas sobre nuestra salida y podremos avanzar en la creación de una nueva relación [con Europa]. Apoyen el acuerdo y esa labor podrá empezar el miércoles. Fracasen y nos enfrentaremos al riesgo de irnos sin un acuerdo o el riesgo aún mayor de no irnos".

Tras el rechazo de la cámara de este martes, una de las posibilidades que se abría es la revocación del artículo 50 del Tratado de la Unión Europea (TUE) para frenar unilateralmente el Brexit, en base a la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE del pasado 10 de diciembre, que dictaba entonces que "Reino Unido es libre de revocar unilateralmente la notificación de su intención de retirarse de la UE".

Eso sí, siempre bajo la premisa de que la revocación del artículo 50 deberá ser una decisión "inequívoca e incondicional" y que en ningún caso podrá ser utilizada por Reino Unido como una táctica de negociación o para conseguir más tiempo.

Algo que, a falta de saber si May seguirá por más tiempo al frente del gobierno, no se sabe si podrá llevarse a cabo.

Te puede interesar